LA CIUDAD

Sus Majestades de Oriente pudieron llenar de ilusión las calles de Córdoba

Sus Majestades de Oriente pudieron llenar de ilusión las calles de Córdoba