martes 30.11.2021

Concentración el sábado en Peñarroya-Pueblonuevo

Alerta nuclear en la Vega del Guadalquivir

La Plataforma Antinuclear de Córdoba alerta de que El Cabril ya almacena residuos con cientos de miles de años de vida radiactiva y que Enresa lo quiere ampliar

Plataforma antinuclear de Córdoba
Los convocantes del I encuentro contra la ampliación de El Cabril
Alerta nuclear en la Vega del Guadalquivir

Es un problema más serio de lo que parece. Porque El Cabril, en el término municipal de Hornachuelos, en la comarca de la Vega del Guadalquivir, está concebido exclusivamente para guardar residuos radiactivos de baja media intensidad, es decir con una pervivencia de tres siglos, pero ya están llegando otro tipo de residuos con una vida de "cientos de miles de años" y eso significa que ni se cumple con lo que se había establecido legalmente ni ese cementerio está preparado para ello.

Quien así lo ha denunciado es el portavoz de Ecologistas en Acción en Córdoba, Guillermo Contreras, que ha sido el encargado de presentar esta mañana en la Plaza de La Corredera ante los medios el I Encuentro contra el cementerio nuclear El Cabril, que tendrá lugar en Peñarroya-Pueblonuevo el próximo sábado, a partir de las 11.00 horas, aunque ya Equo lo había adelantado en una nota pública temprana.

Según Contreras, El Cabril se pretende ampliar. Ya, de hecho, en 2015 el Consejo de seguridad Nuclear reconoció en un informe que hasta Córdoba se habían traído 112 kilos de óxido de uranio, "un elemento radiactivo con centenares de miles de años de vida y emisor de partículas alfa altamente radiactivas".  En teoría, eso no tendría que haber ocurrido por las característica que tiene el cementerio cordobés, pero se ha producido, en palabras del ecologista, por "la opacidad en la que se mueve el sector nuclear, las fuertes presiones que el sector ejerce sobre los gobiernos sean del color que sean  la política de puertas giratorias que todos conocemos sobradamente, donde expresidentes y exministros han pasado del banco azul a los consejos de administración de las empresas del sector de la energía y viceversa".

En el cementerio cordobés hay ya 112 kilos de óxido de uranio y llegan residuos de Valdellós II

Se trata, por tanto, de una situación "ilegal" que tiene como trasfondo el interés del lobby nuclear por prolongar la vida de las centrales nucleares. "Si lo consiguen, seguirán produciendo residuos y en algún sitio los quieren almacenar", ha advertido.

Oposición a principios de siglo

¿Será en Córdoba? No, si la sociedad lo rechaza como ya hizo en 1996 y en los siguientes años entrando ya a principios del actual siglo, cuando varios miles de personas se concentraron en Belalcázar y otros municipios del Norte de la provincia liderados por el entonces coordinador de la Plataforma Antinuclear cordobesa, Miguel Aparicio, para gritar bien alto que "el almacenamiento geológico profundo (ATC) que venía para el batolito granítico de Los Pedroches no tenía cabida aquí", en palabras de Pepe Larios, presidente de Equo Córdoba.

el cabril

El problema es que en Cuenca, donde se pretendía ubicar el ATC ahora, existe una oposición absoluta al proyecto, con toque al Gobierno sólo le resta un movimiento: Traerlos a Córdoba, "y no lo vamos a permitir", ha advertido Guillermo Contreras.

Es un sitio donde viven miles de personas, con cierta actividad sísmica y en un centro no apto para residuos con una vida radiactiva tan prolongada, a pesar de que Enresa pretenda "cuadruplicar su capacidad para seguir trayendo restos de Valdellós II y del resto de centrales que se vayan a desmantelar", ha advertido también Pepe Larios, quien ha añadido que "si no lo impedimos, Andalucía se va a convertir en la receptora de toda la basura nuclear salvo el combustible gastado, que también lo intentaron y se rechazó gracias a la movilización popular". Que es lo que se pretende para la ocasión.

A finales del XX miles de ciudadanos evitaron la llegada a Los Pedroches de la temida ATC

Por su parte, la secretaria provincial del PCA Córdoba y miembro de la dirección provincial de IULV-CA Córdoba, Alba Doblas, ha recordado que la Vega del Guadalquivir soporta un inmenso "agujero negro de inversiones millonarias para El Cabril sin ni siquiera una compensación a cambio para el desarrollo necesario de esa una de la provincia donde, quizá por conocimiento de que existe este cementerio nuclear, no se instalan industrias ni ha llegado euro de los Fondos Miner".

También desde Podemos Andalucía, su coordinador, Jorge Hidalgo, ha querido destacar que el sábado en Peñarroya se van a marcar la ruta de trabajo y la estrategia a seguir sobre estos problemas no sólo los cordobeses, sino también gente procedente del resto de Andalucía y de Extremadura, y "vamos a exigir al Gobierno que sean claros y transparentes con la información sobre los residuos nucleares, porque queremos decir hasta aquí hemos llegado y que en Andalucía no queremos estos residuos que tienen miles de años de vida".

La Junta también pregunta

Entre tanto, el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha indicado hoy que desde la Junta de Andalucía "se está ultimando una solicitud especial" dirigida al Gobierno central sobre cuáles son "los planes que tiene a corto y medio plazo" para el almacenamiento de residuos radiactivos de media y baja actividad de El Cabril.

Así lo ha indicado el consejero a preguntas de los periodistas en los pasillos del Parlamento andaluz en un receso del Debate sobre el Estado de la Comunidad, y al hilo de "noticias que con carácter no oficial nos llegan de que puedan estar llegando residuos nucleares de Garoña o de cualquier otro sitio" a El Cabril.

La Junta exige al Gobierno información sobre el futuro del cementerio

José Fiscal ha recordado que "el cementerio nuclear de El Cabril es una instalación gestionada únicamente por el Gobierno de España, que tiene las competencias en gestión de residuos nucleares", y ha confirmado que, ante esas "noticias con carácter no oficial, se está ultimando una solicitud especial de cuáles son los planes en este sentido del Gobierno de España y de cuáles son los planes que tienen para El Cabril a corto y medio plazo".

Estas solicitudes se plantean, según ha apostillado el titular andaluz de Medio Ambiente, "siempre teniendo en cuenta" que El Cabril "no es una competencia nuestra" y "es un cementerio nuclear al que se llevan residuos nucleares, que para eso está, nos guste más o menos".

En todo caso, "como Gobierno andaluz queremos saber exactamente si hay alguna actuación que se salga de lo excepcional, de la que sí somos recurrentemente informados" por parte del Ejecutivo central, según ha indicado el consejero de Medio Ambiente.