lunes 27.06.2022
Cordoba Hoy

ISABEL AMBROSIO. CANDIDATA DEL PSOE

"La estrategia logística y todo lo que ha conllevado para Córdoba tiene un marcado sello socialista"

Isabel Ambrosio posa para Córdoba Hoy
Isabel Ambrosio posa para Córdoba Hoy FOTOS: J.M. AYALA
"La estrategia logística y todo lo que ha conllevado para Córdoba tiene un marcado sello socialista"

Isabel Ambrosio es la cabeza visible de la lista del PSOE por Córdoba al Parlamento andaluz. No se puede negar que acumula ya un importante bagaje en materia de experiencia política por todos los cargos que ya ha ocupado como delegada del Gobierno de la junta, como alcaldesa y también como parlamentaria, con lo que se conoce los entresijos de la actividad en los órganos que manejan la vida política andaluza.

Su moderación al hablar camufla un carácter intenso, de persona con un fuerte convencimiento en sus ideas y que ahora mismo tiene todas sus miras puestas en un único objetivo: Formar parte de un Gobierno liderado por Juan Espadas para hacer de Andalucía una tierra mejor y, en cualquier caso, seguir aportando su experiencia a la hora de conseguir grandes y pequeños logros de los que facilitan la vida al ciudadano y ciudadana de a pie.

Eso es lo que le va a llevar a que cuando llegue al Parlamento (estadísticamente es casi imposible que eso no ocurra) deje, a cambio, su labor como concejala y portavoz del Grupo Municipal Socialista, porque no cree en la acumulación de tareas y sí en dedicar el cien por cien de sí mismo en una nueva tarea.

Isabel Ambrosio posa para Córdoba Hoy
Isabel Ambrosio posa para Córdoba Hoy

¿Cómo está viendo y viviendo la campaña?

La campaña, como en todas las ocasiones, siempre va de menos a más. Lo que cuesta más trabajo al inicio, muchas semanas antes de que empiece la campaña, el proceso de movilización, en el que una vez que tienes elegidas las candidaturas y el programa electoral, lo que toca es contar sobre las personas que forman la candidatura como el programa. Es verdad que se nota, y si no dijera esto faltaría a la verdad, mucho los daños de pandemia, cuando la gente ha estado dentro de casa, donde la movilización está costando un poquito más, pero también es verdad que con el paso de las semanas, lo que en principio era una situación muy discreta de presencias, ha hecho posible que el proceso de escuchas activas vaya de menos a más. 

No me encaja para nada lo que algunas encuestas dicen sobre cuál va a ser el resultado respecto a lo que vemos en la calle y cómo la gente se acerca a pedir información y, sobre todo, a animarnos de que a la derecha hay que frenarla. Y también tiene claro todo el mundo que sólo las puede frenar el PSOE de Andalucía y Juan Espadas.

¿Está notando cansancio o agotamiento en el electorado cuando habla en la calle con la gente?

Cansancio, no, Lo que la gente está es más en lo suyo. Cuando les planteas que tú tienes respuestas y soluciones para que esos problemas que forman parte  de su vida cotidiana, como es la sanidad, como es la educación, como es la dependencia, captas la atención. Ése es el gran valor que tiene el formato de candidatura y el equipo que ha elegido Juan y ése es el gran valor del programa electoral que es fruto, precisamente, de ese proceso de escucha en el que durante muchos meses hemos estado sentados con colectivos que nos han trasladado en primera persona dónde están sus dificultades, cómo se ha retrocedido en tres años y medio en servicios públicos, que era el gran patrimonio que compartimos la gran mayoría en Andalucía, cómo les preocupa que Andalucía no esté avanzando o que haya devolución de fondos y que al final no lleguen donde llegan, que se esté generando ese discurso contra las políticas de igualdad, contra la memoria democrática... Todo eso que forma parte de las preocupaciones del día a día, cuando tienes la oportunidad de contarles que eso está reflejado como una solución a esa Andalucía real en el programa electoral, la verdad es que sin duda generas atención y la gente se va convencida.

¿Incluso la gente de a pie cuando está usted en los mercadillos y demás?

Ahí hay de todo. Hay quien entiende que cuando está en el mercado, está en el mercado y hay otras que en el momento en el que ven el quiosquito del PSOE se acercan decididamente y nos dicen que "por fin, por fin, por fin", "a esta gente hay que frenarla", "no se puede consentir", "hay que ir a votar", les puedes dar más motivos no sólo para quienes ya están convencidos, sino para que convenzan a quienes tienen más cerca, se acaban comprometiendo, se establecen ahí alianzas muy bonitas e interesantes.

¿Y ha notado miedo en la calle?

Sí. Rotundamente, sí. Yo diría que incluso desde que se emitió el debate de Televisión Española el lunes por la noche, la gente ya tiene una confirmación, ya tiene un mensaje y ya tiene un rostro, con lo cual ya no son lo que te esté contando alguien. Ya lo ha podido ver muchísima gente en primera persona. Y efectivamente tienen miedo a ese retroceso, a que la ultraderecha termine condicionando absolutamente todo y tienen más miedo aún a que el Partido Popular, que es quien tiene ahora mismo la responsabilidad mayor de gobierno no le haya hecho ascos en ningún momento a una alianza con Vox. Lo hemos visto en Castilla y León y uno de los grandes deslices del debate del otro día fue precisamente esa petición de ayuda que hacía Moreno Bonilla a la señora Olona en el último minuto.

Ha dado la sensación de que se producía cierto coqueteo con estas cuestiones.

Sí. Ya lo hubo en la Feria de Sevilla, pero el día del debate se confirmó por completo.

Isabel Ambrosio posa para Córdoba Hoy
Isabel Ambrosio posa para Córdoba Hoy

A nivel personal, ¿qué puede aportar usted a Córdoba desde el Parlamento?

Primero el bagaje y el conocimiento de la capital en estos años y de la provincia en mucho tiempo, el poder conocer las singularidades que tienen cada uno de nuestros municipios y, a su vez, de la comarca, los grandes retos que tiene por delante Córdoba tanto en el apartado económico, y para mí fue fundamental y muy satisfactorio, por ejemplo, el último encuentro con los empresarios, porque ves todas las protestas que ellos plantean de esa atención a la diversidad de sectores con los que cuenta Córdoba, con un peso importante de la agricultura, aunque también tiene industria y no digamos ya el actor servicios, es la único manera de abarcar cómo generamos la oportunidad de verdad que luego hay que saber gestionar, que es otro de los valores que yo puedo aportar a la candidatura: La capacidad y el conocimiento de la gestión, cómo hacer posible que los recursos que te vienen por un sitio y las necesidades que se generan por otro lado casarlas y de ahí salir con soluciones.

En ese sentido, los 25.000 millones de euros que van a venir a Andalucía en los próximos años son una gran oportunidad para desarrollar sectores productivos. Lo mismo pasa con la propuesta de la Ley de la Primera Oportunidad Laboral para los Jóvenes, tenemos una de las generaciones mejor formadas, con ganas, además, de quedarse en esta tierra, porque es una tierra competitiva cuando hablamos de calidad de vida, y hay que hacer esa alianza entre los recursos, las necesidades de la empresa, las capacidades que pueden tener los jóvenes a la hora de formar parte de esa plantilla y de ahí darle la vuelta a una cifra que cada día es más dolorosa, que es la del 44% de la población juvenil desempleada.

Está claro que la experiencia en su caso es un grado, porque ya ha pasado por la Junta como delegada del Gobierno, como alcaldesa de la capital y ahora el Parlamento...

En realidad, vengo de allí ya. He pasado antes por el Parlamento, de 2004 a 2008, con lo cual es una casa que conozco. Conozco su dinámica y sé perfectamente lo que se puede dar de sí en la actividad parlamentaria, que es muchísimo más de lo que se piensa. Va también en las ganas y el empeño que le pongas, pero eso como todo en la vida. Hay quien se conforma con hacer los justito y estamos los que entendemos que hay que estirar al máximo las oportunidades. La actividad parlamentaria es muy digna y genera también muchos cambios que desgraciadamente no se terminan viendo en diez días.

Isabel Ambrosio posa para Córdoba Hoy
Isabel Ambrosio posa para Córdoba Hoy

Hay cuestiones que se pueden cambiar a mejor por propia experiencia. Hablo de esos pequeños detalles del día a día, además de las grandes leyes que son las que más salen a la luz, que te producen una mayor satisfacción cuando les aportas solución práctica. Todas esas cuestiones pueden salir adelante gracias a la actividad parlamentaria, así que me gusta, la veo necesaria, creo, también, que la oportunidad de llegar a cuerdos es una de las grandes necesidades que tiene la sociedad actual y a partir de ahí llego con muchas ganas y mucha más experiencia que en 2002.

Y, además, no pierdo el recorrido que he tenido de la experiencia como alcaldesa, que es, quizá, la mejor escuela de política que puedas tener a lo largo de tu vida por la cercanía, el no poderte quitar de en medio y saber que tienes que enfrentarte a los problemas; el echarle también un poquito de arrojo y de creatividad.

Es que ser alcalde o alcaldesa es un trabajo de 24 horas y de siete días a la semana.

Totalmente.

Isabel Ambrosio posa para Córdoba Hoy
Isabel Ambrosio posa para Córdoba Hoy

Muy en relación con esto, ¿va a seguir como concejal cuando llegue al Parlamento?

No. Nunca he creído en la compatibilidad ni en la acumulación de cargos. He entendido que tengo que dedicarme al cien por cien, tengo una oportunidad magnífica de formar parte de un equipo que tiene al frente a Juan Espadas y creo que en estos momentos hay que dedicarse de lleno a esa tarea. Hay un buen equipo dentro del Grupo Municipal, se hará el relevo cuando se tenga que hacer.

Es verdad que no sería incompatible, pero no lo voy a hacer. Desde luego, mi recorrido por Córdoba me lo llevo conmigo para siempre. esa experiencia y ese conocimiento de lo que ocurre, del detalle, en la ciudad me va a servir mucho a lo largo de lo que me quede de trayectoria política y creo que las cosas hay que hacerlas bien.

Si las encuestas se cumplen, ¿qué cree que debería hacer el PSOE? ¿Actuar de oposición a ultranza? ¿Dejar que el PP gobierne en solitario para que la ultraderecha no entre en la Junta? ¿Qué sería lo mejor en su opinión?

Nosotros desde luego lo que no vamos a hacer es abstenernos para facilitar un gobierno. Y lo dijo con mucha claridad Juan Espadas. Entre otras cuestiones, ese escenario ahora mismo no lo contemplamos y lo digo con toda sinceridad, Las cosas pueden cambiar mucho en los últimos días de campaña y lo hemos visto cómo en todas las encuestas que le dan esa posible victoria al PP hay un porcentaje grandísimo de gente que no ha decidido todavía su voto. Y en esta campaña, igual que la movilización ha ido de menos a más, creo que la fortaleza del candidato, igual. Aquí quiero abrir un pequeño paréntesis: hay gente que cree que hay que elegir a un presidente que quede bien en la cámara, y yo opino que hay que elegir a un buen gestor y que tenga capacidad para afrontar el momento tan complicado y difícil e histórico, por otro lado, al que se enfrenta Andalucía.

Por tanto, estoy convencida de que vamos a tener un buen resultado y que vamos a tener oportunidad de gobernar. Ibn todo caso, como lo ha hecho Juan hasta ahora: Un gobierno en solitario, con acuerdos a un lado y a otro y capacidad de sacar adelante el programa que entendemos que refleja mejor las necesidades que tiene Andalucía.

Isabel Ambrosio posa para Córdoba Hoy
Isabel Ambrosio posa para Córdoba Hoy

A modo de remate, uno de los puntos que se le afeó a la Junta desde el PSOE es que parece que tiene un compromiso un tanto laxo con la Base Logística del Ejército de Tierra que va a venir a Córdoba. ¿Cómo cree que debería actuar la Junta en esta materia?

Bueno, un compromiso laxo, no. Nulo, más bien, con la Base Logística. Pero al igual que ocurre con el resto de compromisos. Si se hace un balance de cuál fue el programa electoral de Moreno Bonilla, y estamos hablando de puntos escritos negro sobre blanco y no meras intervenciones orales en actos públicos, el nivel de cumplimiento es cero, con lo cual Córdoba no tiene absolutamente nada que agradecerle al Gobierno de Moreno Bonilla. No ha puesto en marcha las infraestructuras sanitarias, sigue el Centro Hospitalario de Alta Resolución (Chare) de Palma del Río construido, equipado y sin abrir, los cuatro centros de salud de Córdoba sin hacer nada, el edifico de Consultas Externas del Materno-Infantil sigue siendo un solar, ni el centro de salud de Bujalance...

En materia de infraestructuras, ni una sola. Ni han ampliado los kilómetros de la Autovía del Olivar ni han hecho de la conexión por autovía entre Córdoba y Jaén, ni siquiera la conexión entre la Carretera de Palma del Río y Carretera del Aeropuerto, que era uno de los elementos fundamentales para seguir apostando por la logística y la base Logística es una cuestión más.

Ha mencionado el Materno-Infantil, que era el buque insignia del consejero.

Ciertamente. Y ahí está hecho un solar abandonado. Eso lo dice todo, como el hecho de que venga el señor Moreno Bonilla a fotografiarse con la famosa vaca de Los Pedroches, que la pobre no bebe refrescos, sino agua, por lo que los 730 metros que quedan de conducción desde el pantano de La Colada hasta el de Sierra Boyera son más que nunca necesarios para que las vacas beban.

Pero disculpe que la haya interrumpido, porque estaba usted hablando de logística.

Sí, y hay que decir claramente que es una apuesta del Ayuntamiento de Córdoba que nace y bebe ni más ni menos que de la estrategia  logística con el documento que aprobamos a finales de mi mandato como alcaldesa, que tenía el acuerdo de todos los grupos políticos y de todos los agentes económicos y sociales. Ahí se estableció un diseño de cómo ir de menos a más evolucionando en infraestructuras logísticas, en hacer apetecibles y competitivos los suelos en Córdoba para que se recalaran las empresas de carácter logístico. De ahí, y no le voy a quitar el mérito a quien le corresponde, con la incorporación de la Universidad y algún que otro agente, conseguimos que el Gobierno de España, y no nos olvidemos que era el que tenía la decisión final, apostara por Córdoba para la Base.

Todo eso, por tanto, tiene un clarísimo sello socialista estampado. Como también lo tiene que la aportación de 25 millones del Ayuntamiento tuviera su reflejo en los Presupuestos municipales para demostrar el compromiso de la ciudad con esa iniciativa. En contraposición, está la Junta de Andalucía excusándose en que no tiene presupuestos aprobados en el año 22, que también habría que decir que no los tiene porque no quiso, porque lo que querían era que se les apoyara con una pinza en la nariz sin ofrecer nada a cambio. Es lo que ocurre cuando no se tiene la mayoría suficiente, que tienes que alcanzar acuerdos y en los acuerdos siempre hay contraprestaciones, si no no hay acuerdo.

Isabel Ambrosio posa para Córdoba Hoy
Isabel Ambrosio posa para Córdoba Hoy

Lo que quiero decir es que la logística cordobesa, que va a tener su peso en toda Andalucía, tiene el sello del PSOE, y la Junta en esta materia está absolutamente de perfil. Ha firmado documentos, pero no ha puesto ni un euro todavía sobre la mesa.

Lo que más me preocupa de todo esto es que la Base Logística ya es una concesión y habrá que desarrollarla y en este punto creo, de hecho, que ya vamos un poco tarde, pero hay que hacerlo. Pero la gran oportunidad de la Base Logística son las empresas auxiliares que debería de estar ya el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía, de la mano de los empresarios, estableciendo una estrategia de cómo hacer los suelos más competitivos, de cómo mejorar los servicios. Y en esa parte todavía no he escuchado ni un solo compromiso al Gobierno andaluz de establecer una estrategia como para otras provincias se ha establecido sobre otros sectores productivos o sobre otras oportunidades.

Por eso he dicho que no es que sea laxo, sino que el compromiso de la Junta con esta iniciativa es nulo. No se ha concretado hasta ahora ese supuesto compromiso en absolutamente nada. Todo han sido buenas palabras, quedar bien con todo el mundo, que es a lo que nos tiene acostumbrados el señor Moreno Bonilla, pero hechos y compromisos reales, ninguno.

Comentarios