sábado 30.05.2020

URBASER

CTA denuncia las condiciones laborales que Urbaser pretende imponer a los trabajadores

La empresa, una subcontrata de Epremasa, se dedica a la recogida de basura en la Subbética y el Guadajoz

Trabajadores y Francisco Moro se concentraron para denunciar las condiciones que pretende imponer la empresa de recogida de residuos
Trabajadores y Francisco Moro se concentraron para denunciar las condiciones que pretende imponer la empresa de recogida de residuos
CTA denuncia las condiciones laborales que Urbaser pretende imponer a los trabajadores

El secretario general de CTA en Córdoba, Francisco Moro, se ha concentrado hoy junto a una decena de trabajadores de Urbaser para denunciar la situación que están viviendo los 52 empleados de esta empresa propiedad del Grupo ACS de Florentino Pérez y subcontrata de la empresa provincial Epremasa encargada de la recogida de residuos en la Subbética y el Guadajoz.

Moro explicó que “llevamos tres años sin convenio colectivo” y “las condiciones en las que se está trabajando son leoninas porque se recogen una media de 250 contenedores en carreteras de tercera haciendo un recorrido de unos 150 kilómetros”.

La primera propuesta de la empresa fue un aumento de la jornada laboral en 45 días, una propuesta que fue rechazada por los trabajadores a quienes la firma propuso entonces reducir la plantilla en un tercio al tiempo que los conductores recibirían un plus de 100 euros anuales, “una subida ridícula” por recoger la basura además de conducir.

Ante el rechazo de las proposiciones de la empresa, Urbaser amenaza con aplicar la Reforma Laboral y no aplicar la ultraactividad del convenio, lo que significaría que los trabajadores pasarían a regirse por el Estatuto de los Trabajadores y, con ello, a cobrar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

En opinión de Moro, los recortes que pretende imponer la empresa derivan de la baja temeraria que realizó para conseguir la concesión de Epremasa, a cuyos trabajadores quiere que se equiparen los de la subcontrata en un plazo de dos años. “Los trabajadores de Epremasa cobran 3.000 euros más por hacer el mismo trabajo que los de Urbaser”, señaló Moro, quien advierte de nuevas movilizaciones si no se llega a un acuerdo digno para los trabajadores.

Comentarios