viernes 12.08.2022
Cordoba Hoy

AGUAS POTABLES

El "monstruo de las cloacas" pesa 10.000 kilos y supone en Córdoba un gasto de un millón de euros

En España se recogen diez kilos por habitante y año de toallitas húmedas tiradas al inodoro. Dependiendo de la ciudad, el coste alcanza entre cuatro y seis euros por habitante y año.
toallitas
Imagen de archivo sobre una protesta por el uso de toallitas húmedas tiradas al retrete
El "monstruo de las cloacas" pesa 10.000 kilos y supone en Córdoba un gasto de un millón de euros

Se conoce coloquialmente en el mundo de la inspección y control de aguas como el "monstruo de las cloacas". Su aspecto sin embargo es aparentemente inocente, pues se trata de las típicas toallitas húmedas. Este tipo de materiales no se deben tirar por el váter. Cuando se hace, y lo hacen por descuido o ignorancia muchos ciudadanos, se transforman en un verdadero problema, en ese "mostruo", por sencilla acumulación. En Córdoba se recogen al año 10.000 kilos de toallitas húmedas arrojadas al retrete. Esto supone un coste de un millón de euros para las arcas municipales.'

A nivel nacional diez kilos por habitante y año. Dependiendo de la ciudad, el coste alcanza entre cuatro y seis euros por habitante y año.

Este es uno de los asuntos que se han analizado en la 'jornada técnica de gestión del saneamiento de poblaciones: problemas y retos pendientes, organizado por la empresa municipal de aguas, Emacsa, la fundación Cajasol y la Asociación Española de Abastecimiento de Agua y Saneamiento, AEAS.

Precisamente el presidente ejecutivo de AEAS, Fernando Morcillo, ha detallado que un problema  añadido de las toallitas húmedas arrojadas por el inodoro son los atascos, que pueden producir vertidos de aguas residuales sin depurar a los cauces. También implican que ralentizan y obstaculizan la labor de las brigadas de mantenimiento y conservación de los colectores, lo que genera que se descuadren los trabajos programados. Siguiendo con su apodo, el monstruo tiene varios tentáculos.

¿Qué más retos se plantean las empresas de abastecimiento y saneamiento de aguas potableslos vertidos dfe medicamentos, los productos veterinarios, los desinfectantes o las pinturas.

Pipí, popó y papel: las tres pés

Morcillo ha sido muy claro al respecto. "Al inodoro hay que verter sólo lo que empieza con tres pes: pipí, popó y papel". También ha recordado que hay una norma, la norma UNE 14002 del año 2019 que trata de diferenciar entre los productos que hay que verter en el váter de lo que hay que tirar a la papelera o la basura.

Estos son los retos de unas jornadas que han contado con diversas ponencias en la sede de la Fundación Cajasol, situada en Ronda de los Tejares.

Entre los asuntos tratados de forma más técnica están la gestión de activos en los sistemas de saneamiento, la gestión de energías renovables en depuración, el control de los vertidos, el análisis de los contaminantes, la reutilización de aguas, la gestión de aguas en grandes y pequeños municipios. Además ha habido una mesa de debate.

Entre los ponentes han estado Juan Jesús Luna (Emaesa), Alejandro de la Sota (Consorcio Aguas Bilbao), Félix Ripollés (Iproma), Begoña Martínez (Consorcio Besós-Torderá) o Ramiro Angulo Sánchez (Suez España), entre otros.