sábado 01.10.2022
Cordoba Hoy

CAMPIÑA SUR

Condenado a prisión y a indemnizaciones un vecino por agredir a tres guardias civiles en Puente Genil

Los servicios jurídicos de AUGC en Córdoba señalan que los guardias civiles sufrieron 154 agresiones en los tres primeros meses de este año, y el servicio de prevención de la Guardia Civil sólo ha investigado siete de esos casos

coche guardia civil2
Ataques a vehículos de la Guardia Civil en Puente Genil
Condenado a prisión y a indemnizaciones un vecino por agredir a tres guardias civiles en Puente Genil

Los servicios jurídicos de la AUGC han asesorado y representado a tres guardias civiles destinados en el Puesto Principal de Puente Genil, en la Campiña Sur, obteniendo una sentencia del Juzgado de lo Penal número uno de Córdoba mediante la que se condena a un vecino de esa localidad como autor de un delito de atentado, tres delitos de lesiones, un delito de conducción temeraria y otro más de conducción sin permiso, por los que se le imponen penas que suman más de cuatro años de prisión, así como la indemnización a los agentes por las lesiones sufridas.

Según se describe en la sentencia, los hechos tuvieron lugar en octubre de 2020, cuando los agentes iban a proceder a identificar al condenado, quien puso en marcha su vehículo y aceleró bruscamente hacia atrás con la intención de atropellar a uno de los guardias civiles, que se encontraba detrás y tuvo que saltar arrojándose al suelo para evitar ser atropellado.

Seguidamente embistió violentamente al vehículo oficial en cuyo interior se encontraba otro de los guardias. Tras ello, emprendió la huida intentando atropellar al tercer agente, quien consiguió abrir la puerta del copiloto, momento en el que el condenado aceleró la marcha del vehículo haciendo que cayera el guardia civil al suelo.

En su huida condujo a gran velocidad por distintas calles de Puente Genil, poniendo en peligro a los viandantes y al resto de conductores, saltándose varias señales de Stop e invadiendo el carril contrario, provocando que otros vehículos tuvieran que hacer maniobras bruscas para evitar la colisión, y obligando a una madre con su hijo a cerrar rápidamente la puerta del vehículo para evitar ser embestida.

Guardia Civil de Puente Genil
Guardia Civil de Puente Genil

Así estuvo hasta llegar a la barriada Juan Rejano, donde abandonó el vehículo y se introdujo en una vivienda, barriada en la que fue detenido tres días después, a pesar de su fuerte resistencia a la detención, durante la cual lanzó patadas y puñetazos contra los agentes.

Como consecuencia de los intentos de atropello y la embestida contra el vehículo oficial, los tres guardias civiles sufrieron diferentes lesiones, por las cuales el juzgado a condenado al agresor a indemnizarles con cuantías que suman más de 2.000 euros.

El abogado Álvaro Moreno, que ha asistido a los agentes, ha declarado que "estos hechos corroboran lo que la AUGC lleva años denunciando, que existe una tendencia al alza en las agresiones contra guardias civiles y que Puente Genil es una de las localidades de esta provincia que registra más delitos de este tipo, por lo que nuestro bufete seguirá colaborando activamente para defender los intereses de los agentes en situaciones como esta".

La AUGC ha hecho público hace unos días que, según datos oficiales, los guardias civiles sufrieron nada menos que 154 agresiones en los tres primeros meses de este año, a pesar de lo cual el servicio de prevención de la Guardia Civil solo ha investigado siete de esos ataques. De hecho, la propia dirección general del Cuerpo ha reconocido que más del 40% de los accidentes que sufre este colectivo son consecuencia de agresiones física.

Por ello, la AUGC lleva años reclamando no solo que se agraven las penas por este tipo de delitos y se refuerce la protección jurídica, sino que además se dote a los agentes del suficiente material de defensa y protección, porque actualmente no disponen de chalecos balísticos para un uso individualizado, ni de pistolas táser, entre otras carencias. La situación en la calle evoluciona continuamente a peor y la Guardia Civil debe preocuparse por los riesgos diarios que afrontan los agentes, porque cuando peligra la integridad física de los trabajadores, su protección debe ser prioritaria.

Comentarios