miércoles 25.05.2022

DEL 24 DE FEBRERO AL 14 DE JUNIO

Arranca la temporada de caracoles con 40 puestos repartidos por la capital

La tradición por comer caracoles se implantó en la Edad Media, por ser considerada una carne que se podía comer durante la época de Cuaresma. Hoy en día forma parte de la gastronomía primaveral cordobesa 

Caracoles 9
Una mujer sirviendo caracoles en uno de los puestos instalados en la capital
Arranca la temporada de caracoles con 40 puestos repartidos por la capital

Chicos, gordos, y cabrillas son las tres variedades de caracoles que los cordobeses más demandarán en la nueva temporada que en pocas horas arranca. A la variedad del tipo de caracol, se suma una larga lista de salsas para acompañar este proteico alimento, y es que al tradicional caldo le salen nuevos competidores, tales como la salsa carbonara, picantona, brava, al Pedro Ximenez, con pisto, o incluso con chorizo o morcilla. La oferta es muy amplia, y los amantes de los caracoles ya se preparan para degustar hasta el próximo 14 de junio de esta tradicional tapa de la primavera cordobesa.  

En esta ocasión, se instalarán 40 puestos y carpas de caracoles por toda la capital que permanecerán abiertos desde medio día hasta bien entrada la noche, y es que el horario favorito por los cordobeses es el de tarde noche, especialmente cuando se aproxima el calor estival.

Los precios de los caracoles varían según el puesto y también su tamaño y la salsa escogida. Un vaso de "chicos" ronda el euro mientras que la ración de gordos y las cabrillas oscilan entre los dos euros y medio y los tres euros. En Caracoles Cruz de Juarez, su gerente, Rafael Muñoz, explica a este periódico que en su caso el vaso de 'chicos' cuesta 1,10 euros y que las especialidades en salsa, tanto gordos como cabrillas están en los 2,5 euros. Estas especialidades, señala Rafael, son los caracoles con rabo de toro y con callos, un plato novedoso y que conjuga lo mejor de la cocina tradicional cordobesa, aunque los clientes también podrían elegir entre un plato de caracoles con chorizo, una delicia que sube "un pelín el precio ya que cuesta tres euros".

Temporada mala

Este año la temporada se presenta "muy mala" para los caracoleros, y es que a diferencia del año pasado "este año no hay caracoles" debido principalmente a "que el agua ha llegado tarde", señala Rafael. Aún así "los precios se mantienen al igual que otros años aunque en esta ocasión los que nos dedicamos a esto perdamos algo de margen en relación a otras temporadas". Un puesto como el de Caracoles Cruz de Juarez vende al día una media de 100 kilos diarios de caracoles, lo que en una temporada "puede llegar hasta los 8.000 o 10.000 kilos". 

Uno de los dias grandes de esta temporada llegará el día 14 de mayo con la celebración de la tradicional Caracolada Popular, que un año más tendrá lugar en las Setas de Noreña y que en esta ocasión cumple ya su octava edición. Durante esta jornada, todos los caracoleros participantes reparten caracoles gratis a los asistentes.

La tradición por comer caracoles llegó a Córdoba durante la Edad Media. El principal motivo de su éxito fue que este tipo de carne, rica en minerales y pobre en grasas y colesterol, se podía comer durante la época de Cuaresma. Actualmente, el consumo de caracoles en Córdoba y provincia es una costumbre popular que forma parte imprescindible de la gastronomía cordobesa y se hizo popular a mediados del siglo XX.

Caracoles 5

Comentarios