sábado 02.07.2022
Cordoba Hoy

Cultura y espectáculos

El violín flamenco conquista el Liceo

El cordobés Paco Montalbo ha señalado que "tocar en el Gran Teatre del Liceu ha sido un sueño hecho realidad" al que puso en pie por dos ocasiones

Paco Montalbo en su actuación de ayer en el Liceo de Barcelona
Paco Montalbo en su actuación de ayer en el Liceo de Barcelona
El violín flamenco conquista el Liceo

Después de visitar más de 20 países, su Gira 2018 le ha traído al Gran Teatre del Liceu de Barcelona, donde ayer debutó en la Ciudad Condal por todo lo alto y deleitó a los asistentes con este innovador estilo, del que es creador y que le ha convertido en todo un fenómeno en el mundo musical: el violín flamenco. 

Un espectáculo que duró una hora y media y donde ofreció una visión inédita del comportamiento del violín como voz principal del flamenco. Con una aportación artística totalmente diferente y rodeado del arte de su cuadro flamenco, la guitarra de Jesús Gómez inició el espectáculo dando paso a el violinista con la Guajira Flamenca, seguido por Oriental. A partir de ahí, y acompañado de su especial violín Nicolo Amati datado en 1660, el violinista y su cuadro dieron rienda suelta a las bulerías, tangos y alegrías, que reúne en sus dos discos, Alma de violín flamenco y Corazón flamenco.

Miguel Santiago en el cajón, el bajo de Paco Récord Jr., las palmas de Richard Gutiérrez y Daniel Morales y el movimiento de la bailaora Marta Guillén componían el resto del cuadro que rodea al virtuoso cordobés. Durante todo el concierto el público no dejó de aplaudir efusivamente y hay quien incluso gritaba a modo de “ole” y “viva Paco” a lo largo de todo el espectáculo. Una canción dedicada a Camarón, otra a su profesor fallecido Nestor Eidler, cuya familia estaba presente entre el público, y un final apoteósico. La petición de "otra" por parte del público hizo al violinista añadir una última canción al concierto y poner por segunda vez al Liceu completamente en pie.

Paco Montalvo es el violinista más joven del siglo XXI en debutar con 18 años en el Carnegie Hall de Nueva York y considerado por la crítica internacional como uno de los cuatro mejores violinistas del mundo, además de ser el músico flamenco con más seguidores en redes sociales a nivel mundial. 

En palabras del artista al terminar el espectáculo, "tocar en el Gran Teatre del Liceu ha sido un sueño hecho realidad". "No recordaba una sensación igual desde que toqué con 18 años en el Carnegie Hall de Nueva York. Y hoy ha sido, sin duda, un momento único de mi carrera", añade.