martes 19.01.2021
Cordoba Hoy

¿En qué se debe basar la elección de una buena plataforma de e-mail marketing?

¿En qué se debe basar la elección de una buena plataforma de e-mail marketing?

El e-mail marketing se ha convertido en una de las soluciones de marketing que mejor rendimiento ha mostrado en los últimos tiempos. Sobre todo en el caso de las pequeñas empresas y startups, el marketing a través de correo electrónico, por su alta eficacia y su bajo coste de implementación, ha supuesto una oportunidad de competitividad con respecto a empresas que por presupuesto les podrían superar fácilmente. Escoger la plataforma o servicio correcto es imprescindible en estos casos.

Actualmente hay muchas plataformas de e-mail marketing que podrían valer la pena en muchas situaciones, sin embargo, la mayoría de las veces, la elección se reduce a las plataformas de Mailchimp o Mailrelay -no necesariamente en ese orden-, por lo que partiendo de las características de ambas plataformas, aunque no limitándose sólo a amba-, se podrían tener en consideración aquellas características o funciones en las que basar la elección de la plataforma de e-mail marketing ideal, que siempre será aquella que por sus virtudes se adapte de mejor manera a las necesidades de implementación de cada una de las empresas.

El precio y su forma de calcularlo es la característica principal

Una herramienta de correo electrónico puede ser tan costosa o tan barata como sea su elección. Y es que, si bien es cierto que en casos como Mailrelay existe un plan gratuito que puede servir para la mayoría de las pequeñas empresas, cuando es necesaria la inclusión de un plan de pago -porque el negocio esté creciendo-, las diferencias entre planes de cada uno de los servicios más conocidos pueden ser de cientos o miles de euros por año.

Es ahí donde deben entenderse un par de conceptos: el del coste por correo electrónico enviado, y el de la cantidad de envíos y cantidad de audiencia.

El concepto del coste por correo electrónico (CPM)

Para calcularlo, las empresas utilizan el ejemplo hipotético de “Si envías X cantidad de correos mensuales a X cantidad de suscriptores mensuales, el precio es de X euros”.

En el caso de Mailchimp, es una de las empresas cuyo coste por envío es más bajo en todo el mercado, por lo que a primera vista parece ser la opción más adecuada, costando una fracción irrisoria de lo que costaría el CPM en otras empresas. 

La cantidad de envíos y la cantidad de audiencia

El truco de Mailchimp está en que si necesitas una gran cantidad de envíos de correos electrónicos para una baja audiencia, la posibilidad de la competencia es inexistente en cuanto al coste por correo electrónico enviado. No obstante, si se empieza a gestionar una gran audiencia -miles de suscriptores-, el coste del plan requerido para trabajar cómodamente se verá incrementado de una forma exponencial, con una gran diferencia entre planes, en lo que a la cantidad de euros a pagar se refiere.

No es así en plataformas como Mailrelay, donde los planes se van incrementado de forma escalonada y fácilmente asumible -de acuerdo al crecimiento y a las necesidades de las empresas-, por lo que si alguna vez el plan gratuito deja de ser suficiente y se requiere disponer de un plan de pago, la cantidad de envíos mensuales y de suscriptores mensuales asciende, pero el precio lo hace de forma muy pequeña, siendo mucho más competitiva para empresas que necesitan gestionar comunidades numerosas de usuarios.

Otras características y funciones

  • Sencillez: cuando se habla de e-mail marketing, lógicamente se hace referencia a la necesidad de herramientas para gestionar todo el proceso, desde la confección de cada uno de los mensajes de la campaña -para lo que siempre será recomendable una interfaz intuitiva y con la compatibilidad adecuada para garantizar el atractivo del mensaje- hasta la posterior analítica y la gestión de las bases de datos de suscriptores. Todo, desde luego, con una sencillez que sea útil y sin curvas de aprendizaje.

  • Métricas y estadísticas fáciles de analizar: la sencillez no es enemiga de la solidez, y en el caso de una buena herramienta de e-mail marketing, eso es sinónimo de la inclusión de todas las métricas o KPI’s que sean interesantes de analizar para tomar decisiones más acertadas, en lo que a la gestión posterior de las newsletters se refiere.

  • Gestión de suscriptores: las altas, las bajas, los suscriptores que no han confirmado, así como un seguimiento de cada una de las campañas de forma individualizada, serán algunas de las cuestiones de las que una implementación de marketing por correo electrónico debe cerciorarse. Si la plataforma o servicio, por su diseño, permite que la gestión de las bases de datos de los usuarios, su segmentación y comunicación individual aparezcan, se estará ante un servicio que cumplirá con una de las necesidades principales de este tipo de propuesta de marketing.

  • Soporte y funciones añadidas: siempre será necesaria la atención de expertos, y lo mejor es que esta atención sea prioritaria y esté disponible en cada uno de los planes ofrecidos por las empresas. Del mismo modo, las funciones adicionales -que pueden estar relacionadas o no, con el e-mail marketing- como la gestión de otros procesos de marketing digital, serán bienvenidas, siempre y cuando sumen a la propuesta o a los intereses de cada una de las empresas o clientes.

  • Ahorro de tiempo: aquí no sólo entra el concepto de automatización -que es bastante importante con la creación de sistemas que funcionen de forma autónoma, convirtiendo leads en clientes-, sino que también está el hecho de que existan muchas plantillas disponibles, formatos y formularios que puedan ser utilizados una y otra vez, lo que no sólo garantizará los resultados, sino que a nivel de productividad resultarán ser una bendición para la implementación de toda la campaña.

El e-mail marketing es uno de los campos del marketing digital menos explorados y, sin embargo, más atractivos y eficaces que existen. Las empresas que lo implementan bien reconocen su importancia y su viabilidad, no sólo para la captación de nuevos clientes, sino para la fidelización y la gestión de comunicaciones cada vez más cercanas con su comunidad de suscriptores.

Comentarios