martes 17.05.2022
Cordoba Hoy

JOSÉ GREGORIO. PRESIDENTE PEÑA FOSFORITO

"Tenemos que encontrar salida para dar a conocer todo el patrimonio acumulado en 38 años de historia viva del Flamenco"

José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy
José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy
"Tenemos que encontrar salida para dar a conocer todo el patrimonio acumulado en 38 años de historia viva del Flamenco"

José Gregorio Ramírez preside la Peña Flamenca Cultural Fosforito desde febrero de 1989. Se dice pronto, pero son 33 años al frente de esta asociación cultural que él mismo ayudó a inaugurar un lustro antes. Y tiene energía para seguir adelante con lo que le echen. "Me da que la gente me quiere mucho", señala con guasa, aunque sabe que sus socios "están contentos y cuando vienen las elecciones todo el mundo se calla y dice que seguimos como estamos". Y como él mismo señala, "mientras podamos hacerlo, no hay problema".

De hecho, tiene un secreto para mantenerse tan joven a pesar de su prolongada experiencia: "No me estoy nunca quieto", y eso tiene su reflejo en la actividad que desarrolla casi de forma natural: Acaba de ser presidente de su comunidad de vecinos (que a más de uno le echa para atrás), no contento con eso lleva 11 años siendo presidente de una comunidad de propietarios con 60 vecinos, todos ellos de segunda residencia, en Isla Cristina (Huelva), pero también lo es de otra comunidad en El Arrecife (La Carlota) y desde que fue socio fundador en 2009 de la Asociación de propietarios y Empresarios de los Polígonos Industriales de Amargacena y Torrecilla (Apreama) también ocupa el cargo de secretario general. "Ahí me equivoqué", señaló de nuevo con guasa, "porque me negué a ser presidente y ahora resulta que lo tengo que hacer todo", explica riéndose.

Sin embargo, el presidente teme la falta de relevo generacional, tanto en la afición como en el funcionamiento interno de la peña. "Yo intento enseñar a la gente el funcionamiento de todo esto, sobre todo a la junta directiva, pero es que tenemos todos de 60 años para arriba...". Y mientras le da vueltas al problema (serio) de la continuidad la asociación cultural sigue trabajando "haciendo todo pensando siempre en la ciudad y en promocionar el cante y a Córdoba". Es, de hecho, el motivo por el que se creó en marzo de 2009 el Premio Mezquita del Cante, de carácter bianual, y cuyo primer galardonado, como no podía ser de otro modo, fue el propio Fosforito el día 13 de ese mes. El trato con los artistas 

A cambio, "no nos podemos quejar en absoluto del trato que hemos recibido de siempre de la ciudad", con lo cual la simbiosis es perfecta, y como él bien dice para rematar una buena charla "¡que viva el Flamenco!". Eso sí, el puro.

José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy
José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy

A 38 años vista, ¿cuáles son sus mejores recuerdos?

Es algo difícil de decidir. Cuando se formó la Peña Fosforito ya con ese nombre fue una satisfacción muy grande. Yo fui uno de los fundadores y ya dentro de eso hay muchos recuerdos agradables con la cantidad de artistas que han pasado por nuestra Peña y entre ellos en el años 1984 un homenaje a Paco de Lucía. Y ya que estamos tan cerca de la celebración de la Feria, la caseta nos ha aportado múltiples posibilidades de disfrutar de eventos muy positivos, aunque algunos de ellos fueran a raíz de una desgracia.

¿A qué se refiere?

No sé si te acordarás de lo ocurrido en 2018, en la madrugada del lunes al martes de Feria, entra las 04.45 y las 05.00 horas nos llamaron a mí y a otro compañero de la Peña para decirnos que la caseta había salido ardiendo. Pues incluso eso acabó en algo satisfactorio, porque a las 12.15 horas del día siguiente la Policía Científica os dijo que podíamos continuar y con nosotros se volcaron el Ayuntamiento, Sadeco, los socios al completo y Juanjo, el empresario que nos nutre de las carpas, en dos horas se presento en El Arenal con dos camiones y 29 personas y en 10 horas estaba la caseta otra vez funcionando.

Eso demuestra que es una Peña a la que la ciudad tiene bastante simpatía y mira con buenos ojos.

Hombre, lo que pretendemos siempre es prestar un servicio a la Feria, que lógicamente va cambiando y tiene otro tipo de modalidades, pero nosotros queremos persistir como la típica caseta tradicional, con orquesta, donde las familias al completo, con los abuelos, cochecitos o con algún tipo de deficiencia física o psíquica, puedan estar realmente a gusto. Satisfacciones, como digo, son muchas, como las visitas de nuestro titular, Fosforito, y la multitud de veces que ha estado con nosotros en cenas. Esta misma mañana (el sábado, cuando se hizo esta entrevista) he estado desayunando con él y le he dicho a ver si puede desplazarse a la cena y ya veremos.

Lo suyo es preguntar ahora por el otro lado de la balanza en todos esos años: Momentos amargos y de agobio, aparte del incendio de la caseta que ya me ha comentado.

Lo del incendio fue uno de ellos. Imagínate el agobio de llegar allí y ver la caseta destruida. Pero ocurre que soy una persona que me crezco ante las dificultades. Tú mismo lo has podido comprobar: Ayer no teníamos caseta para esta Feria y hoy estamos a punto de encontrar una solución y prácticamente vamos a poder tener un espacio para ello.

José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy
José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy

Eso le alegrará a más de uno. Haciendo un poco de historia, ¿cuantos artistas habrán pasado por la Peña para actuar?

Es cuestión de hacer cálculos. Son 38 años, con una media de 14 actuaciones, aparte de los festivales que hemos celebrado, y nos puede salir perfectamente entre 450 y 500 artistas. De todos ellos, prácticamente del 90%, tenemos las grabaciones en vídeo, que se han pasado ya a DVD, y contamos con una videoteca impresionante de personas y artistas que ya no están. Ahí está, por ejemplo, el festival que se hizo en honor a Paco de Lucía en aquel momento. Contamos con una maravillosa cantidad de actuaciones y reportajes que hemos ido recopilando con los años, aparte de cuadros, fotografías, carteles... Es un material de mucho valor.

¿Y qué se puede hacer con todo ese patrimonio que está ahí, aunque no se vea?

Pues sería interesante poder mostrárselo a todo el mundo. Nos gustaría que se pudieran hacer exposiciones y contar con un espacio para sacar toda esa riqueza cultural a la luz. Sería interesante que se pudieran emitir grabaciones para que los cordobeses y los visitantes pudieran ir a ver algunos de los actos que hemos celebrado; no a lo mejor el acto completo de hora y media, pero sí una selección de cantos de diferentes eventos. La pena es que ahora mismo está oculto con el potencial que tiene de investigación y conocimiento.

¿A día de hoy no se puede hacer?

No. Ahora mismo es imposible. Hay que buscar una fórmula. Es muy complicado poder contar con un espacio para poder hacerlo, porque somos muchas asociaciones las que hay en Córdoba. Pero es cuestión de buscarle una salida en alguna sala de exposiciones, donde se pudiera mostrar en varias tandas todo lo que tenemos. Para la Peña no es posible ni viable. Es un patrimonio que tenemos guardado y que imagino que alguna vez saldrá. Son 38 años intensos de trayectoria y la cantidad de producción que tenemos y que es cultura viva de Córdoba.

Además, como todos nuestros actos son abiertos al público, con entrada gratuita, suelen tener una buena respuesta de público y creemos que es importante seguir adelante con esta y poder hacer Flamenco para todos los que quieran visitarnos.

José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy
José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy

Por cierto, ¿cómo está de salud el Flamenco en Córdoba?

Hombre, está bien. Pero lo que se echa mucho, mucho en falta es a la gente joven. La media de edad entre los aficionados es altísimo, y me refiero a los que asisten a los actos. Quizá habría que intentar que los jóvenes puedan ir a ver estas cosas que ni las han vivido ni han podido estar ante artistas que han estado aquí. Es verdad que con Internet ya puedes conocer a cualquier artista y si quieres ver a Camarón o a Fosforito los ves, pero lo que es vivir el ambiente en una peña, los jóvenes no vienen mucho.

¿Por que cree que ocurre eso?

Porque los jóvenes están en otras ondas. Antes cuando salías con tus hijos a la calle, nos juntábamos en la Peña y allí estábamos y acababan aficionándose y lógica,ente todo lo que queda, hablo de 40 años para arriba, son gente que han acudido a las actuaciones y de alguna manera u otra lo han vivido. Pero hoy se vive muy poco eso.

Hombre, no tiene nada que ver escuchar a alguien por Internet que vivir una actuación en directo en el ambiente de una peña. La diferencia es abismal. Es como ver el fútbol en casa o ir a un estadio a vivir el ambiente que se genera.

Totalmente. Creo que en el momento en que empiece a ir y vieran en directo las expresiones de los artistas, los gestos, el esfuerzo para desarrollar su cante, les impresionaría bastante y pienso que se podría fomentar mucho más  en los jóvenes el Flamenco.

José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy
José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy

¿Me está diciendo entonces que no hay relevo generacional?

No. Yo no lo veo. Al menos a los sitios donde voy no veo relevo de juventud para eso.

¿Y la Peña, entonces, en manos de quién se va a quedar?

Pues en eso estamos. Estamos intentando generar afición que quieran estar en la Peña. Yo hablo mucho con la gente del Conservatorio Superior de Córdoba, que es donde más acuden y donde aprenden, y les digo que deberían animar a los alumnos a que visitaran las peñas flamencas. No sé si una buena solución es que hubiera algo parecido a los créditos universitarios por asistir a una peña y ver cómo es, cómo funciona, cómo es el Flamenco que están aprendiendo en directo. Habría que inventarse algo en ese sentido. La presencia genera afición. No sé si lo aceptarían en la Cátedra de Flamencología que hay. Estoy seguro de que si asistieran a las peñas y las vivieran vivirían el Flamenco de otra manera. En Córdoba tampoco hay tantas peñas que hagan actividades...

Nosotros podemos decir con satisfacción que de forma ininterrumpida hemos estado ahí durante 38 años, que ya es difícil. Pero necesitamos que haya un relevo de tiempo, porque en Córdoba ir a una peña en julio y agosto es una odisea (se ríe). Nuestros programas por eso siempre son septiembre, finales de abril y primeros de mayo. Hicimos ya el último el pasado día 6 con Chaparro padre e hijo, que fue un espectáculo, lleno a rebosar, y ya hemos parado para retomar la actividad en el mes de septiembre.

José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy
José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy

¿Y están notando de alguna manera alguna entre el antes y el después de que el Flamenco fuera declarado el 16 de Noviembre de 2010 Patrimonio Inmaterial de la Humanidad?

(Duda un poco). A decir verdad, a nivel de peñas no lo estamos notando. Sí es verdad que a nivel nacional viene gente a los actos que se hacen bien en el Centro Flamenco Fosforito de la Posada del Potro o en otros sitios, y la gente sí parece haber tomado conciencia de la importancia del Flamenco a raíz de la declaración. Debemos de tener en cuenta que hay muchísima afición flotante.

¿Eso qué es?

No hace mucho llegaron a la Peña dos matrimonios de Santander y aparte de conocer Los Patios nos dijeron que había visto por Internet que había un acto Flamenco y querían verlo. Nos preguntaron si había sitio y les respondimos que si no lo había se lo hacíamos (se ríe). Acabaron muy agradecidos, diciendo que esto nunca lo habían vivido y eso que les gustaba el Flamenco, pero en su ciudad no tenían mucha oportunidad de disfrutar de esto en directo.

Precisamente a eso me refería con la pregunta. Se supone que un Patrimonio Inmaterial, como ocurre con Los Patios, que están viviendo una segunda explosión popular, de alguna manera viene a revitalizar lo que ampara. No sé si pasa lo mismo con el Flamenco. ¿Las administraciones se están poniendo las pilas en ese sentido?

Bueno, sí. En la Delegación de Cultura se está haciendo muchísimo. Aquí se nota y se hacen muchas cosas con el Flamenco de fondo. Es verdad que se llevan a cabo en recintos pequeños, porque la Posada de El Potro no da para más, y en los hoteles la gente que viene de fiera pregunta siempre dónde pueden ver Flamenco. Sé que lo que se hace en la Posada de El Potro es un éxito, pero con la poca capacidad que tiene de aforo quizá seamos los cordobeses los que menos podemos ir a disfrutarlo, porque las plazas están ocupadas con gente de fuera.

Pasa lo mismo con Los Patios.

¡Vaya! (se ríe). Tienes que guardar cola para verlo como todos los demás.

José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy
José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy

¿El Flamenco va ligado al fino?

Siempre hay una relación. Vino, taberna, Flamenco y toros van íntimamente ligados. Pero tomar un medio de vino y estar viendo una corrida de toros o estás escuchando un acto Flamenco en la peña es casi incomprensible. Si en una peña pones las sillas en plan teatro delante del cantaor hay mucha atención, pero si empiezas a poner la copita de vino y algo de comida un festival se pierde. Se le hace menos caso al cantaor que al platito de jamón (se ríe). Insisto en que estoy hablando de las peñas.

Pero sí es verdad y te doy la razón en que van un poco ligado todo. Y eso es así por costumbre y arraigo. Pero si vas a un festival en un teatro se me hace difícil imaginarme que te puedas tomar un vino allí mientras ves el espectáculo.

¿Ha cambiado mucho el aficionado del Flamenco?

No (contundente). No ha cambiado. A la gente que le gusta sigue siendo adicta al Flamenco y como he comentado antes, hay muchas personas a las que les gusta, pero no las vemos a cara a cara, porque son aficionados por redes.

José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy
José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy

¿Pero hablamos de Flamenco puro o de flanqueo y otras mezclas?

No hay que confundir. Vamos a ver. La palabra Flamenco parece que ahora lo está abarcando todo. Flamenco es Flamenco y lo otro es una cosa que se podría definir como flamenquito. Pero eso no es Flamenco. El Flamenco es lo que es, lo que ha sido siempre. Pero el Flamenco-Rock, el Flamenco-no sé qué y el Flamenco-no sé cuántos, y conste que a mí no me disgusta todo eso, y de hecho me gusta escucharlo todo porque cada uno aporta, pero una cosa es EL Flamenco y otra cosa es su mezcla con el Pop o con otros estilos.

Intuyo que el papel de las peñas es la defensa del Flamenco más purista.

Es que eso es lo importante. La pureza es necesario defenderla. Con el nombre del Flamenco empiezas a abarcar, aprovechándose, precisamente, de su nombre, y a meter otras cuestiones que yo no digo que estén mal hechas, ni mucho menos, pero que no son claramente el Flamenco. es como intentar mezclar el cine y las series. Las películas son películas, que es el cine, y los capítulos de una serie, por muy bien que estén hechos, por mucha textura y calidad cinematográfica que tengan, son algo diferente.

José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy
José Gregorio Ramírez posa para Córdoba Hoy

Muy buen ejemplo para ver la diferencia. Tengo una curiosidad: ¿Hacen ustedes algo fuera de la capital cordobesa?

Lo que hacemos son intercambios culturales con otras peñas de Andalucía. Nosotros tenemos a una serie de artistas de nuestra propia peña, que son cantaores y cantaoras y guitarristas, que son algo más que meros aficionados y son hasta profesionales, algunos son profesores del Conservatorio, y vienen con nosotros a Granada o Isla Cristina, por poner ejemplos, nos juntamos con la peña que vamos a visitar y allí les hacemos que casi siempre canten nuestros cantes de Córdoba, nuestras alegrías, nuestra soleares cordobesas, los cantes de Lucena, los zánganos de Puente Genil y demás. Luego ellos nos devuelven la visita y también traen ellos a su gente y eso es un intercambio cultural.

Lo hemos hecho durante mucho tiempo, se ha cortado en los dos últimos años con la pandemia y lo vamos a recuperar, pero es muy interesante. Para que te hagas una idea, la peña de Isla Cristina 'La Higuera' ha venido ya cinco veces (se ríe) y cada vez que vienen nos dicen "oye, es que cada vez que estamos en Córdoba nos enseñas una cosa distinta". Y les decimos que aunque vengan cinco veces necesitan veinte veces más para enseñarles lo que es Córdoba, que es mucho más que la Mezquita y la Judería.