¿Cómo poner el colchón para que no dé calor en verano?

colchón 8

Cuando llega el verano, la humedad puede hacer que el colchón se sienta incómodo y acumule calor, lo que hace difícil conciliar un sueño reparador. Sin embargo, hay algunas soluciones efectivas para mantener el colchón fresco y agradable, incluso en las noches más calurosas.

Comienza por elegir un colchón adecuado

Comprar un colchón de calidad es esencial para garantizar una temperatura corporal adecuada al dormir. Sus materiales y construcción hacen una gran diferencia en la sensación de frescura y comodidad.

Además, busca colchones que incorporen tecnologías de enfriamiento, como sistemas de ventilación o materiales que ayudan a disipar el calor, lo que evitará la sudoración excesiva o problemas de termorregulación.

Protege el colchón

Proteger de forma adecuada el colchón es otra cosa que debes hacer para mantenerlo fresco y libre de acumulación de calor. Utiliza un cubrecolchón diseñado específicamente para ayudar a controlar la temperatura y que sea de materiales transpirables, como el algodón o el lino.

Los protectores de colchón con tecnología de absorción de humedad hacen posible mantener una sensación más seca y fresca durante la noche.

Piensa en la mejor ubicación

Una de las formas más efectivas de mantener fresco el colchón es que exista una buena ventilación alrededor del mismo.

Para lograrlo, puedes poner el colchón sobre un somier o base de cama cuyo diseño permita la circulación de aire. De esta forma, el calor se disipa más fácilmente.

Otra idea es colocar el colchón cerca de una ventana abierta o usar un ventilador para generar una corriente de aire que mantenga la superficie fresca. No obstante, ten en cuenta que la ventilación no debe ser excesiva o resultará incómoda para dormir.

Emplea técnicas de enfriamiento

Si has aplicado los consejos anteriores y aun el colchón se calienta demasiado, entonces opta por técnicas de enfriamiento activas, como colocar almohadillas de gel o toallas frías.

Las almohadillas de gel absorben y disipan el calor con eficiencia. Solo tienes que colocarlas sobre el colchón antes de acostarte y dejarlas actuar durante la noche. Por su parte, las toallas frías son una solución más económica. Simplemente, moja una toalla y escurre el exceso de agua, luego colócala sobre el área del colchón que esté más caliente.

Materiales para mantener fresco el colchón

Los mejores materiales para mantener un colchón fresco durante el verano y los días de calor son:

  • Espuma aireada o látex natural: Su estructura abierta permite una mejor circulación de aire y disipación del calor.

  • Resortes de acero: Los colchones de resortes tienden a ser más transpirables.

  • Fibras naturales: El algodón, el lino y la seda son excelentes conductores del calor y permiten una mejor regulación de la temperatura.

  • Gel de memoria: Algunas capas de espuma de gel de memoria tienen propiedades de enfriamiento que ayudan a disipar el calor corporal.

Tecnologías de enfriamiento de los colchones

También existen tecnologías de enfriamiento integradas directamente en el colchón para regular la temperatura:

  • Sistemas de ventilación: Algunos colchones tienen canales o perforaciones que permiten una circulación de aire más eficiente.

  • Capas de enfriamiento activo: Ciertos modelos cuentan con una capa de material con gel o con tecnología de refrigeración que ayuda a absorber y disipar el calor.

  • Tecnologías de enfriamiento por aire: Ventiladores o sistemas de enfriamiento por aire para mantener la frescura.

  • Materiales con efecto de enfriamiento: La microfibra y el bambú tienen propiedades que brindan una sensación agradable.

Trucos para enfriar la cama en verano

¿Quieres consejos adicionales para mantener fresca la cama durante el verano? Toma nota de estos:

  • Utiliza sábanas de material transpirable

  • Pon el ventilador apuntando a la cama unos 30 minutos antes de ir a dormir para enfriar las sábanas y el colchón.

  • Coloca bolsas de hielo en las esquinas del colchón. Mientras se van derritiendo, liberan aire fresco.

  • Usa una manta de verano ligera.

  • Abre las ventanas por la noche.

  • Apaga los dispositivos electrónicos, puesto que generan calor.

  • Toma una ducha antes de acostarte.

  • Usa sábanas de microfibra o percal.