Martes 16.10.2018

ADOLFO MOLINA, PRESIDENTE PROVINCIAL DEL PP

"Córdoba vive en el eterno debate estéril con comisiones que estudian mientras se sigue sin resolver nada"

Adolfo Molina posa para Córdoba Hoy. FOTOS: ROLDÁN SERRANO
Adolfo Molina posa para Córdoba Hoy. FOTOS: ROLDÁN SERRANO
"Córdoba vive en el eterno debate estéril con comisiones que estudian mientras se sigue sin resolver nada"

Al igual que el mediático magistrado Emilio Calatayud, el presidente del PP cordobés, Adolfo Molina (Cabra, 1975), mantiene el postulado napoleónico de "si quieres que algo no funcione, crea una comisión" y aplicado a la ciudad de Córdoba, en poco más de medio año al frente del PP provincial es consciente de los "eternos debates estériles" y de "comisiones que estudian, plantean" pero que al final "seguimos perdiendo el turismo de congresos por no tener un centro adecuado a pesar del emplazamiento logístico" y "los cordobeses siguen sufriendo el desempleo".

Nos atiende una fría mañana en la que a pesar de eso, se presta con una sonrisa a quedarse en camisa y chaqueta para las fotos. Con amabilidad responde correcto a las preguntas, e incluso honestamente, reconoce los asuntos que no son de su área de trabajo sin soltar ninguna frase vacía de contenido. Ahora, de lo que sí sabe es de orgánica de partido, sobre todo en la provincia; "cuando nos dicen los vecinos que no nos olvidemos de la provincia les digo que soy de Cabra, si precisamente es en la provincia donde he trabajado". Por ello, no entiende Córdoba ni en cuanto a turismo, a participación o a desarrollo sin ese todo que conforma con sus pueblos.

Adolfo Molina 4

Su llaneza proyecta un PP cuyos concejales y alcaldables no sean los "cenizos" que nada más que critican a la oposición, sino que está convencido de que su partido debe ofrecer un "proyecto en positivo" con el objetivo más simple por el que debe trabajar un político: mejorar la vida de sus vecinos. 

¿Qué balance hace su  más de medio año al frente del PP cordobés desde su elección como presidente en el último congreso provincial?

Desde junio no hemos parado en el partido. Hemos puesto en marcha foros de participación para los afiliados, con conferencias, una agenda de actividades socioculturales. El objetivo era dar vida al PP, porque hablamos mucho de la participación, pero sin esos espacios donde el afiliado se sienta cómodo y pueda debatir y opinar sobre temas de actualidad es complicado. Además, hemos iniciado el proceso de renovación de las juntas locales, con 115 visitas a los municipios, me quedan muy poquitos por visitar, pero ésa era mi idea: Tener a la gente ilusionada y haciendo muchas cosas.

Considero que José María Bellido está haciendo un gran trabajo al frente del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento

¿Y ha conseguido dinamizar la actividad política en la provincia? Hay casos de municipios con pocos habitantes donde será dura la tarea de concejal.

Tenemos un buen partido en Córdoba, no ha habido una ruptura con la etapa anterior sólo que hemos trabajado en el margen de mejora que sigue habiéndolo ahora, podemos seguir trabajando. Es importante tener en cuenta que yo mismo vengo de un pueblo -ha sido 12 años presidente de la Junta Local del PP de Cabra- y sé cómo se trabaja fuera de la capital: dar mucha actividad para favorecer la implicación y también ser consciente del trabajo que hay que hacer. Yo veo al PP muy ilusionado e incluso fuera de la provincia el PP cordobés está sonando por cómo estamos haciendo las cosas.

Y con respecto a la situación de la capital, ¿qué diagnóstico hace de Córdoba?

Mi impresión en estos meses, como alguien que viene casi de fuera de Córdoba, es que la ciudad no está gobernada por quien quiere la mayoría de los ciudadanos y las tres fuerzas, donde una está fuera, se meten en charcos y debates bastante estériles e inútiles sin afrontar los retos de futuro que debe tener Córdoba. Es una ciudad en la que siempre se habla de los mismos problemas y de las mismas soluciones; de vamos a crear una comisión que estudie y que ahora piense y plantee propuestas que se eternizan en el tiempo y dejan las cosas sin solucionar. El mejor ejemplo es los años que llevamos perdiendo turismo por no tener un espacio adecuado para convenciones por la incapacidad de solucionar de una vez por todas la situación del que está situado en la calle Torrijos (Palacio de Congresos), la obra estrella de todos los años para la Junta de Andalucía, pero que sigue cerrado. Y el nuevo Centro de Exposiciones, Ferias y Convenciones (CEFC) del Parque Joyero, como no es un proyecto del actual equipo de gobierno, pues también se deja olvidado. Estamos perdiendo una oportunidad de generar empleo en la ciudad en el turismo de negocios.

Adolfo Molina 10

¿Propone alguna vía para solucionar estos problemas enquistados ya en la ciudad?

No dejar parado un proyecto que es bueno, aunque no hayan sido los actuales gestores quienes lo pusieran en marcha. Hay cuestiones en las que se debe valorar el beneficio para la ciudad y dejar a un lado quién hizo qué. Estoy convencido de que perdemos el tiempo en echar la culpa al gobierno de otro color, tanto nosotros a la Junta de Andalucía -aunque por otro lado, es quien tiene mayores competencias- como otros partidos, al Gobierno de Rajoy, que al final no aportamos soluciones.

No podemos demonizar el turismo, es una fuente de riqueza en Córdoba, no tenemos muchas

Algo bueno tiene la ciudad, al menos el turismo, actividad principal de la capital de la que dependen sectores como la hostelería, la restauración, comercios.

Pero el impacto turístico se debe a la situación estratégica de la ciudad. Tenemos AVE desde 1992, es fácil llegar a Córdoba, algo que no es que hayamos sabido aprovechar precisamente pues ciudades peor situadas nos aventajan como nudo logístico que podíamos ser. A la situación geográfica le falta la apuesta de verdad por atraer inversiones, pero incluso por generar más empleo por parte de empresarios de aquí o instalados aquí.

¿Cómo facilitamos la instalación de empresas que generen empleo?

La Gerencia de Urbanismo eterniza los trámites de los proyectos de gente que puede y quiere invertir en la ciudad, pero que se cansa y se marcha a otro lado, porque las aperturas se quedan paralizadas. Lo que deberíamos es facilitar los trámites, quitar burocracia o al menos, no molestar a los empresarios, porque tenemos una situación privilegiada. Es una ciudad agradable para establecerse y vivir; si ya de por sí somos atractivos para los inversores, no le pongamos trabas para que no generen empleo.

Adolfo Molina 6

Pero las normativas urbanísticas son estrictas. En la apertura de establecimientos o negocios intervienen las administraciones locales, pero también la autonómica.

En la provincia tenemos un ejemplo de desarrollo empresarial que ha logrado generar empleo no sólo en su pueblo, sino en la comarca: Espiel. Me quedo alucinado del parque empresarial que hay allí, y en crecimiento. Empresas que en su día les fue imposible instalarse en Córdoba y que el alcalde de Espiel, José Antonio Fernández (PP), les ha dado todas las facilidades para que puedan generar riqueza, empleo y desarrollo. Es un ejemplo a seguir.

Córdoba también lo es en materia turística. El Mayo cordobés es conocido por todo mundo, aunque con la 'turistificación' del Casco Histórico, sobre todo durante el Festival de Los Patios, pero es una importante fuente de ingresos.

No podemos demonizar el turismo, es una fuente de riqueza en Córdoba, no tenemos muchas. Tenemos que seguir potenciándolo intentando que sea compatible con la vida de los vecinos, de la ciudad. Es un error demonizar al turista en una ciudad que vive de eso. Lo que sí sería positivo es potenciar el turismo de la capital junto a la provincia, de manera que ofrezcamos a los turoperadores atractivos paquetes integrando Córdoba con sus bodegas, su Campiña, el olivar, su dehesa, su patrimonio histórico, su cultura popular de todos los rincones para que quien venga a conocernos experimente que somos mucho más. Tenemos enclaves privilegiados con empresarios que han apostado por el turismo rural con iniciativas de ocio, cultura, gastronomía. No obstante, valoro los buenos resultados turísticos; la Mezquita-Catedral es uno de los monumentos más visitados con una gestión que es muy buena.

La Mezquita-Catedral está perfectamente gestionada por quien ha sido su propietario durante siglos

Un tema complejo el de la Mezquita-Catedral. No todos los sectores consideran que la gestión de este monumento es legítima, algo que además se ha formalizado en una comisión municipal para abordar la propiedad del tempo, hasta ahora de la Iglesia.

Éste es otro debate estéril. Si la gestión fuese mala, podríamos hablar de un problema. Pero el monumento está perfectamente gestionado por quien ha sido su propietario durante siglos. Somos muy dados a este tipo de debates estériles, porque debemos estar satisfechos con la gestión; Es uno de los monumentos del mundo más visitados. Donde sí hemos visto problemas importantes es en la gestión de la Alhambra, de titularidad pública, o en el propio Alcázar de los Reyes Cristianos, sin espectáculo nocturno durante bastante tiempo; o en los museos municipales cerrados.

Adolfo Molina 8

Pero la comisión sobre la titularidad de la Mezquita-Catedral está formada por colectivos formados por ciudadanos. ¿No se debe contar con los vecinos para tomar decisiones políticas?

Los políticos tenemos que resolver la desacepción que hay en la política con fórmulas de participación ciudadana sin olvidar la democracia representativa que tenemos en España, donde elegimos a nuestros representantes y son ellos quienes deben tomar decisiones. La participación ciudadana no puede ser un lastre para la toma de decisiones. Al menos pongamos inicio y fin a un proceso de participación y no eternizar la toma de decisiones en las políticas públicas. Además, el derecho de participación es a nivel individual y no sólo a través de asociaciones que, como sabemos, también están politizadas. También tenemos nuevos sistemas de manifestación de voluntades como las redes sociales. Lo que no podemos dejar es que la toma de decisiones la tenga un 1 por ciento de la ciudadanía.

Pongamos inicio y fin a un proceso de participación y no eternizar la toma de decisiones en las políticas públicas

Si no es la Mezquita-Catedral, a su juicio, la preocupación para la mayoría de los cordobeses, ¿cuáles son las necesidad de los vecinos?

La preocupación de todo el país es el desempleo. Algo que se corrobora con los datos relativos a la provincia, donde hay un 30 por ciento de paro, el doble de la media nacional que se sitúa en el 16 por ciento. No podemos seguir así. Las políticas activas de empleo las tiene la Junta de Andalucía y las hemos tenido paralizada desde 2011. Las ayudas a los autónomos las sacaron los últimos días del año pasado y con una bajada de cuantía de unos 30 a 7 millones de euros. Andalucía nunca ha bajado de dos cifras en el desempleo y el partido que gestiona las políticas públicas de empleo siempre ha sido el mismo.

Adolfo Molina 2

Pero sí que ha sido el Gobierno de Mariano Rajoy el que no ha dejado demasiado bien parada ni a Córdoba en particular ni a Andalucía en general en el borrador de los presupuestos de este año, que aún no tenemos.

Particularmente, yo siempre voy a reclamar al Gobierno de España, sea del color que sea, que Córdoba tenga los proyectos que se llevan demandando igual que los que son competencia autonómica que llevan comprometidos décadas, como la Autovía del Olivar, que empieza a hablarse de ella en 1996; el Centro Hospitalario de Alta Resolución (Chare) de Palma del Río sigue siendo un solar; la Ciudad de la Justicia de Lucena sigue siendo un proyecto. Y los consejeros siguen sacando los mismos planos, las mismas maquetas, pero tenemos proyectos autonómicos de más de 20 años. Lo que sí es cierto es que para que tengamos presupuestos hace falta compromiso en la negociación por parte del PSOE. No es fácil la negociación, pero la pelota está en el tejado del PSOE, que puede aprobar los presupuestos.

Adolfo Molina 3

¿Aportaría Juan Manuel Moreno como presidente de la Junta de Andalucía para que no quedaran los proyectos en maquetas en Córdoba?

Desde luego que el PP cordobés pondría todo el empeño para que si Juanma Moreno fuese presidente se beneficiase no sólo Córdoba, sino toda Andalucía. Hace falta un cambio de aires, de manera de hacer las cosas, cambiar políticas que están agotadas. Y no soy catastrofista, ¡claro que Andalucía ha cambiado en los últimos 40 años! Pero, ¿por qué hay comunidades que han evolucionado más rápido? La única alternativa al PSOE es el PP, y cuando llegue se va a notar en toda Andalucía.

Todos los candidatos se van a patear las ciudades y pueblos ofreciendo un proyecto en positivo

¿También en el campo cordobés? El relevo generacional cuesta. Sólo un 10 por ciento de agricultores y ganadores de la provincia tienen menos de 40 años, la población más dada a acoger las innovaciones, en materia de eficiencia energética, sostenibilidad.

Con respecto a la eficiencia energética me consta que sí que se están haciendo cosas. Sé que en Cabra se está trabajando con la luminaria pública, para hacerla más sostenible, aunque haya falta seguir trabajando, fundamentalmente porque los fondos europeos nos comprometen a ello. Y en esta cuestión también hay que revisar la gestión de los fondos europeos que tiene la Junta, porque en Córdoba hay cierto descontento entre agricultores y ganaderos que nos transmiten que las ayudas no llegan en tiempo y forma, y lo poco que llega, llega mal. También afecta mucho a los jóvenes el impuesto de sucesiones; quitarlo o bonificarlo al 99% como venimos reclamando desde el PP al igual que ocurre en otras comunidades fomentaría el relevo generacional del que adolece la provincia. Porque, además, es que los jóvenes de la provincia están formados, conocen el campo gracias a sus padres y son un sector clave en la economía de la provincia que sigue siendo agroalimentaria. Hay que ayudarles, incentivarles. Además, la fijación al territorio de los pueblos de Córdoba depende de que estos jóvenes encuentren un futuro, pero necesitamos que haya oportunidades para ellos.

Adolfo Molina

Faltan pocos meses para que arranque la maquinaria política de cara a las elecciones municipales de 2019 y ya suena el nombre de José María Bellido como alcaldable por la ciudad.

Trasladar un proyecto de futuro para nuestros pueblos es una tarea que necesita tiempo por parte de quien asuma la responsabilidad de ser la opción de gobierno para sus vecinos y poder contarle el proyecto en positivo; la acción más potente es mirar a la gente cara a cara. La garantía de poder afrontar unas municipales es que los candidatos estén nombrados y en la calle cuanto antes. Mi intención es que todos los candidatos en Córdoba y provincia estén nombrados antes de que acabe el primer trimestre de este año, porque ya estamos trabajando en ello. Dicho esto, y teniendo en cuenta que la elección del candidato de las capitales depende de la dirección nacional, considero que José María Bellido está haciendo un gran trabajo al frente del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Córdoba. Todos los candidatos se van a patear las ciudades y pueblos ofreciendo un proyecto en positivo, evitar dedicarnos sólo a la crítica, la gente del PP no podemos ser "los cenizos", tenemos que criticar lo que sea necesario pero sobre todo, proponer respuestas y soluciones que mejoren la vida de las personas. Ése es nuestro cometido.

Adolfo Molina 9

Comentarios