• Jueves, 25 de Mayo de 2017

SUBBÉTICA

La variante de Lucena supera el trámite ambiental previo al inicio de obras

Fomento y Vivienda comenzará próximamente la actuación, que supone una inversión de 7,3 millones

variante a331
variante a331

La Consejería de Fomento y Vivienda ha recibido de la Delegación Territorial de Medio Ambiente de Córdoba el visto bueno a la autorización ambiental de las obras de construcción de la variante de Lucena en la A-331, por lo que podrá iniciar la actuación  próximamente. Esta evaluación de impacto ambiental favorable incluye una serie de medidas protectoras y correctoras sobre el paisaje.

La Consejería ha tenido que tramitar una nueva autorización, que ha incluido un proceso de información pública, para poder iniciar su ejecución después de que fuera adjudicada por importe de 7,3 millones de euros en 2010 y que no se llegara a iniciar como consecuencia de la crisis económica y el ajuste presupuestario. En un nuevo escenario, la Junta está impulsando en esta legislatura aquellas obras suspendidas, priorizando aquellas que estaban en un nivel elevado de ejecución o bien tienen una gran incidencia socio-económica y un alto nivel de tráfico, como es el caso de la variante de Lucena.

La delegada territorial de Fomento y Vivienda en Córdoba, Josefina Vioque, ha celebrado el próximo inicio de las obras de la variante, ya que “supone una gran mejora para la localidad, que no tendrá que soportar los inconvenientes del tráfico de media distancia, ganando en calidad de vida para la población”.

La variante de Lucena, que tiene un plazo de ejecución de 20 meses a partir de la orden de inicio de las obras, evitará el paso de los vehículos por el centro urbano en el itinerario de la carretera A-331, que une la Autovía del Olivar (A-318) con las localidades de Rute e Iznájar. Esta nueva infraestructura, de más de cuatro kilómetros de longitud, rodeará el núcleo urbano por el noreste y conecta con la Autovía del Olivar (A-316) mediante una glorieta que forma parte del enlace norte del tramo Lucena–Cabra, actualmente en servicio, por lo que desde la variante se accede directamente a la nueva autovía. La conexión con la A-331, al final de la variante, se realiza mediante una intersección en T con carril central de espera.

Los últimos 260 metros del trazado aprovechan la actual A-331, mientras que el resto del trayecto se desarrolla en variante. Las obras de la nueva carretera, que contará con una calzada de un carril para cada sentido de 3,5 metros y arcenes de 1,5 metros, incluyen la reposición de los caminos afectados y de la vía pecuaria (Camino de la Torca) mediante pasos a diferente nivel. Asimismo, se realizará la rectificación y el encauzamiento del Arroyo de los Llanos en un tramo de 110 metros, para evitar afecciones derivadas de las crecidas del arroyo.

 

Autorización ambiental

Como en toda infraestructura de carreteras, la autorización ambiental incluye el desbroce y el trasplante de los árboles existentes en el trazado. En el caso de la variante de Lucena, la zona más sensible es el encauzamiento del arroyo del Rigüelo, con numerosa vegetación natural compuesta por álamos y olmos propios de una ribera. Además, las medidas correctoras tienen en cuenta la reposición de vías pecuarias y vías verdes que se encuentran en la zona, que deben ser acondicionadas mediante pasos a distinto nivel que garanticen su continuidad.

Además, durante las obras de construcción de la variante de Lucena deberán cumplirse otras medidas correctoras propias de las infraestructuras, relativas a la protección de la atmósfera, del dominio público hidráulico, de la gestión de residuos y de la protección del suelo que se llevan a cabo durante la ejecución de las obras.

La variante de Lucena en la A-331, cofinanciada con Fondos Feder, se enmarca dentro del Plan para la Mejora de la Accesibilidad, la Seguridad Vial y la Conservación en la Red de Carreteras de Andalucía (Plan MASCERCA), que tiene entre sus objetivos el de eliminar la conflictividad del tráfico en el medio urbano, con la ejecución de variantes de población y el acondicionamiento de las travesías, buscando la integración de la carretera en un medio en el que el ciudadano demanda habitabilidad y calidad de vida.