miércoles 16.06.2021
Cordoba Hoy

JOAQUÍN GARCÍA. TRABAJADOR DE PAN RECOR

"Con lo ocurrido hemos tenido de todo: Separaciones, divorcios, peleas, pisos quitados..."

Joaquín García, de Pan Recor, posa para Córdoba Hoy
Joaquín García, de Pan Recor, posa para Córdoba Hoy
"Con lo ocurrido hemos tenido de todo: Separaciones, divorcios, peleas, pisos quitados..."

Joaquín García es miembro del comité de empresa de Pan Recor y delegado sindical por UGT. Su puesto dentro de la empresa es el de amasador. Se trata de una firma con 45 años de vida, con unos inicios envidiables, ya que no se le hacía sombra por entonces. "Yo entré en 1999 y puedo contar cómo era la empresa en un principio, puedo señalar la situación en la que estamos, pero el motivo de la situación en la que nos encontramos lo desconocemos todos".

Esa situación es la de una huelga en firme tras haber cobrado sólo nómina y media este 2021 y a la espera de que la empresa se liquide dejando a los trabajadores como sus principales acreedores.

Joaquín García, de Pan Recor, posa para Córdoba Hoy

Por lo pronto vamos a intentarlo. Háblenos de la empresa. ¿Qué es Pan Recor?

Pan Recor es el acrónimo de Panaderías Reunidas Cordobesas. Fueron una serie de panaderías que se fusionaron y crearon una empresa mayor, que ha sido puntera en todos los sentidos durante mucho tiempo; de hecho, durante la inmensa mayoría de sus 45 años. Una empresa en la que se ha trabajado muy bien, se ha ganado muy bien, con unas condiciones muy buenas durante mucho tiempo.

Hasta no hace demasiado tiempo hemos tenido la mejor infraestructura, la mejor distribución. Todo lo mejor. Y éramos la empresa más puntera de Córdoba y provincia, seguro.

"Hasta no hace demasiado tiempo hemos tenido la mejor infraestructura, la mejor distribución. Todo lo mejor. Y éramos la empresa más puntera de Córdoba y provincia, seguro"

¿Cómo empieza todo a escorarse?

En 2010, a raíz de la crisis de la burbuja inmobiliaria, se notó un bajón en las ventas, y como todas las empresas en esa época tuvimos una mala racha. Ahí la empresa ya adquirió una serie de deudas con nosotros, se firmaron una serie de convenios, renuncias y bajadas de sueldo. Todo lo que se pudo hacer lo hicimos gracias a que teníamos unas condiciones muy buenas. Aceptamos la bajada.

Para 2011 la cosa iba renqueante, pero seguíamos funcionando. En esa esa fecha bajamos un poquito, no estatus, porque hoy lo seguimos manteniendo aunque estemos mal, pero sí descenso de ventas y perjuicios hacia los trabajadores.

A partir de 2015 y 2016 la cosa empezó ya a bajar de una forma más dolorosa. Empezaron a tener una deuda con nosotros ya considerable. Una vez más la plantilla puso de su parte y ya no estábamos dispuestos a ninguna rebaja salarial más ni a renunciar a nada y accedimos, antes de que la empresa entrara en concurso y para facilitarle el funcionamiento, accedimos a refinanciar la deuda que tenía pendiente con nosotros. La empresa acordó un plan de pago con nosotros, de modo que se nos pagaría a lo largo de una serie de años a razón del prorrateo que le correspondiera a cada uno según la deuda que tuviera cada uno.

¿Eso funcionó?

Bueno, de 2016 en adelante el acuerdo se fue cumpliendo. Esa deuda suponía una media de tres o cuatro nóminas que faltaban por cobrar por cabeza. Así que entre 2016 y 2017 fuimos cobrando lo del acuerdo y no se nos adeudó nada más. Pero en 2018, sin saber aún muy bien la razón, nos adeudan otra nómina más, aparte de lo que ya teníamos en el expediente judicial. En 2019, una nómina más y en 2020 otra tercera anónima. Durante tres años consecutivos ha llegado un mes en que no hemos cobrado, sin que nos dieran razón alguna de ello. Sumando todo la media de la deuda por cabeza es de unos seis meses. Medio año sin cobrar.

Y con eso ya nos plantamos. Teníamos un convenio interno de empresa, que por nosotros no se renovaba más. Eso fue a finales de 2020. Veíamos que los sacrificios que hacíamos nosotros no redundaban en nuestro beneficio. Todo lo contrario, daba igual lo que hiciéramos que seguíamos perdiendo. Así que llega un límite en el que el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) ya no se haría cargo de lo nuestro.

"Veíamos que los sacrificios que hacíamos nosotros no redundaban en nuestro beneficio. Todo lo contrario, daba igual lo que hiciéramos que seguíamos perdiendo"

Eso desencadenó una convocatoria de huelga.

Eso fue en enero de 2021. La convocamos y en la negociación entre mediadores y en el acta de conciliación la empresa accede a entrar en concurso de acreedores. Vimos el cielo abierto porque nos beneficiaba. Nuestra sorpresa es que el concurso que plantean no es de liquidación, sino de continuidad de actividad. Nos quedamos literalmente de piedra, porque la situación era insostenible y, hablando en plata, no había dios que la salvara.

Joaquín García, de Pan Recor, posa para Córdoba Hoy

La empresa, además, nos promete el oro y el moro de que esto se va a resolver, pero sin presentar en ningún momento un plan de viabilidad y nada firme. Promesas y palabras, pero nada firme a lo que poder agarrarse estudiándolo un poco para su viabilidad. Y ya en esta situación de golpe y porrazo dejamos de cobrar. En lo que llevamos de 2021 hemos cobrado una nómina y media. Eso añádeselo a todo lo que hemos hablado antes.

Perdone que yo sea tan tonto, pero una empresa puntera, con clientes, que en la primera crisis es verdad que todo baja, pero la alimentación no baja tanto...

Si tu duda razonable ahora mismo es que no entiendes cómo hemos llegado hasta esto, no lo entendemos ni nosotros.

Clientela hay, ¿no?

Nosotros hemos mantenido una clientela más o menos estable. Evidentemente, hemos perdido una cantidad brutal con respecto a hace unos años. Nosotros con respecto a la crisis de 2008 estábamos 120 personas y ahora hemos quedado 42.

Eso corresponde al proceso que usted me ha explicado. Pero soy incapaz de ver lo que hay detrás. La gente sigue comprando pan, tenían restaurantes entre sus clientes, la calidad del producto es de suponer que no habrá bajado...

Yo, ya te digo: Los motivos reales de por qué la situación ha llegado donde ha llegado no los sabe nadie.

¿Ustedes controlan la clientela?

¿Lo que se produce? Hemos notado un descenso en las ventas enorme. Por eso una de las cosas que la empresa nos trasladaba era que quería hacer un ERE, pero del 50% de la plantilla. El problema que tiene la empresa hacia nosotros es que su mayor acreedor somos sus trabajadores. Y si uno ve sus libros de cuentas, no son balances escandalosamente malos.

"Hay que tener en cuenta que nosotros estamos ahora mismo allí 42 personas a una media de 15.000 euros cada uno, más la deuda que tiene adquirida con los compañeros que ya no están"

¿Entonces?

Pues porque cada vez que ha tenido un problema económico de donde ellos han tirado ha sido de la plantilla. Hay que tener en cuenta que nosotros estamos ahora mismo allí 42 personas a una media de 15.000 euros cada uno, más la deuda que tiene adquirida con los compañeros que ya no están.

Si nosotros no nos plantamos la empresa puede continuar de esa manera hasta el infinito. Pero yo en mi caso con una deuda de 15.000 euros ya no puedo perder más dinero. Si la empresa en lugar de ir a un banco por tener problemas de liquidez recurre a no pagarme a mí de manera sistemática, y estoy hablando de tres años seguidos, le ha ocurrido eso y ha recurrido a seguir debiéndonos a su masa laboral. Al final la sensación que tenemos es que tú tienes un crédito con un banco y te lo pago yo, tienes un proveedor que te trae harina y te lo termino pagando yo, pero a mí quién me paga eso. Ése es el problema. ¿Cómo se ha llegado a eso? No lo puedo decir, porque no lo sabe nadie.

Joaquín García, de Pan Recor, posa para Córdoba Hoy

¿Ni siquiera se puede decir que ha sido por una mala gestión?

Nosotros entendemos que la gestión ha tenido que ser pésima.

Se supone que sí.

Vamos a ver. Si yo fuese empresario, el propietario de la empresa, y veo que la salvación de un problema empresarial siempre, siempre, siempre sale por recortar a los trabajadores de forma sistemática, por lógica deberían entender que mi empresa falla, flojea. No carbura. La economía de la empresa llega un momento en que colapsa. Tiene mucho activo, mucho pasivo, pero liquidez no tiene. Sin líquido, no puede comprar, no puede pagar y no puede depender siempre de que para pagar me lo quite a mí.

Su caso me recuerda en cierto modo al de la farmacéutica Pérez Giménez.

Sí. Es cierto. Pero el caso de Pérez Giménez, que lo conozco por estar en el sindicato, y su ventaja con respecto a los que nos ocurre a nosotros es que la farmacéutica, aunque no esté abierta, o tenga más o menos actividad, sigue teniendo las patentes y entra dinero En la nuestra, no.

"Nuestro caso tiene semejanzas con el de Pérez Giménez, pero la farmacéutica sigue ingresando dinero, con más o menos actividad, y en la nuestra, no"

De verdad que le damos vueltas sin comprender qué pasa, porque se pensaba que en 2016 el problema de Pan Recor estaba resuelto y ahora de repente se ve que no era así y ha venido de golpe y porrazo.

Lo de 2021 ha sido ya clamoroso. No sabemos qué ha pasado de verdad. El caso es que nosotros nos habíamos acostumbrado, o mejor dicho habíamos normalizado el hecho de que llegase un mes y se dejara de cobrar. Han sido tantos años seguidos de esa manera que ya medio lo teníamos normalizado.

Una triste guasa.

Hemos tenido motivos de sobra para hacer la huelga hace ya muchos años. Y no la hemos hecho. Pero ya lo de 2021 es para echarles de comer aparte. Estamos en junio y hemos cobrado sólo una nómina y media.

Esta semana cuando acudieron al Ayuntamiento, ¿cuál era la idea? ¿Hablar con el alcalde?

Fue el propio alcalde quien nos citó a nosotros. El lunes hablamos con él.

¿Pero el Ayuntamiento qué papel tiene en todo esto? ¿Qué puede hacer?

Cuando a primeros de año solicitamos la huelga y no la hicimos porque llegamos al acuerdo de que la empresa iba a entrar en concurso, nos enteramos de que iba a ser de continuidad de actividad en lugar de ser de liquidación, con el que todo este problema no hubiera pasado, porque desde primero de marzo que está el administrador concursar hubiera entrado, hubiera liquidado y no pasaba nada. Nos deberían todo lo que teníamos acumulado anterior y punto. Nuestra sorpresa fue cuando presentó el concurso de continuidad de actividad y pretendía seguir adelante sin pagarle a nadie. Así que presentamos una segunda solicitud de huelga. En el acto de conciliación previo la empresa no nos propuso nada de nada, salvo un ERE al 50%, que es absurdo porque no tiene dinero para pagarle a absolutamente nadie. No hay que se economista para entender que eso no tiene ni pies ni cabeza.

"Nuestra sorpresa fue cuando presentó el concurso de continuidad de actividad y pretendía seguir adelante sin pagarle a nadie"

Sigo sin ver qué tiene que ver en todo esto el Consistorio.

Lo vas a entender. Una vez convocada la huelga en la que estamos actualmente, el administrador concursal nos citó y nos dijo que por su parte él entendía viendo las cuentas que iba a presentar la liquidación, pero que hay una serie de plazos que cumplir y hasta aquí hemos llegado. Él tiene que hacer todas las cuentas, revisar acreedores, inventario y demás. Es un proceso largo. Si se hubiera presentado en su momento de liquidación todo esto nos lo hubiéramos ahorrado.

La única alternativa que a nosotros nos han dejado y la tenemos gracias a que la Ley Concursal ha cambiado el año pasado, es que nos da la oportunidad de que si se da un grave daño a los trabajadores, la propia plantilla puede solicitar el ERE masivo, con despido de todos. Así se lo reclamamos a la empresa, porque este proceso es mucho más rápido, y la empresa dijo que no...

(Se hace un silencio significativo)

Tú no lo entiendes. Yo tampoco. No te lo puedo explicar, porque no tengo la explicación de esa actitud. Nos reunimos con el administrador concursal, éste nos dice que hasta que no presente el informe y se haga cargo oficial (hasta ahora es oficioso) de la empresa no puede hacer nada, pero nos recuerda que tenemos la facultad de hacerlo por nuestra cuenta. Lo hemos terminado solicitando, pero con el consiguiente retraso de no tener documentación alguna. Hemos tenido que prepararlo nosotros con la ayuda de UGT y el alcalde en lo que entra es que una vez que nosotros lo solicitemos los estamentos oficiales nos pueden acelerar la cosa. Es lo único que necesitamos, de hecho: Que nos lo aceleren un poco y esta agonía no se prolongue más allá de lo injusto. No nos pueden dar otro tipo de ayuda. Pero que si hay 15 días máximo para que un trámite se cumpla, que se acelere de alguna manera algo, lo que pueda ser.

Joaquín García, de Pan Recor, posa para Córdoba Hoy

¿Así va a ser?

El alcalde nos ha dicho que en la medida de lo posible van a intentar acelerarlo. No hace falta que nos den la aprobación, porque podemos pedirlo nosotros oficialmente, ya que la ley nos lo permite, pero por lo menos acelerar un poco el proceso.

Y aunque no sepamos lo que ha pasado, porque no hay quien lo pille, ¿qué sospechan ustedes que hay detrás?

Una gestión pésima, lamentable y calamitosa. Eso seguro. El motivo real, insisto en que lo desconozco. Puede ser caída de ventas, evidentemente, pero repito que si yo fuera el empresario y veo que mi empresa no factura lo suficiente no me espero a que mis trabajadores me convoquen una huelga para presentarles un ERE del 50%. Lo hubiese propuesto hace dos o tres años cuando empezaron a dejarnos de pagar. Pero no; han esperado a verse con la soga al cuello para presentar una supuesta solución que nosotros, que estamos dentro, sabemos que no sirve para nada.

"Uno de los socios ha ido comprando participaciones hasta que se hizo con el control de algo más del 50% de la empresa. De los originales, unos son los que tiene el máximo porcentaje en el consejo de administración" 

¿Quiénes son los empresarios?

Son varios socios, todos de Córdoba. Pero si me permites, nombres no los voy a dar.

De acuerdo, pero dígame al menos si son los mismos que se fusionaron al principio.

Son algunos de los que estaban al principio. Durante todo este tiempo uno de los socios ha ido comprando participaciones hasta que se hizo con el control de algo más del 50% de la empresa. De los originales, unos son los que tiene el máximo porcentaje en el consejo de administración.

¿Todos los que están allí son panaderos?

No. Hay oficinistas, repartidores. Hay de todo. Es una fábrica y tenemos desde fabricación hasta distribución y congelación, reparto y administración en secciones claramente definidas.

Joaquín García, de Pan Recor, posa para Córdoba Hoy

¿Y habría manera de que la plantilla se quedara con aquello a modo de cooperativa?

No la contemplamos, porque no nos podemos hacer cargo de la deuda de la empresa, ni nuestra deuda nos permite quedarnos con la empresa. Una cooperativa sería complicado. Lo hemos hablado  y lo hemos estudiado, pero no es viable.

Lo digo porque tienen todos los puestos necesarios cubiertos para seguir funcionando y conocen su trabajo.

Sí, pero hay maquinaria que está por leasing y que no nos podemos quedar con ella. La nave tiene una hipoteca que habría que hacerse cargo de ella. Es peliagudo y no es tan sencillo como parece.

¿Cuando ven la luz al final del túnel?

Esperamos, aunque cada día parece más una quimera porque se complica cada día más, necesitamos que esto termine de aquí a un par de semanas (la entrevista se hizo el viernes pasado). Tenemos presentado el ERE y ya es cuestión de que nos lo acepten y que el administrador concursal se haga cargo de la empresa. Si esto no se termina antes del día 15 o del 25 como mucho nos plantamos ya en agosto sin ver un euro desde hace cinco meses.

"Estudiamos la posibilidad de quedarnos nosotros la empresa como cooperativa, pero no es viable asumir sus deudas"

¿Qué futuro les espera después de esto?

No lo sé. No todo el mundo tiene la misma edad ni todo el mundo está especializado en algo concreto. Un repartidor puede buscarse la vida como tal, el panadero lo mismo, el administrativo en lo suyo, y así cada uno. Hay quien se podrá prejubilar, hay gente que podrá solicitar ayudas, otros no... ¿El futuro? La respuesta: Incierto y variado.

¿En su caso, que es amasador, lo tiene más fácil para trabajar?

Entiendo o quiero creer que sí. Pero tampoco quiero hacerme ilusiones y centrarme en esas falsas esperanzas. Yo, y el resto de mis compañeros, lo que queremos es que esto termine ya, y poder empezar de cero cada uno por el derrotero que crea que puede tomar.

¿Cómo están las familias?

Pues imagínate: Separaciones, divorcios, peleas, pisos quitados...

Joaquín García, de Pan Recor, posa para Córdoba Hoy

¿Cómo ha dicho?

Gente que no puede pagar una hipoteca y le intentan quitar el piso. Gente que su mujer, su pareja o sus padres están hartos que que aguante la situación y se separan. De todo como en botica. Hablamos de 42 familias, cada una con sus circunstancias.

"La pandemia no ha empeorado la situación; 2020 ha sido exactamente igual que 2019 y 2018 y que en años anteriores, con la salvedad de que esa nómina la hemos dejado de cobrar en algún momento del año"

¿Se han producido lanzamientos a raíz de este problema?

No. No se han producido. Hay avisos y problemas, pero hasta el punto de lanzamiento aún no. Pero sí amenazas y es porque si durante equis tiempo no pagas una cuota, el banco no entiende de los motivos por los que no puedes hacer frente a eso. Para que se produzca un lanzamiento tienen que estar dos años sin pagar, o eso tengo entendido, y nadie ha llegado a esa situación tan límite, porque se recurre a familiares, amigos, préstamos...

¿La pandemia ha empeorado esta situación?

No. Para nosotros 2020 ha sido exactamente igual que 2019 y 2018 y que en años anteriores, con la salvedad de que esa nómina la hemos dejado de cobrar en algún momento del año.

¿Y corresponde a alguna época concreta esa nómina que desaparece?

Suele coincidir con verano. Agosto o septiembre. Es cuando mayor bajada de ventas hay.

Joaquín García, de Pan Recor, posa para Córdoba Hoy

Joaquín. Le agradezco la entrevista, pero acabo con más dudas que certezas para con una empresa tan señera y puntera como era ésta.

Lo dije cuando empezamos. Yo puedo explicar cómo estamos y cómo estábamos, pero el motivo real de cómo hemos llegado a esto es un misterio. Al final, la única conclusión que a los trabajadores nos queda es que lo que estamos haciendo ahora lo teníamos que haber hecho antes y no haber dejado que la bola se hubiera hecho tan grande. Hay que buscar culpables en la gestión, que evidentemente los ha tenido que haber, los de ahora o los de antes o los que ha habido entre medias o cada uno con los suyo. Pero creo que nosotros los trabajadores, con bajadas de sueldo, renuncia de pagas extras, negociación de convenios internos y aguantando sistemáticamente año tras año sin saber cuándo te dejasen de pagar y juntarnos con una media de 10 nóminas impagadas, creo que nosotros, de nuestra parte, hemos puesto y eso no nos lo puede negar nadie.