Viernes 22.03.2019
Cordoba Hoy

JARA VELASCO, PRESIDENTA DE JAIMA

"La sociedad cordobesa tiene mucho que aportar al pueblo saharaui"

Jara Velasco posa para Córdoba Hoy
Jara Velasco posa para Córdoba Hoy
"La sociedad cordobesa tiene mucho que aportar al pueblo saharaui"

Desde su primer contacto con los pequeños saharauis como monitora en el albergue provincial de Cerro Muriano, Jaima Velasco, trabajadora social, se sensibilizó con la situación de un pueblo cuyos derechos humanos "son violados sistemáticamente" por el Estado marroquí que "incumple" las resoluciones del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU)  que a través de su misión Minurso intenta sin éxito la celebración de un referendum.

Velasco preside la asociación Jaima, impulsora del programa local de sensibilización con la causa política saharaui "Jóvenes por el Sáhara" bajo el convencimiento de que España "tiene una responsabilidad moral con el pueblo saharaui" al que "abandonó" en 1975. Los saharauis son conscientes de su historia, sus jóvenes están "cada vez más formados" y son conscientes de la opresión sufrida por la policía de Marruecos que tiene bloqueado el acceso a los Territorios Ocupados donde además, "sus nacionales sufren el expolio de los recursos naturales", una situación "permitida" por la comunidad internacional.

Jara Velasco 13

El Parlamento Europeo ha manifestado su preocupación ante la ONU por el deterioro de la situación de los derechos humanos;  la libertad de expresión, asociación, manifestación y comunicación y expresó en 2009 que la justicia marroquí de la zona está "sesgada" por la presión de protección del dominio territorial por, entre otras, el control de los recursos naturales.

Por todo ello, desde Jaima organizan durante todo el año actividades de sensibilización y formación destinadas a la población cordobesa que si bien "no es la ciudad que más ayuda", "por nuestro pasado político de partidos de izquierdas", apunta Velasco, el apoyo ha sido más o menos continuado en el tiempo y además de ser un lugar de acogida para los pequeños que disfrutan cada verano del programa "Vacaciones en Paz", también es un lugar que "tiene mucho que aportar", cada granito de arena suma.

¿Cuál es el objetivo principal de la asociación Jaima que usted preside?

El Grupo Jaima se creó en 1997 para trabajar tanto en ayuda humanitaria como en cooperación en los campamentos de refugiados de Tinduf en Argelia pero también ha incorporado una línea de trabajo que surge de la necesidad de sensibilizar a la población cordobesa sobre las injusticias que se cometen contra el pueblo saharaui.

Sobre todo, nos esforzamos con diferentes actividades de concienciar sobre las resoluciones de la ONU, la sentencia del Tribunal Internacional de la Haya, el Acuerdo de Paz firmado en 1991 y la celebración de un Referéndum de Autodeterminación para el Sahara Occidental, reivindicando el respeto de los Derechos Humanos del pueblo saharaui.

Programas como “Jóvenes por el Sahara”, “Red Informativa sobre el Sahara Occidental”, “Jóvenes Cooperantes”, Plataforma cordobesa de Derechos Humanos en el Sahara Occidental, “Solidaridad Tarea de todos”, Campaña “No hay muros para la conciencia” así como actos públicos, políticos y manifestaciones, son algunas de las acciones que hemos impulsado.

Jara Velasco 5

La sociedad cordobesa tiene aún mucho que aportar a la causa saharaui

¿La ayuda local es útil, se materializa en cambios concretos para el pueblo saharaui?

Por supuesto, la sociedad cordobesa tiene aún mucho que aportar a la causa saharaui. Cada pequeño esfuerzo suma. Por ejemplo, ahora estamos intentando formar aquí a dos mujeres activistas para que ellas sean agentes de sensibilización en los campamentos. Nos han denegado los visados por riesgo de que no regresen, pero lo seguimos intentando porque es fundamental trabajar la perspectiva de género. Los campamentos, gracias a la ayuda internacional cuentan con escuelas y centros médicos y algunas infraestructuras básicas pero aunque no se cuente, siguen teniendo necesidades si no de ayuda humanitaria, de derechos y libertades que son violados sistemáticamente por la policía y el gobierno de Marruecos.

Jara Velasco

Sin embargo, al igual que la ocupación israelí en Palestina, es una cuestión cronificada en la que no basta la intención manifiesta de la ONU si no hay voluntad política.

El pueblo saharaui es un pueblo nómada que vivía en el extremo occidental del desierto del Sáhara que fue ocupado por España, que convirtió estos territorios en una provincia más hasta que en 1975 el Gobierno lo abandona tras el levantamiento marroquí de la "Marcha Verde" en su pretensión de apropiarse de territorios colindantes para ampliar su reino.

Marruecos instiga una auténtica guerra civil donde niños, mujeres, jóvenes fueron brutalmente asesinados y se van replegando hacia el desierto mientras siguen las ofensivas apoyadas ya por EEUU

En ese contexto España empieza a incumplir la legislación internacional del proceso de descolonización donde ya se establece por la ONU que los pueblos deberían decidir su futuro mediante la celebración de un referendum. España abandona a su suerte al pueblo saharaui y los deja sin ningún tipo de protección más que la fuerza independentista del Frente Polisario que entonces ni tenía capacidad ni herramientas para organizar elecciones ni organizar la sociedad.

Marruecos instiga una auténtica guerra civil donde niños, mujeres, jóvenes fueron brutalmente asesinados y se van replegando hacia el desierto mientras siguen las ofensivas apoyadas ya por EEUU. El pueblo llega hasta la frontera argelina donde siguen ubicados en Tinduf gran parte de los saharauis además de en los denominados "Territorios Ocupados" dentro de Marruecos. Ahí el acceso a las organizaciones activistas está prohibido y los saharauis viven sufriendo las consecuencias más directas de la ocupación marroquí con secuestros y violaciones de derechos humanos sistemáticas.

Jara Velasco 9

¿Ha podido conocer la realidad de primera mano?

A los Territorios Ocupados no he podido pasar nunca porque la policía marroquí los prohíbe, los activistas que logran pasar han estado un máximo de 24 horas y controlados por los marroquíes en todo momento. Solo tres miembros de Jaima pudieron pasar hace unos años a Marruecos y pudieron ver cómo las mujeres activistas eran instigadas, golpeadas y presionadas por la policía marroquí. Yo suelo trabajar en Tinduf con asociaciones locales formando e informando sobre todo a mujeres activistas que están prácticamente recluidas en sus casas sin poder salir por miedo a las represiones.

Por ello, la sensibilización es necesaria porque Marruecos boicotea desde 1991 cualquier intento del Minurso de realizar censos de población para poder llevar a cabo un referéndum y es necesario trabajar la concienciación de los derechos de civiles tanto dentro como fuera de los Territorios Ocupados.

El pueblo saharaui está en una situación de gran necesidad

Jara Velasco 1

Desde que las organizaciones humanitarias y oenegés actúan sobre terreno, ¿en qué ha notado el avance en los campamentos?

Cada vez hay más jóvenes formados como sanitarios, médicos y enfermeros, tanto en Cuba como en Argelia que vuelven a los campamentos a prestar su servicio en hospitales y consultorios médicos.

El activismo político es cada vez más fuerte a pesar de la represión marroquí, y programas como "Vacaciones en Paz" aunque surgió para prestar un servicio concreto y ha ido evolucionando, han favorecido al bienestar de los saharauis.

El pueblo saharaui está en una situación de gran necesidad; en los Territorios Ocupados es Marruecos quien explota sus recursos naturales incumpliendo la legalidad internacional por ejemplo en la pesca; el Sáhara Occidental cuenta con el mayor banco de pesca del mundo que es explotado por Marruecos dentro del convenio con la propia UE que sigue renovando su acuerdo con el país africano que expolia los recursos al pueblo saharaui que, por supuesto, no recibe compensación alguna.

La población tiene muchas carencias. En el campo de refugiados de Tinduf la población subsiste gracias a la ayuda humanitaria que se ha recortado en los últimos años por lo que además de la incidencia política, necesita cubrir necesidades básicas.

Jara Velasco 15

¿Qué puede ofrecer Jaima al pueblo saharaui?

Sobre todo información y formación a esas mujeres activistas que no pueden salir de sus casas pero que tienen inquietudes por formarse y aprender, podemos ofrecerles formación, por ejemplo, de español. Los mayores sí que lo hablan pero las nuevas generaciones quieren aprenderlo porque forma parte de su historia reciente, los vínculos con España son innegables y todo aquel que tenga una actividad civil reseñable es señalado y perseguido por la policía de Marruecos.

También hace falta una formación importante en la perspectiva de género, introducir información sobre nuevas corrientes y formas de empoderar a las mujeres en los campamentos para ser agentes de sensibilización. Nuestro partner en terreno es la Unión de Mujeres Saharauis y trabajamos sobre todo esta perspectiva que es, a nivel de activismo, un aspecto a reforzar entre los propios saharauis y entre las propias mujeres en particular.

De hecho, hemos solicitado los visados de tres activistas y se nos deniegan por riesgo de no volver cuando documentamos y acreditamos que solo van a venir a Córdoba a formarse. Además, estas personas están muy comprometidas y su trabajo está en los campamentos.

España tiene una responsabilidad moral con un pueblo que abandonó a su suerte después de ocuparlo

"Jóvenes por el Sáhara" también fue impulsado por Jaima.

Ahora mismo ya lo ha asumido el Ayuntamiento aunque fue Jaima quien lo inició para que jóvenes cordobeses pudieran conocer en terreno la situación de la población para después en Córdoba poder mostrarlo, sensibilizar y orientar sobre las necesidad de los campamentos que son muchas, también materiales de reconstrucción.

La estancia es corta, quince días, pero después durante un año trabajan en incidencia en Córdoba.

Jara Velasco 17

El Ayuntamiento y la Diputación de Córdoba, desde distintos programas, materializan el apoyo al pueblo saharaui a pesar de que la actividad más visible sea el programa "Vacaciones en Paz".

No podemos olvidar que si bien no es una responsabilidad política, España tiene una responsabilidad moral con un pueblo que abandonó a su suerte después de ocuparlo. Córdoba no es la provincia que más colabora aunque, por nuestro pasado de izquierdas, sí que hay más sensibilidad con la causa política y eso ha hecho que se mantengan en el tiempo diferentes apoyos.

Yo destacaría el apoyo que a nivel particular realizan las asociaciones a través de voluntarios.  Jaima, por ejemplo, somos un grupo de trabajo de sensibilización sobre la incidencia política que no conlleva ningún coste más que los materiales y las acciones que llevamos a cabo que las organizamos nosotros mismos: photocall con eslóganes de apoyo, información en la calle, talleres de solidaridad.

Creo que lo importante es lo que cale en la sociedad; en el photocall recibimos el apoyo de estudiantes de la Escuela de Arte Mateo Inurria que se involucraron y nos realizaron fotografías y conseguimos un gran impacto y repercusión. También las redes sociales son una herramienta de apoyo.

Con respecto a "Vacaciones en paz", un programa que permite a niños poder cubrir necesidades, muchas de ellas médicas, que allí no pueden solucionar, quizá ha evolucionado de una manera que no siempre es beneficiosa. Las familias de acogida, con sus buenas intenciones intentando ofrecerles a los pequeños todo lo que tienen, han equivocado quizá los vínculos. Los niños vienen a respirar un poco de su realidad, a ser atendidos pero no buscan una familia, tienen la suya en los campamentos.

Hace falta que a nivel individual nos informamos y concienciemos sobre la situación tanto de los saharauis que viven allí como de los que han huido por todo el mundo

Jara Velasco 3

¿En qué puede ayudar Córdoba al pueblo saharaui?

Hay muchas posibilidades, tanto desde el apoyo en campaña de sensibilización y reclamo de derechos, hasta actos en la vida diaria como evitar la compra de productos que vienen del Sáhara Occidental y comercializados por Marruecos.

También la colaboración con entidades que trabajan en terreno para facilitar el acceso a medicamentos, imparten formación, gestionan escuelas, microempresas. Pero para ello hace falta que a nivel individual nos informamos y concienciemos sobre la situación tanto de los saharauis que viven allí como de los que han huido por todo el mundo y llegan a Europa buscando un futuro.

Comentarios