ENFERMEDAD DESCONOCIDA HASTA AHORA

Un estudio del IMIBIC revela que la Hepatitis E puede provocar reinfecciones en el organismo

Puede ser contraída por el consumo de agua o alimentos contaminados por el virus, especialmente carnes de origen porcino o de caza. La infección causa  ictericia, fiebre y síntomas digestivos

Investigadores del IMIBIC responsables del estudio
Investigadores del IMIBIC responsables del estudio

Investigadores del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba, IMIBIC,del Hospital Universitario Reina Sofía, y la Universidad de Córdoba, UCO,  han publicado un estudio en la prestigiosa revista Clinical Infectious Diseases, en el que se reseñan dos situaciones nunca antes descritas sobre la Hepatitis E, que tienen una gran relevancia clínica. 

La Hepatitis E, enfermedad poco conocida hasta el momento, es una de las principales causas de hepatitis agudas en Europa, constituyendo un importante problema de salud pública. Aproximadamente el 20% de los europeos presentan anticuerpos frente a esta enfermedad, sinónimo de contacto con el virus. Además, en Europa se registran unos 9.000 casos de hepatitis E cada año. Cabe destacar que, en muchos países europeos, como el nuestro, esta enfermedad no es de declaración obligatoria, por lo que se considera que el número de casos anuales podría ser muy superior. Además, su cribado no está incluido en la mayoría de servicios del Sistema Nacional de Salud. El Grupo de Enfermedades Infecciosas del IMIBIC es uno de los pocos laboratorios de investigación de España que trabajan en esta enfermedad.

Existen muchas vías de transmisión de la Hepatitis E. La más eficiente en nuestro entorno es el consumo de agua o alimentos contaminados por el virus. En especial, alimentos de origen porcino o de caza (sobretodo el ciervo y el jabalí).

La infección cursa generalmente como una hepatitis aguda, con ictericia, fiebre y síntomas digestivos. Recientemente, se ha descrito que pueden aparecer síntomas extrahepáticos como alteraciones de sistema nervioso, que pueden llegar a ser graves. En la mayoría de los casos la enfermedad se resuelve sin tratamiento en unas 2-3 semanas. Sin embargo, en ciertas condiciones, como en pacientes inmunodeprimidos, la enfermedad puede hacerse crónica, evolucionando a cirrosis hepática. 

Actualmente no existe ningún tratamiento específico ni vacuna aprobada en Europa, para la Hepatitis E, lo que hace aún más necesario profundizar en el estudio y el conocimiento de esta enfermedad.

El trabajo ha sido coordinado por el investigador del IMIBIC Antonio Rivero Juárez, y muestra en primer lugar que se pueden producir reinfecciones, es decir, que la enfermedad se puede pasar más de una vez.  En segundo lugar, describe cómo el virus puede acantonarse en el organismo y, bajo condiciones aún desconocidas, puede reactivarse y volver a causar la enfermedad.

Por otro lado, este trabajo ha permitido identificar dos cepas virales nuevas. Estas cepas han sido registradas en GenBank, que es una base de datos internacional gestionada por el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos (NIH siglas en inglés). A estas cepas se les ha dado el nombre de Hepatitis E IMIBIC-01 y Hepatitis E IMIBIC-02, de modo que cada vez que alguien las cite o trabaje con ellas, aparecerá el nombre del IMIBIC ligado a la Hepatitis E.