INFANTIL Y PRIMARIA

UGT denuncia que Educación suprima unidades antes que tomar otras medidas

El sindicato ha denunciado que en los últimos dos cursos se han suprimido ya 68, lo que agrava las condiciones laborales de la plantilla de profesores

Isaías Ortega Romero, secretario general de FeSP-UGT en Córdoba, con responsables del sindicato
Isaías Ortega Romero, secretario general de FeSP-UGT en Córdoba, con responsables del sindicato

El sindicato UGT de Córdoba ha denunciado, a través de un comunicado, que "un curso más, la Consejería de Educación reincide en su política de supresión de unidades de Educación Infantil y Educación Primaria". De este modo, para el curso actual 2017-2018 son, en la provincia de Córdoba, un total de 29 unidades suprimidas en estas etapas, continuando la tónica del curso anterior, 2016-2017, en el que fueron 39, añade la nota. Eso significa que en tan sólo dos cursos académicos la cantidad asciende a un total de 68 unidades suprimidas.

Desde la FeSP-UGT de Córdoba, que esta mañana ha convocado una rueda de prensa de su secretario general, Isaías Ortega, para hablar de este tema, "no podemos aceptar esta política de supresiones continuadas que está aplicando la Consejería", ya que eso, además, conlleva un agravamiento de las difíciles condiciones laborales y de conciliación de la vida laboral y familiar de un amplio sector del profesorado por causa de supresión de plazas y desplazamientos, detracción de vacantes del concurso de traslados o años en situación provisional a la espera de un destino definitivo.

Al mismo tiempo, reduce la contratación de personal interino, acarreando, así, un deterioro para la calidad educativa. La Administración justifica estas supresiones por el descenso de la natalidad, pero no muestra voluntad de estudiar medidas coyunturales para paliar esta problemática antes de ejecutar una supresión.

UGT Educación

Por esta razón, desde la UGT se insta a la Consejería a que tome en consideración otras medidas posibles que evitarían la pérdida de unidades escolares. Es el caso, por ejemplo, del establecimiento de un periodo moratorio de unos años, al igual que ocurre con la conversión de plazas de plantilla de funcionamiento a orgánica, o un incremento del profesorado de apoyo para la mejora de la atención a la diversidad.

Otro posibilidad es el aumento de refuerzos educativos o también la bajada generalizada y de forma coyuntural de la ratio en las zonas más afectadas, realizando un reparto de alumnado entre todas las unidades existentes.

Según el sindicato, estas medidas expuestas tendrían el potencial de revertir de manera muy positiva en nuestro sistema educativo, ya que permitirían una mayor y mejor atención a nuestro alumnado y, por ende, un crecimiento directo de la calidad educativa.

"En conclusión, instamos a la Consejería a que, antes de seguir con su política de supresiones masivas, más bien se estudien y apliquen medidas alternativas, sin obviar la ineludible incentivación del aumento de la natalidad mediante políticas activas por parte de las diferentes Administraciones y agentes sociales", añade el sindicato.