• Martes, 25 de Abril de 2017

SEMANA SANTA

"Los vecinos deben conocer hasta el último detalle de la nueva carrera oficial"

La alcaldesa pide esperar al término de la Semana de Pasión para evaluar si los nuevos recorridos han funcionado adecuadamente

El montaje de los palcos en la calle Torrijos, esta misma mañana.
El montaje de los palcos en la calle Torrijos, esta misma mañana.

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio (PSOE), quiere que los vecinos tengan toda la información disponible sobre la nueva carrera oficial de la Semana Santa, que discurrirá por el entorno de la Mezquita-Catedral. Es lo mismo que piden los vecinos, que se han mostrado críticos con el proyecto por las prisas con que se ha elaborado y cuestionan su seguridad; una idea similar a la que tiene IU, socio de gobierno del PSOE, que lleva tiempo cargando contra la propuesta.

Ahora bien, la alcaldesa cree que el movimiento vecinal no se ha informado adecuadamente. "Los vecinos deben conocer hasta el último detalle de la nueva carrera oficial", ya que "toda la información está a su disposición". En estos días, ha dicho la regidora, "hay dudas por parte de los vecinos y los consejos de distrito", algo lógico puesto que "es la primera vez que hacemos este recorrido".

Una vez que pase la Semana Santa, el Ayuntamiento evaluará cómo ha funcionado la nueva carrera oficial. Para la alcaldesa, "habrá que evaluar lo que no haya funcionado, pero no debemos caer en dar por ciertos hechos que aún no han sucedido". En cuanto a las críticas lanzadas desde su socio de gobierno, IU, Ambrosio asegura que "respeto a Izquierda Unida" pero "les puedo garantizar que el trabajo se va a seguir haciendo" con todas las garantías.

La alcaldesa ha explicado que el Ayuntamiento ha elaborado tres planes para la próxima Semana Santa, que afectan a la movilidad, a la seguridad y a la accesibilidad, que son las áreas en las que el Consistorio tiene competencias. Pero hay "otros actores", según la alcaldesa, en cuanto a seguridad, como son la Subdelegación del Gobierno a través de la Policía Nacional y la Agrupación de Cofradías, por la seguridad privada.

Pedro García sobre la Semana Santa

Por su parte, el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento, Pedro García (IU), tiene "serias dudas de que se vaya a desarrollar con normalidad" la nueva carrera oficial de la Semana Santa, por el entorno y el interior de la Mezquita-Catedral de Córdoba, aunque ha subrayado que desea que "todo se desarrolle con normalidad" y "que no haya problemas".

En este sentido y en rueda de prensa, García ha insistido en que, "tanto en la organización (IU), como en la institución (Ayuntamiento)", tienen dudas "de que se haya hecho de la manera más correcta" la planificación de la nueva Semana Santa de Córdoba, aclarando, al ser preguntado sobre por qué no se ha hecho como le habría gustado a IU, que este asunto "no dependía" solo del Ayuntamiento, gobernado por PSOE e IU.

Es decir, según ha explicado, "la Agrupación de Cofradías está en su derecho a decir cuál es la carrera oficial", algo en lo que no entra el Ayuntamiento, que solo determina "si es segura, si hay un respeto al patrimonio y si cumple con todas las medidas" y, sobre ello, IU ha dicho "todo lo que tenía que decir", si bien, según ha resaltado García, en el seno del gobierno municipal, no decidían "en su totalidad sobre eso", recociendo que, en cualquier caso, ello "genera contradicciones".

En opinión de García, "para esta cuestión se debería haber escuchado más a los vecinos del Consejo del Movimiento Ciudadano (CMC) y del Consejo de Distrito Centro", además de a los del Distrito Sur, como lo evidencia el que "ahora se han sumado varias asociaciones del Sector Sur, del Campo de la Verdad" mostrando, como los primeros, su oposición a la nueva carrera oficial, al entender que no se ha primado la seguridad y porque perjudica a los vecinos de estas zonas, señalando al respecto García que "se deberían haber hecho las cosas de otra manera, con mas tiempo".

De hecho, el primer teniente de alcalde cree que es "una barbaridad meter cien palcos en el Patio de los Naranjos y, a la misma vez, decir que el flujo de personas se podía mantener", lo cual, a su juicio, "no es viable".