miércoles 30.09.2020

MANIFESTACIÓN

Los trabajadores de Cosmos y el gerente de Urbanismo se reúnen en el Ayuntamiento en un encuentro improvisado y conflictivo

Una manifestación de los trabajadores de Cosmos en las puertas del Ayuntamiento se ha convertido hoy en una más que tensa reunión en el salón de plenos con el responsable de la Gerencia de Urbanismo, Pedro García. Paradójicamente hoy debía de llevarse al pleno del Ayuntamiento -celebrado antes de este encuentro-  un punto relacionado con Cosmos que finalmente fue retirado

Reunión improvisada en el salón de plenos, al fondo el responsable de Urbanismo
Reunión improvisada en el salón de plenos, al fondo el responsable de Urbanismo
Los trabajadores de Cosmos y el gerente de Urbanismo se reúnen en el Ayuntamiento en un encuentro improvisado y conflictivo

A cinco días de las elecciones generales y coincidiendo con el pleno en el que iba a tratarse la modificación del Pgou referente a Cosmos para evitar la actividad de quema de residuos (punto retirado el pasado día 10), el Ayuntamiento ha vivido momentos más que tensos. En primer lugar con la manifestación de los trabajadores de la cementera frente a las puertas del consistorio. Tuvo que intervenir la policía para solicitar que dejasen pasar a las personas que querían entrar. Algún fotógrafo de prensa acabó aferrado al hacer su trabajo y con el bolsillo del abrigo roto por el agarrón. La cosa no llegó a mayores, pero los gritos y bocinas consiguieron su efecto, que tras al sesión plenaria fuesen recibidos en el mismo salón de plenos por el responsable de la Gerencia de Urbanismo, Pedro García.

Varias docenas de trabajadores, junto a algunos familiares y representantes sindicales, se acomodaron en la primeras filas de asientos del salón o permanecieron de pie. Detrás algunos concejales del PP o Ciudadanos, más tarde de Ganemos o Ucor. García se situó en el escalón superior en una silla para tratar de explicar una situación que muy pronto fue interrumpida a voces. Intentaba hacer el primer teniente de alcalde una retrospectiva del proceso. Apenas llevaba tres minutos de charla cuando varios trabajadores manifestaron su absoluto desinterés por la explicación: «No nos interesa nada del pasado, nos interesa lo que vas a hacer a partir de ahora». En ese instante intervenía el exalcalde, José Antonio Nieto, al indicar que el equipo de Gobierno «había creado un problema artificial».

Continuaba la charla con interrupciones y el gerente de urbanismo llamando a un debate entre todos los implicados en el asunto: trabajadores, empresa, responsables políticos, plataformas ecologistas y vecinos: «Hay que ver si es posible lo que piden los trabajadores, si es posible cómo se desarrolla y si no se pudiera volver al punto anterior, con todas las partes». García se comprometió a tratar con todos tras el 20 de diciembre. Por su parte, los trabajadores interrumpían constantemente su charla con llamadas a que se comprometiese a algo distinto, a paralizar todo el proceso y establecer un informe externo e independiente.

En ese momento, el concejal del PP, Salvador Fuentes, intervino desde las filas de atrás: «Mañana tenemos Gerencia de Urbanismo, coge el guante». Esa intervención molestó especialmente al primer teniente de alcalde, que acusó a los miembros del PP de «oportunistas e injustos», afirmando que «jamás habría hecho lo mismo en la vida». También se dirigió personalmente a Fuentes: «eres un falso y un demagogo».

A partir de ahí el debate se estancó en las llamadas de García al diálogo entre todos los implicados y su insistencia en ese compromiso, para lo cual se crearía una mesa para tratar todos los asuntos concernientes a Cosmos y, por otra parte, las opciones de los trabajadores sobre la paralización del proceso. Continuas intervenciones de unos y otros, con interrupciones y voces alargaban una situación que parecía ya no iba a llegar a ningún lado. Entre tanto algunos trabajadores y familiares increpaban a gritos al gerente de urbanismo con interrupciones más largas que hacían pensar en que los ánimos podían caldearse aún más.

Cuando el encuentro se veía del todo anquilosado, los trabajadores se retiraron pidiendo a gritos la dimisión de García, llamándole sinvergüenza o manifestando su contrariedad, «no somos votos andantes» o «somos votantes de izquierda de toda la vida y os vais a quedar solos».

PLENO DEL AYUNTAMIENTO

Con la anterior escena concluía una jornada que ya empezaba con los portavoces de los distintos grupos políticos antes de empezar el pleno en el que no iba a tratarse el punto relacionado con Cosmos. 

El portavoz del equipo de Gobierno, Pedro García, apostaba desde el principio por el entendimiento entre las partes:« Lo que apelamos es a la búsqueda del diálogo con los trabajadores porque en este proceso efectivamente el eslabón más débil son los trabajadores y nosotros no nos vamos a aprovechar de su situación como hace el PP». 

Por su parte, el portavoz del PP, Salvador Fuentes indicaba: «Hoy tenemos más dudas sobre el futuro de Cosmos que hace una semana. Ya anunciamos en su día que estaban gestionando mal la crisis de Cosmos y estas son las consecuencias». El portavoz de Ganemos, Rafael Blázquez, señalaba que el Ayuntamiento no era responsable de la situación de los trabajadores, puesto que el mercado del cemento ha bajado en un 80%, hacía un llamamiento también al diálogo y añadía que el acuerdo que se ha tomado está basado en un acuerdo político firmado por todas las formaciones y que hay que estudiar dónde se pueden quemar residuos exactamente para «ver qué actividades son compatibles con la vecindad».  Por parte de Ciudadanos, David Dorado, lamentaba la anulación del punto de Cosmos en el pleno por su importancia y manifestó su predilección por el desarrollo de un informe independiente que dilucide la cuestión: «Después de estudiar la cuestión nos han hecho ver que la cementera no contamina como están diciendo los promotores del pacto, se controlan permanentemente las emisiones, que están dentro de los límites legales y además la cementera no pretende cambiar  de actividad sino seguir fabricando cemento usando un combustible que al parecer contamina menos de lo que está contaminando ahora». Por último, el portavoz de Unión Cordobesa, también se mostró favorable al informe indepenidiente, pero con el matiz de la salida de la fábrica del casco urbano: «Defendemos tanto los puestos de trabajo como la salud de los vecinos partiendo de la base de que a medio plazo esa fabrica debe salir fuera de su ubicación actual».

Comentarios