jueves 09.12.2021
Cordoba Hoy

RAFI CRESPÍN. CANDIDATA A LA SECRETARÍA GENERAL DEL PSOE EN CÓRDOBA

"Se acabaron los tiempos de las mayorías absolutas y lo inteligente es adaptarse a esa nueva circunstancia"

Rafi Crespín posa para Córdoba Hoy
Rafi Crespín posa para Córdoba Hoy
"Se acabaron los tiempos de las mayorías absolutas y lo inteligente es adaptarse a esa nueva circunstancia"

En un partido, como el PSOE, al que la pérdida de la Junta le dejó totalmente grogui y en una situación de buscar culpables en una auténtica caza de brujas interna y externa, se requiere ahora de cierta calma, sosiego e inteligencia para que resurja de las cenizas de un fuego que ha dejado cicatrices.

A nivel andaluz es un trabajo que está realizando Juan Espadas, que ahora está modelando el equipo de trabajo al que quiere llevar para el asalto del Gobierno de la comunidad. Y a nivel de provincia es algo a lo que aspira Rafi Crespín, que ya ha pasado por todos los niveles habidos y por haber, con la Delegación del Gobierno de la Junta, la Alcaldía de su querida La Carlota, diputada de Servicios Sociales y tercera vicepresidenta de la Diputación de Córdoba y ahora como secretaria de Organización del PSOE de Córdoba y secretaria general del grupo socialista en el Congreso de los Diputados.

 La entrevista se hizo antes de celebrarse el congreso de Torremolinos, algo que se sabía y conocía, pero también antes, incluso, de que Carmen Campos renunciara de forma no tan conocida y segura a sus aspiraciones para liderar el PSOE cordobés, por lo que se ha optado por obviar, precisamente la pregunta que aludía a la concejala socialista. No obstante, no está de más reproducir lo que dijo de ella Crespín, porque son palabras significativas de lo que busca esta carloteña con un partido hasta ahora roto y en pedacitos que hay que recomponer.

De Campos dijo "Se lo digo a ella, y no me importa decirlo públicamente: Este partido necesita gente así, y necesita mujeres así. Mujeres jóvenes que digan no me gusta esto y aquí estoy porque creo que puedo contribuir a que esto mejore. Ese hecho ya la engrandece como política, como persona, porque es responsable y no es fácil decir que aquí estoy y quiero dar el paso adelante; por tanto para mí eso ya merece mi reconocimiento. También, entre otras cosas, porque me veo un poco reflejada en esa forma de ver las cosas de que cuando algo no me gusta hago lo que tenga que hacer para contribuir". Dicho esto, su idea era ofrecerle a Campos la posibilidad de defender su modelo de partido desde dentro, pero finalmente la situación ha cambiado de forma radical.

Rafi Crespín posa para Córdoba Hoy

Es curioso comprobar que lo que muchos interpretaron que era un 'quitarle a usted de en medio' en Córdoba al darle la secretaria general del PSOE en el Congreso le haya hecho volver a su tierra con fuerzas renovadas para afrontar el reto de la Secretaría General de aquí. ¿No le parece?

Uno nunca se aleja ni de su pueblo ni de su territorio ni de su provincia ¿Cómo se va a alejar una cordobesa de su provincia? Es imposible, y las distancias no sólo se miden en kilómetros. La distancia es si tú te sientes lejos o te sientes cerca, y yo siempre me he sentido muy cerca de Córdoba y de La Carlota. No. No estoy lejos de aquí, ni yo lo entendía como alejarme. Lo entendí como una oportunidad para Córdoba. Por tanto, ésa es la responsabilidad que yo me echo a mis espaldas cuando un grupo parlamentario, el presidente del Gobierno, la dirección del partido te dicen que creen que reúnes las condiciones para poder estar en la dirección del partido y en la Secretaría General. Eso te da oportunidades que yo siempre las cojo con mucho cariño y con mucha inteligencia para ponerlas a disposición de Córdoba y del territorio por el que soy diputada. Yo soy diputada por Córdoba. Y si tengo la oportunidad de ser dirección del partido, todo eso se pone a disposición de Córdoba. Por lo tanto, yo nunca sentí que eso me alejaba de Córdoba, sino que me daba más responsabilidad para seguir sirviendo a Córdoba.

"La relación con el Gobierno es diaria y muy estrecha, y cuando hay demandas de Córdoba, estamos en una disposición máxima de agilizar mucho a que lleguen finalmente hasta donde se adoptan las decisiones"

¿Y qué valoración hace del tiempo que lleva en Madrid haciendo política?

Personalmente, siempre es un honor y una satisfacción para una socialista que tu partido confíe en ti para estar en puestos de responsabilidad; sea el que sea y estés donde estés. Y a nivel personal, un honor y una gran responsabilidad, porque me gusta hacer las cosas bien y ejercer la responsabilidades que se nos encomiendan. Y para Córdoba, lo que le proporciona a cualquier diputado del Congreso de los Diputados son herramientas que nos permite llevar a cabo iniciativas que, al fin y al cabo, vienen a ayudar y a defender los intereses y demandas que nos puedan trasladar los cordobeses y cordobesas y las organizaciones civiles de nuestra provincia. Y luego estar en la Secretaría General qué duda cabe que te permite estar más cerca en este caso del propio Gobierno. La relación con el Gobierno es diaria, es muy estrecha. Y cuando hay demandas de Córdoba y de alguna organización, alcalde o quien sea, estamos en una disposición máxima de agilizar mucho a que esas demandas lleguen finalmente a los sitios donde se adoptan las decisiones.

Rafi Crespín posa para Córdoba Hoy

Da la impresión de que los acontecimientos dentro del PSOE se han desencadenado de forma frenética con la presentación de su candidatura, la renuncia de Antonio Ruiz y la posterior decisión de Juan Espadas de que Ruiz entre en la dirección regional. ¿Forma todo parte de un guión predeterminado?

No, no. Las cosas auténticas no hay que prepararlas mucho. Las cosas, cuando se cree en ellas y se cree de verdad, lo que tienen que hacer es acomodarse a lo que decimos y defendemos. Es decir, si yo defiendo un modelo del PSOE de Córdoba que es moderno, que es vanguardista, que es innovador, que tiene que pasar por la unidad, porque es la única manera, la que entiendo, porque eso nos da fortaleza, eso se tiene que llevar a la práctica. Y eso responde a cumplir con hechos, con lo que estoy poniendo en el discurso y con lo que, de alguna manera, estoy comprometiendo con la militancia. Por tanto, no hay nada premeditado. No es nada preparado. Es que creo que eso le restaría autenticidad a la buena voluntad y a las ganas y el sueño de querer hacer un PSOE de Córdoba que le toca vivir otro tiempo. Yo creo de verdad que puedo ofrecer algo nuevo al PSOE de Córdoba, y por eso estoy aquí. Y estoy rodeándome de gente que es buena, muy buena, en todo lo que hace. Por eso, además, estoy diciéndole a toda la militancia y compañeros y compañeras del partido que las puertas están abiertas y que esto lo tenemos que construir entre todos y todas. 

Qué valoración hizo del momento, quizá muy oportuno, en el que Antonio Ruiz, retiró su candidatura. 

Yo creo que le honra esa actitud. Éste es un partido grande, es un partido que pasa por distintos tiempos. Es otro tiempo. Toca otra cosa y él ha sabido entender que eso es así. Ha sabido responder a las demandas y a lo que se está lanzando como proyecto renovado, como fortaleza de los equipos de trabajo, como incorporación de nuevas formas de hacer las cosas en el PSOE de Andalucía y en el PSOE de Córdoba. Lo entendió, ha sido generoso, y le honra el decir oye entiendo esto y en defensa de esa unidad y de los intereses del partido por encima de cualquier otro tipo de intereses, retiro mi candidatura.

"Creo que a Antonio Ruiz le honra su actitud; entendió que son otros tiempos para el partido y ha sido generoso retirando su candidatura en favor de la unidad"

Una nueva etapa en el PSOE de Córdoba que supondrá una importante renovación, pero con apoyos de caras muy conocidas en el partido. Explíquenos cómo se come eso.

Este proceso surge de la responsabilidad que en este caso yo considero que tengo solamente como militante del PSOE y teniendo el carné que tengo del PSOE y llevando militando desde el año 1999. Con esa premisa, uno tiene que sentir la responsabilidad en los peores momentos, porque ahora estamos en un mal momento para el PSOE andaluz y para el PSOE de Córdoba, porque perdimos el Gobierno andaluz y cuando uno tiene el carné hay que sentir esa responsabilidad mucho más cuando las cosas van mal. Así lo entiendo yo y toca remangarse porque vi que las cosas no van todo lo bien que debían para una organización como el PSOE, y decir esto no puede ser y yo tengo que poner de mi parte para resolver esto. Eso debe conseguirse desde la responsabilidad y desde la fortaleza que sólo da la unidad.

Rafi Crespín posa para Córdoba Hoy

Pero no quiero que se quede en mero relato y en un discurso bonito donde la gente pueda sentirse no sólo cómoda, sino tranquila. No, yo lo siento así de verdad. Este partido estatutariamente pasa por unos procesos que son convulsos. No vamos a negar que son las primarias, donde hay diferentes modelos y liderazgos a contrastar. Los compañeros y compañeras, legítimamente y con libertad plena, se ponen al lado de uno u otro, y yo siempre digo que el problema no son las primarias, sino la gestión que hacemos de las primarias.

Por tanto, esa gestión tiene que ser limpia y tiene que ser auténtica desde la buena voluntad y desde la buena fe, desde la bondad de que eso lo hacemos para ser mejores. Yo sí creo en la unidad, pero también le digo a los compañeros y compañeras que eso no significa uniformidad; yo no quiero que todo el mundo opine como yo, y no quiero sólo tener a personas a mi alrededor que me digan las cosas que hago bien. También tienen que decirme lo que no estamos haciendo tan bien.

Bien. Según eso, ¿cuál va a ser entonces el modelo que plantea?

Será un nuevo modelo que se fortalezará con la unidad, porque vamos a contar con todos y con todas. Habrá compañeros y compañeras de todas las sensibilidades que podáis reconocer los medios de comunicación en el PSOE de Córdoba. La razón es sencilla: Yo quiero que la militancia en su conjunto se sienta reconocida y representada en esa Dirección del PSOE. Quiero ofrecerle a toda la militancia la ocasión de que cuando vea la foto de la Directiva del partido se sienta representada y no excluida. Y luego, por supuesto, vamos a ir incorporando a los que son los valores de siempre junto a otras formas de trabajar, con otros mecanismo. Eso implica establecer la autocrítica. Por eso hablo de ese comité de veteranos, que nos van a ayudar a ser autocríticos cada día.

Hay que establecer con los mejores equipos de trabajo estrategias que nos permitan ser un partido competitivo electoralmente. Está claro que cuando yo hago esto, es porque quiero que el PSOE vuelva a gobernar la Junta de Andalucía. Yo quiero que el PSOE gobierne y siga gobernando la Diputación de Córdoba. Yo quiero que el PSOE tenga más alcaldías de las que ahora mismo tiene. Quiero que detrás de eso y de esa ambición, que es legítima y responsable para una organización que aspira a ser un partido de gobierno, haya equipos que trabajen seriamente. Y eso también lo estoy ofreciendo y lo estoy poniendo a disposición de quienes quieran colaborar. A partir de ahí, con mucho trabajo, con mucha responsabilidad y con mucha encomienda, tenemos que ser capaces también de sentirnos a gusto en nuestra casa, en nuestra organización, y que seamos capaces de que esa ola de ilusión, de ganas y de esfuerzo la llevemos hasta donde hay que llevarla, que es a la calle y que esté ha disposición de los ciudadanos y ciudadanas que confían en nosotros.

"A lo que aspiro es a que trabajemos tranquilos y disfrutando, y que las primarias vengan a fortalecernos, no a destrozarnos"

Por lo que está hablando, ¿su estrategia va a ser la de tener a los rivales más cerca que sus propios amigos dentro del partido? ¿Un poco lo que está haciendo Juan Espadas con Antonio Ruiz y que no supo hacer Susana Díaz?

Es que hay que reconocer los errores. Si no los reconocemos, no avanzamos. Por lo tanto, si algo no funciona hay que hacerlo de otra manera. Pero le aclaro que aquí no hay rivales ni adversarios; ésos están en otro lado electoralmente hablando. Están en el resto de fuerzas políticas que son con quienes vamos a competir legítimamente y por derecho, como al PSOE le gusta. Y para ser competitivos electoralmente nosotros no podemos prescindir del mayor capital que tiene cualquier organización, que es su capital humano. Por simple inteligencia, no vamos a prescindir de todo lo bueno que tiene este partido, hubiera estado donde hubiera estado en cada uno de los momentos por los que ha pasado este partido y tendrá que seguir pasando. A lo que yo aspiro es a que de alguna manera estemos tranquilos, disfrutemos con lo que hacemos y aprendamos juntos a hacer una buena gestión de las primarias. Que éstas vengan a fortalecernos y no a destrozarnos, porque si no no hemos conseguido nada. Y si incorporamos a los estatutos algo de lo que creemos, bien está, que la responsabilidad de quienes estamos en primera linea es hacer una buena gestión de esas primarias.

Rafi Crespín posa para Córdoba Hoy

En sus mensajes en redes sociales de los últimos días habla primero de "fisuras" para luego actuar como un sastre tratando de cerrarlas con la aguja de la unidad.

Bueno, es que lo primero que hay que hacer es creer en ese mensaje, y yo me lo creo. Y el siguiente paso es aplicarlo y ejercerlo. Nadie puede creerse lo de la unidad sólo hablando de ella con los compañeros y compañeras cuando llega la hora de pedirle su confianza para que me voten en estas primarias. No. Para ejercer la unidad, uno tiene que tener hechos, tiene que hacer gestos, porque con el ejemplo es como se convence a la gente. Y esto es importante, porque no se trata tampoco de vencer, sino de convencer, y eso se consigue con el ejemplo. Está claro.

¿Cómo se hace pedagogía? Con el ejemplo. Es la única manera, y yo he querido que con mis hechos, con mis decisiones la gente entienda que me lo creo y que es verdad. Por eso sorprende cuando en un acto público apareces junto a compañeros y compañeras que han estado en diferentes corrientes, con diferentes candidatos y candidatas en diferentes momentos. No es un gesto falso, creo de verdad que tiene que ser así. Pero esto ya no va de las primarias a nivel federal o a nivel regional. Esto va de que el PSOE de Córdoba somos todos los compañeros y compañeras que estamos en Córdoba, que tenemos que ponernos a disposición de este nuevo tiempo en Córdoba.

¿Y cuál es el espacio político real del PSOE, y cuál le gustaría a usted que fuera?

Es que yo no renuncio a nada de lo que ha sido siempre el PSOE. Este partido ha sabido ocupar ese espacio de la izquierda moderada, el espacio de centro-izquierda, es decir que el tiempo viene a situarnos también en ese escenario. Todos sabemos lo que ha pasado con esos partidos que venían de salvadores, llámese Ciudadanos; y todos sabemos cómo está ese partido a día de hoy en el Congreso de los diputados, que tiene nueve representantes, que es impensable. Por tanto, el espacio electoral que el PSOE aspira y quiere seguir conservando es el espacio para el que nació. Y nació para defender a la izquierda, para defender a la clase obrera, pero en el desarrollo de una democracia, que todavía no es mayor, sino que es joven, ha ido de alguna manera consiguiendo el apoyo y el respaldo del espectro del centro-izquierda, que es la clase media a la que además la ministra en la defensa de los presupuestos dejó muy claro: Nosotros seguimos defendiendo esa clase media. Eso, de hecho, lo construyó el PSOE y el PSOE quiere que esa clase media sea de verdad clase media, porque en los últimos años está siendo una clase empobrecida. Así que queremos conservarla, pero que sea de verdad y que nos permita tener un abanico de bienestar en la sociedad.

"El PSOE ha sabido ocupar el espacio de la izquierda moderada, el espacio de centro-izquierda, defendiendo a la clase media, y el tiempo viene a situarnos también en ese escenario"

Está claro que hablar de PSOE es hablar de Andalucía y eso da pie a pensar que Madrid no da un paso sin mirar de reojo antes al Sur. ¿Sigue intacto ese papel preponderante de los andaluces en el seno de un partido con muchas caras y sensibilidades?

Sin duda. Creo que hay muchos ejemplos que sirven de muestra para ejemplificar eso. Andalucía tiene mucho peso per sé, porque tiene mucha población. Es verdad que ahora gobiernan el PP, Vox y Ciudadanos, pero es también verdad que Andalucía mayoritariamente confió en el PSOE en las últimas elecciones. Por tanto, se sigue mirando y se va a seguir mirando, en este caso con mucho cariño, a Andalucía. Aquí hay mucha gente que confía en el modelo de sociedad que estamos defendiendo, que es el que recogen los Presupuestos que afortunadamente esta semana el Congreso de los diputados echó para atrás todas las enmiendas de los partidos de la derecha, principalmente. Por tanto, claro que sí; Andalucía sigue siendo una prioridad para el Gobierno de España y se le tiene mucho mimo y mucho cariño y se le va a seguir teniendo.

De hecho, en este caso Córdoba aporta cada vez más personas que están involucradas en el Gobierno de Madrid, como ha sido Carmen Calvo, aunque ya no esté en la responsabilidad que ha tenido hasta hace bien poco; está Luis Planas como ministro de Agricultura, está usted misma... ¿Qué supone para Córdoba estar ahí en el candelero del partido?

Todo lo que sea ocupar puestos de máxima responsabilidad en una relación estrecha como decía antes con el Gobierno ayuda mucho, mucho mucho a Córdoba. ¿Eso quiere decir que todos los problemas que tiene Córdoba se pueden resolver? No. Considerar eso sería engañarnos, porque las posibilidades son las que son. Pero, desde luego, de las que son, si tenemos compañeros y compañeras que ocupan puestos de máxima responsabilidad, siempre va a salir mejor parada Córdoba, y en este caso también Andalucía. Afortunadamente hay mucho andaluz y andaluza que estamos en puestos responsabilidad que nos permite tener bien posesionada a nuestra tierra y nos permite defender los intereses andaluces.

Rafi Crespín posa para Córdoba Hoy

Ya que hemos mencionado a Carmen Calvo, se me ocurre preguntar cómo queda ella en todo este proceso de cambio que se produce en su doble cuna andaluza y cordobesa.

Carmen Calvo es una persona a la que le tenemos todos mucho cariño en Córdoba y en Andalucía. De hecho, ella me dijo no hace mucho muy ilusionada que estará en el Congreso de Torremolinos (la entrevista se realizó antes de ese encuentro), va a formar parte de algún ágora y va a estar también al lado de Juan Espadas, porque Carmen lleva muchos años dedicada a trabajar por este partido. Formó parte del Gobierno de la Junta de Andalucía con Manuel Chaves mucho tiempo. Ha sido vicepresidenta primera del Gobierno hasta hace nada. Y luego todos sabemos que es una persona con un nivel extraordinario, personal, profesional y políticamente hablando. Por tanto, Carmen tiene que seguir todavía colaborando mucho y ayudando mucho a las personas que aquí estamos ahora y que vamos a ir asumiendo estas responsabilidades. Es que nos refugiamos mucho en ella, la llamamos mucho y siempre está a nuestro lado y siempre da buenos consejos.

"Carmen Calvo es una persona con un nivel extraordinario, personal, profesional y políticamente hablando; nos refugiamos mucho en ella y tiene que seguir colaborando mucho en este proyecto"

A estas alturas del proceso es de suponer que ya ha tocado a los considerados 'barones' locales. Entiéndase por ello ciertos alcaldes como Rafael Llamas de Montilla, Esteban Morales de Puente Genil o Ana Romero de Montoro. ¿Se han producido ya movimientos?

Sí, sí. Ana Romero y Rafa Llamas estuvieron prácticamente desde el principio, porque es verdad que han trabajado mucho y hemos trabajado mucho. Y Esteban, llegado el momento en el que ya pasaron las primarias y Espadas fue elegido secretario general y que vamos a Torremolinos a que Juan nos diga con qué personas y con qué modelo, con qué equipo va a transformar lo que él quiere transformar del partido para que se ponga a disposición de la sociedad, pues Esteban también entendió desde ese momento que ya había pasado eso, y lo que había que hacer también es empujar por ese nuevo tiempo que hay en Andalucía. Está trabajando y colaborando con el equipo también.

Nos vamos a adelantar a los acontecimientos. Imaginemos que ha conseguido la victoria. ¿Por quién apostaría para la Alcaldía de Córdoba? ¿Buscaría nuevas caras para un nuevo ciclo?

Yo hago todo en base a un trabajo serio, como he dicho antes. Lo primero que vamos a hacer es establecer ese trabajo serio, riguroso, especializado y profesionalizado, que nos permita tener una estrategia electoral y una hoja de ruta en Córdoba capital y en otros muchos municipios de otros muchos territorios, donde aspiro a que el PSOE mejore sus resultados electorales. Pues bien, cuando ese trabajo esté hecho, ese mismo trabajo también nos dirá qué tenemos que hacer, qué tenemos que cambiar, qué no tenemos que cambiar, si hay que contar con otros tipo de personas o no o si hay personas dentro que podrían liderarlo perfectamente.

Pero todo se hará en base a ese trabajo. Quiero que haya seriedad en la toma de las decisiones. Además, y que quede claro, las decisiones no puede ser que las tome sólo una persona; me niego. Se tienen que tomar de forma colegiada. Además, esas decisiones tienen que estar contrastadas y basadas también en un trabajo serio. Para el caso de Córdoba capital, se trata de conocer bien a la sociedad cordobesa, saber dónde y cuáles son las principales demandas, dónde están las debilidades del rival, que es el PP por ser quien gobierna. Cuando todo ese trabajo esté hecho y puesto sobre la mesa, tomaré esas decisiones para que sean lo más acertadas posibles.

Rafi Crespín posa para Córdoba Hoy

¿Le hace ascos a seguir manteniendo alianzas con otros partidos de izquierda para asaltar de nuevo la Junta de Andalucía?

Para nada. Siempre he pensado que la recuperación de la Junta es lo suficientemente importante como para echar mano del apoyo de otros partidos del espectro de izquierdas. Para un partido como éste, que es un partido de gobierno, que es el partido del diálogo, del acuerdo, del consenso, no tiene sentido no hacerlo. Estamos en unos tiempos nuevos. Creo que los tiempos de las mayorías absolutas pasaron. Tenían sus cosas buenas y tenían sus cosas no tan buenas y también pasa lo mismo con este nuevo modelo donde los parlamentos están más fragmentados, porque recogen las distintas sensibilidades y opiniones que los ciudadanos y ciudadanas nos dan con su voto. Es lo que el pueblo ha querido y tenemos que estar a la altura de una democracia moderna.

Y para ello, si no tenemos una mayoría absoluta, pero nos creemos de verdad que somos un partido de gobierno y aspiramos a gobernar, porque creemos y estamos convencidos de que con nosotros a la ciudadanía le va mejor, nuestra obligación es llegar a un acuerdo con los partidos que legítimamente están representados  en las distintas cámaras. Yo lo veo así y creo en ello. Y es la experiencia que hay que poner a disposición de la ciudadanía. Y no lo veo tan mal para la Junta de Andalucía. El Gobierno de Juanma Moreno y del PP ha volado por los aires todos los servicios públicos y la defensa que habíamos hecho los partidos de izquierda en todos los años en democracia que hemos gobernado.

¿Por que dice eso?

Es que yo leo e interpreto de lo que está en la calle. Veo a los sanitarios dimitiendo en bloque de distintos sitios. Veo a 8.000 sanitarios despedidos, veo a los maestros y las maestras manifestándose, veo dos mil y pico unidades escolares menos en Andalucía, veo a la gente movilizándose en la defensa de la Memoria Democrática Histórica. Es decir, veo cómo están volando por los aires lo que son derechos, veo cómo no se aplica la Ley de la Eutanasia, cómo se sigue negando el PP a una Ley que ha aprobado el Parlamento legítimamente. Estamos hablando de cosas muy serias. Evidentemente, esas alianzas frente a todo lo que está pasando no las veo tan mal. Creo que la gente, que es la que está en la calle y es la que está defendiendo esas cuestiones de peso, le está haciendo ver a Juanma Moreno los mal que lo está haciendo.

"El PSOE es la mayoría social de esta tierra; eso es así y está contrastado; por tanto, vamos a cumplir con nuestra responsabilidad de llegar al Gobierno de la Junta"

Y ahora lo que necesitan es un PSOE con un proyecto renovado, con equipos de trabajo al lado de la gente en esas demandas y en esas reclamaciones, defendiendo lo que queremos para Andalucía. Para estas cuestiones soy de las utópicas y me gusta tener ilusiones y sueños, y el del PSOE siempre es gobernar, pero no por nada, sino porque creemos que gobernando el PSOE a la gente le va mejor y porque sabemos y estamos convencidos de que somos la mayoría social de esta tierra. El PSOE es la mayoría social de esta tierra; eso es así y está contrastado. Por tanto, vamos a hacer lo que tenemos que hacer, que es nuestra responsabilidad para llegar al Gobierno.

Quizá sí hacía falta un poco de madurez política, porque no estamos acostumbrados a la fragmentación parlamentaria y eso trae consigo un proceso de tiempo hasta que todos nos acostumbramos a esa nueva realidad.

Sí, es un proceso que trae también a otra gente que no haya vivido lo que son las mayorías absolutas. No nos vamos a engañar. Hay muchos cuadros de este partido, del PSOE, que ha gobernado Andalucía siempre y estaban acostumbrados a lo que son las mayorías absolutas, pero como ya toca otra cosa hay que adaptarse. La inteligencia es la capacidad de adaptarse a las circunstancias y al momento. Y este partido es inteligente. Tiene a mucha gente capaz de hacer grandes cosas.

Por tanto, vamos a ser inteligentes, vamos a adaptarnos cuanto antes a que los tiempos de las mayores absolutas se acabaron y vamos a quedarnos con todo lo bueno que eso nos da y vamos a establecer las estrategias que sean pertinentes, las hojas de ruta, los compromisos, los hechos, los ejemplos, que a la gente les haga ver que aquí estamos. Y que estamos preparados, adaptados a este nuevo tiempo para ofrecerles lo mejor desde el Gobierno, en este caso de la Junta de Andalucía.

Rafi Crespín posa para Córdoba Hoy

Antes usted ha hablado de pasada de los Presupuestos. ¿Díganos qué cree usted que van a significar esas cuentas del Gobierno central para Córdoba?

Antes que nada, quiero poner sobre la mesa una reflexión: Y es que la Ley de Presupuesto es una de las más importante que entran a la Cámara. Por eso creo que es la máxima responsabilidad que tiene un Gobierno. He mencionado ya muchas veces la palabra responsabilidad a lo largo de esta entrevista. Por tanto, el Gobierno ha cumplido con su responsabilidad, que es ofrecer y poner a disposición de los ciudadanos y ciudadanas una Ley de Presupuestos. Es el instrumento que nos permite recoger todos los fondos europeos que vienen y nos van a permitir poner a disposición de la ciudadanía una recuperación, pero que sea realmente justa. Nos va a permitir contrastar lo que es la salida de una crisis financiera como fue la de 2008 con el Gobierno del PP con lo que es la salida de una crisis mucho más fuerte y más profunda, como la sanitaria, social y económica de la Covid desde un Gobierno de izquierdas. En este sentido, creo que el país está de enhorabuena, porque eso unido a los datos que se nos están dando, que estamos a la cabeza en vacunaciones, eso hay que recordarlo porque es muy importante, ya estamos vacunados, estamos más tranquilos y tenemos más certidumbre. Segundo porque los índices de crecimiento son buenos, tercero porque la última EPA nos dice también que vamos bien, por tanto las medidas que estamos poniendo a disposición desde el Gobierno son buenas y los datos lo avalan.

"Los Presupuestos están pensados para que los jóvenes puedan echarse a la espalda la recuperación de este país con el respaldo de lo público detrás"

A partir de ahí, se trata de generar oportunidades, y yo me voy a quedar con la población diana de este Presupuesto, que son los jóvenes, que solos que tiene que echarse a sus espaldas la recuperación de este país, el mantenimiento de la hucha de las pensiones. Y para eso tienen que tener a lo público detrás ayudándoles, en la formación con más becas, en las posibilidades de incorporarse a un empleo y en las posibilidades también de emanciparse con vivienda. Por tanto, eso que trae los presupuestos a nivel general, también lo trae para los cordobeses y cordobesas. Y lo que traen para Andalucía en las inversiones que también están ahí.

Rafi Crespín posa para Córdoba Hoy

Hay un tema que no quiero dejar de tocar, porque me parece importante en este nuevo tiempo de la política. Los Presupuestos gestionan el presente, pero tienen que diseñar el futuro. Todo lo que tiene que ver con transformación y transición ecológica, con retos demográficos, innovación, investigación, que además aumenta el presupuesto un 90%, a mí me parece importante, porque no se habla de esto, pero hay que hacerlo. El futuro va por ahí y las oportunidades para los jóvenes van por el mismo camino. Así que incorporemos también toda esa parte ecologista de la que a este partido le gusta hablar, porque el futuro viene igualmente por esos derroteros y el desarrollo viene ligado a eso.

Ésas son las oportunidades que en este caso estos Presupuestos le dan a España, pero también a Córdoba, desde una perspectiva de la izquierda, desde los retos que la izquierda tenemos, uniendo a esto el blindaje de lo que para nosotros son las líneas rojas que el Gobierno de la junta y del PP vuela por los aires, y que son los derechos adquiridos, pero que sabemos que no se mantienen para siempre si no hay un Gobierno sensible. La salud, la educación, la dependencia y otras nuevas prestaciones y derechos, como el Salario Mínimo Interprofesional, que se ha ampliado, o el Ingreso Mínimo Vital que está ayudando a tantas y tantas personas o las ayudas para las familias más vulnerables. Es decir, lo que es el modelo de sociedad que nosotros queremos para que haya recuperación, pero que sea para todos y para todas.