jueves 25.02.2021
Cordoba Hoy

JUAN GREGORIO, PRESIDENTE DEL DISTRITO NORTE

"Nadie en el Consejo cree que la Ronda Norte no sea necesaria o que divide a la ciudad en dos"

Juan Gregorio, presidente del Consejo de Distrito Norte
Juan Gregorio, presidente del Consejo de Distrito Norte
"Nadie en el Consejo cree que la Ronda Norte no sea necesaria o que divide a la ciudad en dos"

Juan Gregorio Ramírez es presidente del Consejo de Distrito Norte desde hace ya unos pocos años. De hecho, lleva en el movimiento vecinal y ciudadano desde finales de 1979 participando en distintas AMPAs, en la Coordinadora de Enseñanza de la Zona Norte, creada a través de la Asociación de Vecinos Valdeolleros y también promovió la Asociación de Vecinos de La Asomadilla.

Es de los que se podría decir que han dado rostro a la Participación Ciudadana desde sus inicios en Córdoba, aunque también reclama sangre nueva y fresca, así como representación de distintas sensibilidades en los consejos de distrito y en las juntas municipales de distrito. Órganos que tienen su utilidad para desvelar las necesidades de vecinos y otros colectivos si se utilizan bien.

El Distrito Norte ha mejorado mucho, pero todavía quedan en el tintero bastantes reivindicaciones.

Juan Gregorio, presidente del Consejo de Distrito Norte

Desde esos años hasta ahora, ¿cómo ha cambiado el Distrito?

¡Buf! Como de la noche al día. Desde que comenzó la lucha, allá por los años 70 del siglo pasado, desde la Asociación de Vecinos Valdeolleros creamos la Coordinadora de Enseñanza, primero de Valdeolleros-Santa Rosa y luego de toda la Zona Norte, que se amplió a Huerta de la Reina y El Naranjo. Y uno de los primeros logros, además de ser de las experiencias más bonitas, ha sido la lucha por la educación.

¿En qué se tradujo eso?

Una lucha por los colegios. Se consiguieron uno detrás de otro el preescolar de San Álvaro; el colegio San Álvaro, que hoy es Grupo Cántico; el preescolar de Cruz de Juárez; el colegio Hernán Ruiz, anteriormente; el colegio Pablo García Baena; el preescolar de El Brillante, y el instituto, que fue nuestra lucha 'estrella'.

Tardamos para ello 10 años, con una movilización vecinal como no se había conocido en Córdoba, y una recogida de más de 8.000 firmas. Primero fue tratar de conseguir los terrenos, porque la excusa que se nos ponía era que no había espacios en el barrio. A través del acuerdo firmado por el Ayuntamiento, por parte de Julio Anguita, en julio de 1981, donde se recalifican terrenos que eran rústicos y eran las huertas que ahí había, y se lograron terrenos para educación, incluida otra parcela a continuación del colegio Pablo García Baena, que es donde se hizo el preescolar de El Brillante. Es más, aún queda una parcela libre que tiene la calificación de educativo.

¿Cuál es?

Se trata de un solar cercano a Aguas Potables, que todavía se podría utilizar para eso. Es decir que se pasó de no tener ningún terreno, a tener terrenos de sobra, como se puede ver.

Por otro lado, se consiguió también a través del Plan Renfe terreno para equipamiento. Donde hoy está el aparcamiento junto a Pintor Racionero Castro, que iba a ser educativo, la Junta renunció a  la mitad del terreno y se hizo un parking público. Luego renunció al resto, donde se iba a instalar un centro de día de la Junta.

Valdeolleros siempre ha sido considerado uno de los barrios más reivindicativos de la capital. Lo del instituto pudo ser el pistoletazo de salida.

Aquello fue sonado. Fueron manifestaciones de 3.000 y 5.000 personas, con cierre de comercios en el barrio, concentración a las puertas de Educación. Hay que resaltar la sensibilización que tuvieron los vecinos que hacen hoy suya la lucha que hubo en ese momento.

Había otro problema y era que no había ni parque ni zona verde. Lo único que se contaba como tal por parte del Ayuntamiento era el aterrizo que había entre las aceras y la calzada, con una franja de un metro de ancho, y era lo único que se contabilizaba como zona verde.

Pero ahora se cuenta allí con uno de los principales espacios verdes de la capital, que es el Parque de La Asomadilla.

Se peleó desde noviembre de 1983 por conseguirlo. El convenio estaba ya firmado y solicitamos que el terreno se ampliara mucho, y ahí empieza la verdadera lucha por el Parque. Se inauguró el 26 de marzo de 2007, y eso significa que se tardaron 24 años en conseguirlo. A día de hoy, ya transcurridos casi 14 años de aquello, seguimos peleando por su mantenimiento, por que se mejore y muchas deficiencias que aún quedan pendientes.

Juan Gregorio, presidente del Consejo de Distrito Norte

¿Por ejemplo?

El Parque tenía previstos unos presupuestos para unas plantaciones de arbustos que rodeaba todo el parque y poder cerrar el espacio con toda esa vegetación. Pedimos a Procórdoba, que fue quien ejecutó el espacio al completo, que las vallas de obra, que estaban muy bien puestas, se dejaran como cerramiento. Así que no se puso la arbustiva y algunas cosas más, como un lago previsto, porque hubo que usar dinero de esa partida para la acometida de aguas desde Aguas Potables, construir una caseta para almacén de los trabajadores de Parque y Jardines y poner una bombas para subir el agua, construir lo que hoy en día es el mirador, que es un aljibe, y llevar allí el agua. Faltaría, por tanto, usar esa parte del presupuesto no usado.

¿Y siguen, entonces, reivindicando que esa cantidad se invierta en el Parque?

Claro. Nosotros reivindicamos muchas cosas que faltan. Solicitamos que el cerramiento fuera en condiciones. Se hizo una primera fase aprovechando los fondos del Profea y eso implicaba que se acabara con una segunda fase. A nosotros nos decían que eso era un campo y nosotros queríamos cerramiento porque es un Parque y había que darle una seguridad por estar rodeado de viviendas. También entendíamos que habría menos desperfectos y vandalismo si estuviera cerrado.

"Durante 14 meses estuvo el Parque de La Asomadilla cerrado y eso provocó que se robaran unos 7.000 metros lineales de cable"

Prueba de ello es que en su momento dejaron unos 14 meses abierto el Parque y eso ocasionó que se robaran unos 7.000 metros lineales de cable y el Ayuntamiento tuvo que reponer y su coste y los desperfectos ocasionados fueron cuantiosos.

En un primer momento pedimos que hubiera vigilancia en el Parque, pero también un servicio de guarda para avisar a la Policía con presencia de botellón, droga, vandalismo o peleas. Es una reivindicación que seguimos manteniendo.

Además, el parque tiene unos cuantos contras.

¿Cuál es el principal de ellos?

El Parque es propiedad municipal, lo gestiona Infraestructuras. Dentro de Infraestructuras está Parques y Jardines, que es el área que gestiona el mantenimiento de la zona verde. Los caminos depende de Vías Públicas. Las farolas son de alumbrado público y es de Infraestructuras. Somos nosotros quienes la mayoría de las veces tenemos que estar llamando para que arreglen lo que los vecinos señalan que se ha estropeado. Además, tiene unas papeleras que puso en su día Infraestructuras y que gracias a que hace tres años con Sadeco les pedimos que cambiaran las que estaban rotas se pusieron algunas más. Las fuentes, además, son de Emacsa, y nadie les dice a esa empresa si hay una rota y somos nosotros quienes les tenemos que llamar también. Hay, además, fuentes que no tienen mantenimiento por ser de diseño y ellos señalan que tienen que ser las normalizadas en la ciudad. Les hemos dicho que de acuerdo, y ahora Emacsa dice que se las tiene que pedir a Infraestructuras y ésta no se las pide... En fin, que pensamos que el mantenimiento del Parque es francamente mejorable.

Juan Gregorio, presidente del Consejo de Distrito Norte

¿Ustedes piden que sea un área única municipal la que se encargue de toda esa zona verde?

Nosotros, en un principio, miramos al ejemplo del Parque del Alamillo, en Sevilla, para la gestión. Pero es propiedad de la Junta y está todo unificado, mientras que aquí es distinto. Hay que añadir que tenemos una pista multideportiva en La Asomadilla, que se ejecutó en 2011 dentro de la segunda fase del parque y que no se adscribió a nadie. El Imdeco dice que no es de ellos, Infraestructuras dice que no invierten en equipamiento deportivo y unos por otros la casa sin barrer, y tiene grandes deficiencias.

Hay peligro con las vallas y al final, ya como compromiso personal de Isabel Ambrosio, cuando era alcaldesa, conseguimos que Patrimonio invirtiera en arreglarlo. Se terminó de arreglar en junio de 2019 y ya en 2020 apareció otro agujero en la malla y ahora es un gran porcentaje de malla destrozada, pero ya nadie nos hace caso con aquello. Sigue estando en situación muy peligrosa.

En julio pasado conseguí que me acompañara el delegado de Gestión y nos dijo que iban a hacer un informe, del que estamos todavía a la espera. Sabemos que se lo han encargado a Infraestructuras, para que ésta busque una empresa y que lo arregle pagándolo Patrimonio, Pero podría ser Patrimonio quien buscara directamente a esa empresa. Es todo retraso tras retraso.

¿Pero queda algo por rematar en La Asomadilla?

La útima reivindicación nuestra es una charca, que en el proyecto inicial figura como un lago artificial, aprovechando una hondonada del Parque con piedra en el suelo. No se hizo por razones económicas, ya que parte del dinero se utilizó para otras cosas. Lo presentamos en 2018 a Infraestructuras, y su entonces delegada, Amparo Pernichi, nos comentó que lo haría el Imgema. Vinieron, hicieron un proyecto, que el actual Imgema niegan que sea proyecto por no estar firmado, pero sí se hizo un estudio por parte de dos técnicos, un profesor de la UCO y un técnico del Imgema, que señalaban que iba a ir impermeabilizado y demás.

"El Imgema nos pone todo tipo de pegas para que se haga un lago artificial en La Asomadilla, a pesar de que la Junta Municipal de Distrito lo ha solicitado y que al alcalde le haya parecido una muy buena idea"

La idea es fuera una ayuda complementaria para el Aula de la Naturaleza, con animales que iban a venir al agua, aves sobre todo, y como iba a estar cerrada con una valla para su aislamiento se pensaba en que tuviera reptiles y batracios. Ahora nos están poniendo desde el Imgema todo tipo de pegas, aunque la Junta Municipal de Distrito acordó que sí a esa idea y se solicitó, y a pesar de que al alcalde, José María Bellido, le pareció una muy buena idea.

Todas las excusas las hemos rebatido técnicamente y de momento nos lo han negado.

¿Y siguen reclamando esa charca?

Sí, claro. Pero se quejan de los animales que irían allí, hasta de las plantas se lamentan.

Pero usted ha señalado que ya estaba en el proyecto inicial.

Sí. Se incluía un lago. Y el Imgema nos pone pegas de que si el terreno no lo tiene adscrito. Tampoco tenía adscritos los huertos y usaron dinero para ponerlos en marcha. Tampoco estaba adscrita el Aula de la Naturaleza y emplearon dinero también antes de que se les adscribiera de forma definitiva. El lago era un objetivo original y es lo que queremos que siga teniendo: Con una función lúdica, de relación, que sirviera de comunicación de los barrios de El Naranjo y Valdeolleros; con una función educativa y deportiva. Esos objetivos los seguimos queriendo.

El caso es que el Consejo de Distrito siempre ha participado en los proyectos, tanto en el instituto como en el Parque y estuvimos negociando un par de años con el técnico sobre lo que nosotros queríamos. Y curiosamente el Área de Infraestructura no ha participado en ello, hasta el punto de que Infraestructuras hasta hace dos años, en 2018, no disponía del proyecto del Parque. Pasó lo mismo con el Centro Cívico Norte, que no teníamos porque se nos consideraba la periferia, y tardamos otros 10 años en conseguirlo, aportando al proyecto por parte de los vecinos más que por parte de la propia Administración. Es, por desgracia, algo habitual.

"Si algo tiene este Distrito es que participa a fondo de los proyectos de ciudad, más incluso que la propia Administración, como ha sido el caso del Parque o del Centro Cívico al que se añadió el centro de salud"

Otro logro vecinal es en materia de salud. Así conseguimos pasar del consultorio que estaba en la calle de La Higuera, y que carecía hasta de puerta de emergencia (que era una ventana de un despacho de un médico que daba a Cruz de Juarez) al centro de salud actual, y la lucha por el terreno del Centro Cívico también fue nuestra. El Consejo de Distrito negoció con los propietarios los terrenos. Conseguimos 2.250 metros cuadrados para el Centro Cívico y el centro de salud, además de 30 millones de pesetas para su ejecución. Fuimos nosotros los que negociamos y llevamos a buen término la negociación.

Juan Gregorio, presidente del Consejo de Distrito Norte

El Consejo de Distrito Norte-Sierra es muy amplio. Tiene una serie de barrios muy diferentes unos de otros. ¿Cómo se compagina eso?

El Distrito Norte es de los más grandes de Córdoba. Tiene más de 40.000 habitantes, como Lucena aproxidamante, y coge barrios muy antiguos, como Valdeolleros, El Naranjo, Huerta de San Rafael o Santa Rosa, y otros más nuevos, como El Tablero y en cierto modo El Brillante, el Cámping  y La Asomadilla. Tiene también barrios con viviendas plurifamiliar, con muchas necesidades de espacios para zonas verdes y servicios, y barrios que son muy amplios con menos densidad de población, como es toda la Sierra.

El Distrito Norte empieza en Al-Nasir, va hasta Chinales y de ahí tira hacia arriba desde El Brillante y cuando llega a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir se abre hacia la izquierda y recoge la Sierra. Llegamos a tener también en este distrito las Siete Fincas o Las Jaras. Quiero decir que es muy amplio y muy variado.

"Este Distrito es muy amplio, tienes unos 40.000 habitantes, tantos como Lucena, y nuestra idea es tratar de mantener el equilibrio entre barrios, sobre todo en materia de obras"

Nosotros desde el primero momento dijimos que había que buscar soluciones para que los barrios estuvieran equilibrados. Sobre todo en materia de obras. Hay zonas que tienen menos población y menos fuerza; otras son más nuevas y tienen menos necesidad y hemos llegado a un consenso en que hay que equilibrar y ser solidarios. Por ejemplo, cuando han sido cinco obras, repartimos una por barrio. No es muy complicado, porque, a mi entender, el Consejo de Distrito ha funcionado bastante bien en ese aspecto.

Eso me da pie a preguntar cómo está la situación de la Participación Ciudadana tras la renovación en los órganos de participación.

Ha quedado bastante parecido a como estaba, pero echamos de menos algo que no es sólo problema de este Distrito. Y es que nos falta representación de distintas sensibilidades: De jóvenes, de medio ambiente, de solidaridad y determinados colectivos que normalmente no están.

Es cierto que en el barrio funciona una vocalía juvenil de Valdeolleros, pero es una vocalía y no un colectivo como tal. Está La JOC, que estuvo aquí, pero ya no. Hay otro colectivo juvenil en El Naranjo, pero tampoco está dentro. Nos faltan las Peñas. Y siempre tenemos la idea de ver cómo se engancha a más gente. Este año, felizmente, contamos ya con la representación de una asociación de mayores, Platerna, de El Naranjo.

¿Y en que están trabajando ahora desde el Consejo de Distrito?

En cosas que nos faltan. Es el caso de un centro de salud en El Naranjo. Hay ya un acuerdo para la cesión incluso de uno de los terrenos. Estamos trabajando, junto con la Asociación de Vecinos de El Naranjo también, para reivindicar el centro de día de mayores en ese mismo barrio. Eso me hace pensar en otro de los logros que se consiguió en el Consejo de Distrito, que fue la urbanización de los terrenos de la antigua Manzana de Banesto. Allí trabajamos por que la recalificación de los terrenos, que era social, variara a cambio de que la zona de jardín fuera municipal y también se destinaran 20 millones de las antiguas pesetas para ejecutar el cetro de día de mayores Antonio Pareja, además de dejar la promotora hechos los cimientos de la edificación.

¿Hasta qué punto está avanzado el proyecto del centro de salud en El Naranjo?

Siempre ha existido la polémica de que no hay terrenos y por tanto no se puede ejecutar. Y muchas veces preguntamos si han pedido terrenos y a lo mejor no había sido el caso. Desde el Consejo del Movimiento Ciudadano (CMC) tuvimos una reunión con la delegada de Salud, María Jesús Botella. Se comprometió a que se iba a pedir, porque la Gerencia decía que no tenía petición de terreno, y al parecer sí que existía, por otro lado. El caso es que la Junta ha dicho que se iban a solicitar.

Juan Gregorio, presidente del Consejo de Distrito Norte

En ese momento el CMC estaba mirando varios futuros centros de salud, además del de El Naranjo, como Villarrubia y Alcolea, ya fuera para nuevos equipamientos o para arreglos y ampliación de los ya existentes por estar en unas condiciones pésimas. La Gerencia ya sí ha dicho qué parcelas hay disponibles y de alguna manera se ha escogido en qué terrenos serán.

"El proyecto del futuro centro de salud y centro de día para mayores de El Naranjo va bien encarrilado, aunque todavía no tenemos fechas en mente"

¿Es la Junta quien se encarga de escogerlos?

No. Gerencia ofrecía y nosotros decíamos dónde lo queríamos. Nuestra idea es que fuera en una zona que sirviera para Mirabueno y El Naranjo a la vez, en un espacio donde, además del centro de salud, aledaño fuera el centro de día. El terreno es suficiente para ambos proyectos y ya en su día hubo que pelear para que esa parcela no se cediera para otra iniciativa que lo habían solicitado terceros, pero logramos frenar esa cesión.

¿Se puede decir, por tanto, que está encarrilado?

Totalmente. Va encaminado, pero no tenemos fechas en mente. Es que no pueden meterlo en los Presupuestos mientras que no esté el terreno a disposición de la Junta. Nosotros pedimos que la cesión la hicieran rápido para entrar en las cuentas de 2020. No era ya posible, pero habrá que seguir peleando para que se haga pronto, salvando los problemas propios de la pandemia.

Está frenándolo todo en exceso, ¿verdad?

Pues sí. Lo estamos notando también con otra de nuestras necesidades en el Distrito, que son los aparcamientos. Desde hace muchos años en el Consejo nos planteamos que había que estar trabajando juntos con los comerciantes. Hemos estado a su disposición con propuestas que no han calado, y seguimos estando a disposición del Centro Comercial Abierto y del resto de comercios no asociados. Y la mejor ayuda para ellos es que las calles estén bien, limpias, iluminadas y una cosa fundamental de la que siempre se han quejado ellos y los vecinos ha sido los aparcamientos.

"Movilidad siempre nos dijo que sí al terreno de la calle de El Viso para aparcamientos y, al final, incumpliendo el Reglamento de Participación, se lo cedieron a la residencia La Aduana"

Nuestra pelea, por tanto, no ha sido por la zona azul, que es echar a pelear a vecinos y comerciantes, y sí trabajar por que se habilitara el aparcamiento de Ingeniero Ruiz de Azúa, en la falda del Parque de La Asomadilla, con una buena capacidad, y también en Pintor Racionero Castro, junto al IDM Valdeolleros. En ese espació en su día se había pensado en un aparcamiento en superficie y con una planta más. Vimcorsa lo sacó a licitación, se aprobó y había una UTE que se iba a encargar de ése y del de la plaza de toros, que se vino abajo. Como no se pudo hacer, nosotros con Vimcorsa estuvimos trabajando y al final se asfaltó el terreno. Se dejó una parte sin ejecutar, y ahora se ha adaptado también tres cuartas partes a aparcamiento, lo que no deja de ser absurdo, porque se tenía que haber hecho por completo.

Optamos también por que el aparcamiento de El Naranjo, en Deán Francisco Xavier, se acondicione bien y se le ponga luz. Llegamos a un compromiso con Movilidad para que se adaptara en un solar de la calle El Viso la mitad para aparcamientos y el resto para algún tipo de pista deportiva. Estuvimos hablando, nos dijeron siempre que sí, y al final, sin que nos avisaran, incumpliendo el Reglamento de Participación Ciudadana y de las juntas municipales de distrito, se lo cedieron a la residencia La Aduana.

¿Notan que haga falta más espacio para estacionamientos?

Algo más se podría hacer. Creo que con lo que nos falta de adaptar algunas cuestiones ya sería suficiente.

Es que el aparcamiento de La Asomadilla alivia mucho la carga de tráfico.

Es verdad. Pero allí no se podía hacer una infraestructura dura con asfalto, porque había que esperar a que se hiciera la Ronda Norte. Ahora ya sabemos detalles de la Ronda y todavía ahí se puede actuar y adaptar bastante más para nuevas plazas de parking.

¿Se va a perder con la Ronda?

No. Con la Ronda se preveía ahí una parte de jardín y en la última propuesta que hicimos nosotros es que en lugar de zona verde, al contar ya con un Parque de 270.000 metros cuadrados, que eso se hiciera en aparcamiento en condiciones. Con asfalto y todo, y no se va a perder.

Por cierto, a estas alturas de la vida, ¿qué piensan ustedes de la Ronda en el Distrito? ¿La ven necesaria a día de hoy?

Nosotros entendemos que sí. Si no, no estaríamos trabajando por ella. Tenemos gente a favor y gente en contra. Mucha más gente a favor que en contra. En el Consejo no hay nadie ni colectivo que esté en contra de la Ronda. Se puede discutir qué tipo de Ronda se prefiere, pero en 2010 llegamos a un acuerdo que fue un consenso total trabajando la Consejería de Obras Públicas y el Consejo de Distrito Norte de la mano para ese proyecto.

Nosotros planteamos mejoras y las recogieron todas. Se nos dijo que no iba a haber más coches, que el combustible se acaba, que cada día el trafico es menos necesario y algunos colectivos y personas siguen pensando igual. Pero entendemos que es una infraestructura necesaria.

Juan Gregorio, presidente del Consejo de Distrito Norte

¿No creen que divide de nuevo la ciudad?

No. ¿Por dónde la parte? Por Escultor Fernández Márquez no pasa desde el año 2005, que se acordó en Pleno. En el último Plan General ni siquiera está pintada la Ronda y en abril de 2005 se acordó que la Ronda iría por Escultor Martínez Cerrillo, que es por donde hemos estado trabajando el trazado y por donde va a ir el trazado.

Políticamente se ha utilizado el nombre de Escultor Fernández Márquez cuando se sabía que no iba por ahí. La Ronda no va a partir la ciudad. Para nosotros en ningún aspecto.

¿Va a ser soterrada?

Va a llevar mucho tramo soterrada. No tanto como nosotros hablamos acordado en el proyecto de 2010. Hoy en día el Canal del Guadalmellato, que queremos que se quite y se va a conseguir en gran parte, sí que divide la ciudad. Allí donde desaparecerá el canal no se partirá la ciudad. Se van a recuperar muchos terrenos que hoy en día ocupa el canal para zonas verdes; se va a ejecutar un buen cinturón verde. No es la Ronda que nosotros queríamos, aunque en lo que afecta al Distrito nuestro es similar a lo anterior, si bien en otros distritos no podemos entrar.

Tampoco estamos de acuerdo con quienes dicen que la Ronda va a causar un destrozo arqueológico. Es mentira. Por donde va a ir es por donde está el canal y debajo de éste ya no puede haber nada de restos. Si los hubo en su día, han desaparecido. Y donde va a ir en superficie, tampoco va a causar daños en ese sentido.

Bueno, el caso es que se va a ejecutar sí o sí, ¿no?

Se va a firmar el protocolo ya mismo. En muy breve espacio de tiempo, y, por tanto, para la primera fase se hará la redacción del proyecto, porque ésa es otra: Nosotros hemos conseguido que el proyecto sea único, aunque se ejecute en dos fases.

¿Quiere decir que Junta y Ayuntamiento han aunado todo en un proyecto único de Ronda?

Sí. Hay una muy buena disposición entre la Junta y el Ayuntamiento. Muy buena. Nosotros aceptamos que sea en dos fases, pero el proyecto es unitario. En su día se os informará de los detalles y prefiero no adelantar nada.

De acuerdo. Estamos en un momento malísimo como para hacer reivindicaciones de obra y demás, pero echando la vista atrás hemos contado con varios planes urbanísticos, como 'Córdoba se ve', Mi Barrio es Córdoba y la actual que desconozco cómo se llama...

Yo tampoco lo sé.

Pero, ¿qué es lo que necesitaría el barrio si se pudieran hacer nuevas actuaciones?

Bueno más bien habría que hablar de lo que necesitaría, no el barrio, sino toda la ciudad y el Ayuntamiento. Hay un déficit de hace muchísimos años, que comenzó con la famosa Ley de Estabilidad Presupuestaria, y que es una falta de personal enorme y acuciante. Como consecuencia, muchísimos servicios no funcionan. En los centros cívicos falta personal, en Servicios Sociales, en Movilidad, en Participación Ciudadana, cuyos técnicos están llevando varios centros de distritos diferentes a la vez. Hay falta de personal en Infraestructuras, en la Policía Local, en bomberos, en todo.

"Lo que necesita el Distrito y la ciudad entera y hasta el propio Ayuntamiento es personal, que arrastra un serio déficit desde la famosa Ley de Estabilidad Presupuestaria"

Y falta mucho personal en Gestión. Y eso conlleva que los proyectos no salgan. Tú puedes mandar proyectos de infraestructuras o de lo que sea, que ahí se estancan. Ahora, por ejemplo, lo último que se ha aprobado, que estamos esperando y no sabemos por qué no se han iniciado ya, son los aseos de La Asomadilla, que fue la obra prioritaria de Mi Barrio es Córdoba en 2018. Está adjudicada y ha pasado un mes desde que se tenía que haber empezado la obra tras firmarse el contrato.

Tenemos varias obras pendientes, una de El Naranjo, otra de Valdeolleros, de 2019; tenemos el Plan de Asfaltado de 2018 todavía, que se iba a contratar, y no acaba de cerrarse. El caso es que si salieran esos contratos, si Gestión sacara adelante lo que son las contrataciones, aparte de que las obras se fueran haciendo,es que la economía, el trabajo y las empresas se irían moviendo. En un arreglo de una calle entran los trabajadores, el material, el alumbrado... Es decir, una serie de sectores a los que se les daría un trabajo y la economía se movería.

Lo que no puede ser es que haya tanto proyecto parado. Tenemos terminado el de la franja del Parque de La Asomadilla, que tuvo tantos problemas por las expropiaciones, con las que llevamos trabajando con la Gerencia desde 2001. Todavía estamos como estamos con eso. Se ha recuperado por fin el terreno, hay dos partes de expropiación que se han llevado a cabo, el proyecto está hecho y está en Contratación. Es una obra de 100.000 euros, que no es tanto dinero, pero es que las cosas tardan.

Juan Gregorio, presidente del Consejo de Distrito Norte

¿Lo que está planteando es que en lugar de proponer nuevas actuaciones por parte de los distritos prefieren que se agilice el Ayuntamiento con más personal?

Nosotros seguimos reivindicando y planeando obras. Muchas veces van vecinos a Infraestructuras a preguntar por qué no se arregla una calle y desde ese Área siempre les responden que esas cuestiones son el Consejo de Distrito el que dice qué obras se hacen y cuáles no. Luego resulta que nosotros decimos qué obras queremos que se hagan y al final ellos hacen lo que quieren.

"Presentamos a Infraestructuras para 2020 dos obras en Valdeolleros y dos en El Naranjo; ellos han aprobado tres y sólo una de ellas, la más barata, es de las que nosotros hemos propuesto"

Sin ir más lejos, ahora mismo se nos ha pedido que digamos qué obras queremos para hacer en el Distrito Norte para 2020 y hemos entregado dos en Valdeolleros y dos más en El Naranjo, por ser los barrios más necesitados en esta materia de arreglo de calles. ¿Qué han hecho ellos? Pues han aprobado tres obras y de ellas sólo una, y curiosamente la más barata, es de las que nosotros les habíamos planteado. Hay una que dicen que es un compromiso electoral u otro tipo de compromisos con cuyo presupuesto se hubieran podido hacer tres de las nuestras. Frente a eso, nosotros hasta ahora siempre hemos mirado, junto con el Ayuntamiento, algo que implique una rentabilidad social.

Es más, llevamos cosas que le hemos presentado a Infraestructuras en octubre de 2019 y aún no hemos recibido respuesta, que no es el problema, siempre y cuando se terminen haciendo. Hablamos de arreglos de calles, sobre todo, porque las hay que están muy viejas y en muy mal estado.

Hablemos de cuestiones más a pie calle todavía. ¿Hay problemas de delincuencia en el Distrito?

Se está notando cierto vandalismo. Hay quejas de vecinos con este problema. En el Parque de La Asomadilla necesitamos que haya una vigilancia, porque hay botellón de gente muy, muy joven, y son botellones muy lamentables por la baja edad de los chavales que participan. Pedimos que venga la Policía, consigues que aparezcan un viernes, que son los días más duros, pero si van uno al siguiente ya no se pasan por allí.

¿De qué tipo de actos vandálicos hablamos?

Muchas veces en las salidas del Parque hay espejos rotos en vehículos aparcados y cuestiones de ésas. Hubo otras cosas más gordas en tiempos anteriores, pero no las voy a decir para no dar más ideas nefastas.

El Consejo de Distrito Norte hizo una campaña de concienciación para el tema de la recogida de los excrementos de los perros. Lo hicimos con los colegios, con unas pegatinas para ponerlas en el suelo donde hubiera algún resto canino. Es una conciencia muy lenta; hay mucha gente que recoge la caca de los perros, pero hay otros pocos a los que les entra por un oído y les sale por el otro. Con que uno no recoge los restos, ya es problemático.

Por ciento, ¿no haría falta en el Parque una zona de esparcimiento canino (ZEC)?

Se nos ha comentado eso en varias ocasiones y la Junta Municipal del Distrito ya dijo en su día que no. Nunca hemos tenido una seguridad de cómo va a ser la gestión de una ZEC. Nos dicen cómo funciona y tenemos ejemplos de los que no funcionan, como el de Miraflores, que está muy alejado y no va la gente para usarlo.

Estamos de acuerdo en que se pueda hacer, pero hay que buscarle una ubicación y una seguridad en lo que es el mantenimiento. El ejemplo lo tenemos en La Asomadilla. Si el parque no se está limpiando bien, ¿cómo vamos a confiar en que no ocurrirá lo mismo con ese espacio para los perros?

Además, colocarlo en La Asomadilla es complicado, porque tiene 11 puertas y si lo pones en la parte baja quien entre por El Naranjo no llegará hasta allí. Propusieron uno en Escultor Martínez Cerrillo, por donde pasará la Ronda, pero estaba muy cerca de las viviendas, casi encima de ellas, y sin saber tampoco si funcionaría bien por las dudas que genera su mantenimiento.

¿Ha notado que haya más interés en la Participación Ciudadana o estamos en las mismas? Lo digo porque somos la ciudad con un proceso mucho más antiguo que cualquier otro lado y con más tradición.

Sí. Es la ciudad que se ha puesto de ejemplo en España en esta materia. Tenemos un reglamento avanzado, que como pasa siempre, está para hacerlo, pero no para cumplirlo. Yo soy de los que piensan que si hay algo que no se quiere cumplir, que se quite del reglamento. Tenemos un reglamento de juntas municipales de distrito como no hay otro en el país. Es el más avanzado y somos ejemplo fuera de Córdoba de lo que es la Participación. Pero si nosotros nos quejamos de cómo está la Participación aquí, hay que imaginarse cómo está en otras ciudades.

Recuerdo que una vez vino una persona de una universidad del País Vasco por una tesis y se reunió con diferentes colectivos sociales y vecinales y con el Consejo de Distrito Norte y estuvo viendo cómo funcionaba aquí. Lo comparó con lo que ocurría en distintos puntos de España y nos dijo que no tenía ni punto de comparación.

Tenemos unos textos, pero tenemos también unas juntas municipales de distrito que podrían funcionar. Se mueven a muy bajo gas. ¿Por que? Por muchas razones. Por ejemplo, el reglamento dice que las juntas municipales de distrito tienen que conocer los proyectos que se van a hacer en una zona y opinar sobre ello, y nos terminamos enterando por la prensa de esos proyectos. Es lo mismo que pasa en los consejos de distrito con las obras.

Hay un problema que es de toda la vida y es muy simple: Falta de voluntad.

Juan Gregorio, presidente del Consejo de Distrito Norte

Pero la culpa es del Ayuntamiento, ¿no?

Para mí, sí. Aunque hay que reconocer que hay equipos de gobierno que creen más en la Participación que otros. Nosotros podemos decir que la Participación está a medio gas a nivel de vecinos y vecinas. Pero es que la Participación Ciudadana del Ayuntamiento está peor. Es verdad que hay un déficit y una edad media muy alta en tema de la Participación. Hay personas que llevamos ya muchísimos años y que nos conocemos siempre en los mismos sitios.

¿Y cómo han conseguido ustedes compaginar esta labor con sus vidas y con sus trabajos?

(Se lleva la mano a la frente) restándole tiempo a la familia. Sacrificando a la familia, principalmente. Así de simple. Estar en una asociación te implica que tienes que estar en el Consejo de Distrito, y estar aquí implica ir a la Junta Municipal que, a su vez, implica que estás en el Consejo del Movimiento Ciudadano y acudir a unas determinadas reuniones.

Además, es de suponer que tienen que estudiar auténticos tochos de información y muchas veces en un lenguaje diabólicamente técnico.

Claro. Hay que tener en cuenta que no somos técnicos, aunque vamos aprendiendo y haciéndonos técnicos con el tiempo. Por ejemplo, ahora para la Ronda Norte, si quieres hablarles a esta gente de tú a tú, tienes que cogerte el proyecto anterior y compararlo al detalle. Y les hemos tenido que decir incluso cuándo se publicó el proyecto y toda la historia de esta iniciativa que los que teníamos en frente desconocían. Para poder hacer eso, tienes que entender a los técnicos cuando hablan.

"Si quieres formar parte de la Participación tienes que estar muy bien informado; pero nuestra idea no es restar poder a nadie, sino decir lo que necesitamos"

Por eso siempre digo que si quieres participar tienes que estar muy bien informado. Tienes que ver quién está sentado en frente y con quién tienes que negociar y hablar. Hay personas que piensan que la Participación es quitarle un poquito de poder al otro, y no es así. Nosotros no queremos mandar ni presentarnos a las elecciones, sólo queremos decir lo que necesitamos, sin decirle nunca a nadie cómo se tiene que hacer.

Un ejemplo de ello fue cuando se habló de hacer peatonal Santa Rosa y parte de Almogávares. Nosotros salimos y les dijimos: 'Vale, muy bien, ¿alguien me puede decir por dónde va a pasar el autobús de la Línea 12 o el de la Línea 5, o por dónde se entra a Mercadona o por dónde se va a acceder a las cocheras?'. Se trata de eso, no de fastidiar a nadie.

Tengo entendido que uno de los hermanamiento más activos de Córdoba, el de Núremberg, llegó de la mano de ustedes.

(Sonríe). Es uno de los logros del Consejo de Distrito Norte. Fue en febrero de 2009 y recibimos aquí a unos vecinos de Núremberg que tenían la idea de realizar el hermanamiento con Córdoba. Los recibimos en el Centro Cívico y nos plantearon lo que pretendían. La verdad es que el hermanamiento en la ciudad de Nuremberg, al Norte de Baviera, era difícil, porque ya tenían 13 hermanamiento más y allí cada uno de ellos tiene su presupuesto y personal para trabajar en ellos.

Córdoba está hermanada con unas cuantas ciudades, pero sin presupuesto ni personal. El alcalde de la localidad alemana, Ulrich Maly, decía que no quería más por el gasto que suponía. A nosotros nos gustó la idea y al día siguiente hicimos un escrito a la entonces alcaldesa, Rosa Aguilar, pidiendo que el Ayuntamiento trabajara por ese hermanamiento.

"Desde Núremberg han estado colaborando en numerosos proyectos con nosotros y han permitido intercambio de estudiantes y artistas,; hay una relación magnífica que se gestó en este Distrito"

En octubre de 2009 fuimos una expedición cordobesa allí. Se firmó un protocolo de preacuerdo y en mayo de 2010 vino el alcalde de Nuremberg y una expedición alemana y se firmó finalmente el acuerdo.

Eso ha supuesto que Córdoba y Núremberg hayan tenido y sigan teniendo unas relaciones de institutos que van allí, ellos financian proyectos nuestros, artistas de Córdoba han ido a hacer exposiciones allí, alumnos van allí y de allí viene gente aquí. En una ocasión mandaron a tres jóvenes que estuvieron en el Centro Cívico y dieron clases de alemán en colegios y en el Imgema. Nosotros hemos ido allí a hablar de Participación... Hay una relación magnifica.

Juan Gregorio, presidente del Consejo de Distrito Norte

El pasado 2020 íbamos a celebrar el décimo aniversario del hermanamiento y se suspendió por la pandemia se había pospuesto para iniciaos de 2021, pero hace unos días haré con el presidente de Conoris para comunicarme que se había dejado definitivamente. Una verdadera pena.

Es un logro que se cuajó aquí. Ellos nos ayudaron en varios proyectos de ayuda para comprar material escolar, en una campaña de plantación de árboles del Colegio Hernán Ruiz que lo financió Conoris (la asociación nacida del Centro español de Nuremberg y que tiene un arco de la Mezquita-Catedral en su logo), así como algunas cuestiones del Consejo de Distrito Sur.

¿Y Córdoba qué ha hecho por ellos?

Bueno... (Se alza de hombros y hace un gesto de resignación con la cabeza).

Pues qué bien, ¿Y qué tienen en común ambas localidades como para que desde Alemania se quisiera el hermanamiento con nosotros?

Núremberg es la ciudad de los derechos humanos y Córdoba es la ciudad de las tres culturas y supuestamente de la tolerancia. Buscando esas características comunes, el Ayuntamiento de Núremberg hizo una presentación del hermanamiento prevista para 300 personas y aparecieron unos 3.000. Así que vieron el interés que había, además en una iniciativa nacida del pueblo en lugar del Consistorio.

El Consejo de Distrito Norte es el interlocutor natural con ellos y todos los años viene un grupo de ciudadanos de Núremberg, que llegaron a estar en una Batalla de las Flores, en el Mayo cordobés, y aquí charlamos y cambiamos impresiones.

Como consecuencia de esto Córdoba va a visitar la Biofach, que es la feria comercial más grande del mundo para alimentos orgánicos y agricultura, y también se invita al Ayuntamiento de Córdoba a la entrega del Premio por los Derechos Humanos. El primero al que se acudió fue en 2009 y el alcalde, Andrés Ocaña, que en paz descanse, estaba en primera fila junto con el embajador de España y el de Siria, y a nosotros nos dieron plaza en una platea central y preferencial para ver el evento de lujo.

Comentarios