martes 09.08.2022

SANIDAD

El 061 y los hospitales de Montilla, Puente Genil y Valle del Guadiato reciben el distintivo de “Centros Contra el Dolor”

Aquilino Alonso entrega en Córdoba estos distintivos a 63 centros sanitarios y unidades de gestión clínica de la sanidad de toda Andalucía

El 061 y los hospitales de Montilla, Puente Genil y Valle del Guadiato reciben el distintivo de “Centros Contra el Dolor”

El servicio provincial del 061 en Córdoba y los hospitales de Montilla, Puente Genil y Valle del Guadiato logran los distintivos “Centros Contra en el Dolor” en las modalidades de “Urgencias y Emergencias” y “Dolor perioperatorio”. El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha hecho entrega hoy en Córdoba, en las instalaciones del Hospital Reina Sofía, de los distintivos “Centros contra el dolor” a un total de 63 centros sanitarios y unidades de gestión clínica. De este modo, Andalucía se ha convertido en la primera comunidad autónoma que reconoce, a través de un distintivo específico, a los centros sanitarios y a los profesionales que están comprometidos con el abordaje del dolor.

Durante el acto de entrega, el máximo responsable de Salud ha dedicado palabras de felicitación y agradecimiento a los profesionales “por el esfuerzo ingente diario que realizan por mejorar la calidad de vida de la población, en este caso a través del alivio del dolor”.

Esta iniciativa, gestionada por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, evalúa y reconoce las buenas prácticas puestas en marcha en los servicios sanitarios en materia de atención y abordaje del paciente con dolor.

Concretamente, en Córdoba, el Hospital de Alta Resolución de Puente Genil ha recibido la doble distinción en dolor perioperatorio y de Urgencias, los hospitales de Montilla y Valle del Guadiato -los tres gestionados por la Agencia Sanitaria Alto Guadalquvir- y el dispositivo provincial del 061 -gestionado por la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias-, han conseguido la certificación en dolor en Urgencias-Emergencias.

Para lograr estos distintivos, los centros y unidades han puesto en marcha buenas prácticas entre las que destacan la creación de nuevos protocolos y la actualización de otros ya existentes; modificaciones en las pautas de analgesia al paciente con dolor; incorporación de la escala EVA de medición del dolor para tipificar la intensidad del dolor percibido; así como el incremento de información, tanto oral como escrita, en relación al dolor en pacientes quirúrgicos y de Urgencias.

El consejero ha concretado que estos distintivos se enmarcan en el Plan Andaluz de Atención a las personas con Dolor de la Consejería de Salud y suponen “un reconocimiento explícito y sin precedentes en el conjunto del Sistema Nacional de Salud y en los sistemas sanitarios europeos a la buena gestión y el abordaje integral del dolor en los centros asistenciales”.

En la actualidad, esta iniciativa cuenta con un total de 776 proyectos de centros y unidades de gestión clínica de todos los niveles asistenciales. Además de los 63 proyectos que ya han obtenido el distintivo, 627 iniciativas se encuentran en fase de autoevaluación y 86 en fase de evaluación. La evaluación la desarrolla un equipo de 29 evaluadores externos expertos en dolor (médicos de familia, enfermeras, anestesistas) que revisan la información aportada y el grado de cumplimiento de las recomendaciones.

Asimismo, hay que destacar que la gran mayoría, 658 propuestas, pertenecen al Sistema Sanitario Público de Andalucía, mientras que los 118 proyectos restantes se distribuyen en 28 proyectos de centros del Sistema Nacional de Salud y 90 procedentes de otros países, entre los que se encuentra Perú, Argentina, Colombia, Uruguay, Chile, México, Cuba, Brasil, Portugal, Panamá y Costa Rica.

Por otra parte, entre las líneas de trabajo futuras, Aquilino Alonso se refirió a la elaboración del Plan Integral de enfermedades reumáticas y musculo-esqueléticas, una nueva herramienta que pretende abordar la causa más frecuente de dolor no oncológico en nuestra sociedad. Se trata de un tipo de dolor que tiene un importante impacto en la calidad de vida de las personas afectadas, en su productividad (responsables del 40% de absentismo laboral) y en la presión sobre los servicios sanitarios (el uso de servicios se multiplica por cinco).

Comentarios