lunes 17.01.2022

Cuidados básicos tras una cirugía ortopédica en perros

<p> Perro </p>
<p> Perro </p>
Cuidados básicos tras una cirugía ortopédica en perros

En este artículo los mejores expertos en mascotas te cuentan todos los cuidados que debes realizar a tu perro tras una cirugía ortopédica. Sigue leyendo para aprender cómo debes proceder, según los profesionales, si le han realizado una cirugía ortopédica a tu perro, para conseguir que el postoperatorio sea un éxito.

Consejos tras una cirugía ortopédica en perros

Si bien las cirugías ortopédicas no son muy comunes en los perros, lo cierto es que resultan fundamentales para poder superar algunos problemas de nuestras mascotas.

Actualmente las cirugías ortopédicas veterinarias cuentan con muchísimos avances que permiten tratar distintas lesiones y patologías en los perros: desde lesiones congénitas hasta fracturas que tengan que ver con traumatismos.

Un buen post-operatorio será fundamental en todo tipo de cirugías animales, pero en estos casos es clave porque está implicado el tejido óseo de los perros.

Las cirugías ortopédicas se encargan de resolver quirúrgicamente todos los procesos patológicos en los que se involucran los músculos, los huesos, los tendones, las articulaciones y todo el aparato locomotor en general.

Este aparato es el encargado de que el cuerpo se mueva, y por tanto, cualquier lesión en este sistema se convierte en un trastorno para la movilidad del perro.

El postoperatorio es muy importante tras una cirugía ortopédica en perros porque normalmente en este tipo de problemas se ven implicados los tejidos que tienen una capacidad de cicatrización bastante lenta. De esta manera, los huesos y tendones tardan más en recuperarse, y al tratarse de un perro resulta complicado pedirle que se esté quieto. Así, como la cirugía afectará a su manera de moverse de forma libre, tendremos que prestar especial atención para poder conseguir que el postoperatorio sea todo un éxito.

De entre todas las enfermedades, problemas y alteraciones que puede sufrir el aparato locomotor de un perro, existen algunas que solamente tienen como solución definitiva la cirugía ortopédica para poder resolverlas.

Entre estos problemas encontramos algunos trastornos genéticos que afectan a los perros más de lo que pensamos, como por ejemplo las luxaciones de rodilla.

Otro de estos problemas son los traumatismos, por ejemplo las roturas de ligamentos o las contracturas. Del mismo modo, existen otros problemas que requieren de cirugías ortopédicas en perros, como son las alteraciones adquiridas, como por ejemplo las necrosis de la cabeza del fémur, que pueden llegar a ser realmente peligrosas para nuestras mascotas si no las tratamos como es debido de manera eficiente.

De esta forma, tras una cirugía ortopédica en perros resulta fundamental limitar la movilidad de la mascota para lograr su óptima recuperación. No debemos sacarle a correr, y debemos valorar que la restricción de la movilidad siempre dependerá en gran medida del tipo de cirugía, pero por norma general debemos animarles a estar quietos para lograr que el tejido lesionado pueda cicatrizar de manera correcta, lo cual tardará bastante tiempo en suceder.

Para animarle a mantenerse quieto, una gran alternativa son las camas ortopédicas para perros como las que podemos revisar en zoomascotas.com/mejores-camas-ortopedicas-para-perros/, que además de ayudarle a mantenerse tranquilo serán la mejor alternativa para que pueda descansar cómodamente y con las mejores garantías.

Del mismo modo, cuando consigamos superar el periodo de convalecencia y tras unas cuantas semanas de inactividad, lo más probable es que la masa muscular del perro y su estado físico se hayan visto afectados. Además , también es posible que la lesión no se haya recuperado bien del todo. En estos casos, lo mejor es realizar una transición moderada en el tiempo y de manera paulatina al ejercicio para conseguir que nuestra mascota se recupere con las mejores garantías, tal y como nos han explicado los expertos del portal Ortopedia 10.

Del mismo modo, también será fundamental el cuidar la herida de manera eficiente. Cuando se realiza una cirugía ortopédica a un perro se accede a través de la piel. De esta manera, al hacerlo es normal que se creen heridas quirúrgicas que deberemos tener presentes siempre ante la posibilidad de que existan problemas con las suturas o posibilidad de infecciones. Así, una adecuada limpieza de la herida es fundamental, así como un control periódico para garantizar que no van a existir problemas en el post operatorio.

Además de esto, debemos tener en cuenta que los cuidados no deben ser solo físicos, sino también emocionales durante esta etapa que puede resultar complicada para las mascotas. Es normal que nuestro perro se sienta confuso y asustado tras los cambios sucedidos de repente en su estilo de vida y por notar su movilidad reducida.

De esta manera, los expertos recomiendan prestar mucha atención a nuestra mascota y darle todo el cariño que necesite en estos momentos tan complicados. Cuando superemos el período de convalecencia podremos empezar a realizar paseos cortos y otro tipo de actividades reguladas por los veterinarios, expertos o fisioterapias caninos.

Además, al principio será interesante que las interacciones de otros perros o animales de su especie sean limitadas, pero que existan, porque así el perro podrá sentirse dentro de una normalidad relativa que le permitirá recuperarse mejor a nivel físico, pero también a nivel emocional.

Comentarios