domingo 20.09.2020

Fuentes considera que Cosmos se ha convertido en un "pim,pam,pum" entre la Junta y el Ayuntamiento

El Ayuntamiento tendrá la última palabra sobre Cosmos

El informe emitido por la Consejería de Medio Ambiente determina que la responsabilidad para regular la situación la cementera Cosmos "corresponde a la Administración Local". 

cosmos 3
cosmos 3
El Ayuntamiento tendrá la última palabra sobre Cosmos

La consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ha respondido a través de un informe a la consulta realizada por la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) sobre las dudas que ésta planteaba acerca de la posible innovación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que afectaría a la cementera cordobesa Cosmos. En este sentido, según el Partido Popular, “este informe no resuelve nada y vuelve a poner el balón sobre el tejado de la GMU”, ha explicado el viceportavoz de este partido, Salvador Fuentes.

Y es que, lo que han querido recordar desde la Administración Autonómica es que “aún sigue vigente la Autorización Ambiental Integrada (AAI) que otorgó la Junta a Cosmos y que incluye la valorización de residuos no peligrosos”. Además, tal y como se interpreta en el informe, estos explican a la Gerencia que en la consulta previa -realizada por este organismo- incluye “párrafos que nada tienen que ver con el expediente” y que la responsabilidad de interpretación del PGOU corresponde a la Gerencia. Es decir, la responsabilidad de realizar la innovación corresponde a la Administración Local. 

Y es que, según Medio Ambiente, en el informe se concluye que “no se considera que el criterio para determinar que una actividad industrial esté incluida en la categoría 4 -como está Cosmos- sea su inclusión o no en el Grupo A del Catálogo de actividades potencialmente contaminadoras en la atmósfera”. Así, desde la Junta recuerdan que “el Plan General se refiere a peligrosidad para las personas y los bienes, sin que tenga por qué haber relación directa entre peligrosidad y posibles afecciones ambientales”. 

Por otro lado, en el citado informe Medio Ambiente incluye ejemplos ilustrativos de otras actividades en córdoba que “no se considera que exista una relación directa entre la peligrosidad de las instalaciones y la potencial contaminación generada por las mismas”. Por ejemplo, hay instalaciones en Córdoba que se entienden de peligrosidad alta con una incidencia ambiental baja, como unas instalaciones de almacenamiento de productos petrolíferos situadas junto a la Autovía Sevilla- Madrid. Ésta no está sometida a una autorización ambiental integrada y está en el grupo B del Catálogo de actividades potencialmente contaminantes. 

En el caso contrario, la Junta pone como ejemplo una granja porcina con un elevado número de plazas “tiene una peligrosidad mínima para las personas o los bienes pero un alto poder contaminante por vertidos u olores”.  También existen, por poner más ejemplos, instalaciones con Autorización Ambiental Integrada, incluídas en el grupo B, como las industrias agroalimentarias en el polígono El Ángel, en Alcolea; una instalación de gestión de residuos peligrosos en el polígono de Las Quemadas, o fundiciones en el sector electromecánicas.