CÓRDOBA CF

Un abismo

Un gol de Xisco firmó el liderato de los rojillos y la décima derrota del equipo califa

Apenas creó; pero le sobró para marcar. Son los equipos grandes. Aquellos, cuentan que de la nada, como magia, hacen gol. Lo hizo Xisco, y fue perdonado porque lo pidió. Y no fue magia. Un disciplinado CA Osasuna fabricó su liderato en el Arcángel ante la incapacidad, la pesadumbre, la desorientación, de un Córdoba CF crítico que encajó su segunda derrota consecutiva y suma un minúsculo punto de los últimos dieciocho. El equipo blanquiverde continúa sin aspecto. Despavorido. Lleva diez derrotas en catorce partidos. Es otro grande. Pero pierde en la comparación futbolística. Aquellos de los que corren peligro de asfixia en el cajón del descenso, que es un hábitat que hay manejar, un espacio punzante al que cuesta adaptarse. Y asumir. Como los propios males o la propia inacción. Pero un grande en calamidad. En hastío. Devastado. Sin magia. Y sin gol.  

Córdoba-osasuna 2

Sublevó Juan Merino su once. En su búsqueda de los comprometidos respecto al escabeche de Lorca. De aquel desastre confesó, si hubiera podido, querer cambiar a siete u ocho. Hoy de entrada cambió a tres. Ideó un 3-5-2 con la esperanza de creer, de una base, de encontrar el oro. Un golpe de timón, una prueba más sobre un grupo al que ya Carrión intentó con revoluciones. Y el equipo se lo tragó. Por lo mismo pasa ahora el gaditano. Otra fórmula de exprimir el limón o el ladrillo. Una media más poblada, una defensa de tres y arriba la dupla inamovible. Resultó su tercera derrota. Un empate en cuatro partidos. Un tiro al aire. 

Tosca creación blanquiverde

El frío se adueñó de las piernas y el cuero. El Córdoba CF quiso ser un témpano sólido, mandar en el desencanto de su Arcángel mitad desierto. Un témpano. Un tiritar en el área de Kieszek en la primera aproximación rojilla que terminó en córner. Mostraron su poder en medio del encogimiento califa. Guardiola, con una jugada individual, y Jona, en otra anulada, calentaron las intenciones y el plan con dos chispas de un equipo cordobesista con orden de explosionar. Pero que no carbura.

Córdoba-osasuna

Xisco, tres años líder de la blanquiverde, estuvo a punto de hacer el primero de Osasuna. Kieszek aguantó lo inaguantable y así lo evitó. El Córdoba CF seguía intranquilo, precipitado cuando solo se llevaban veinte minutos. El estado de ánimo. Ansia mal interpretada traducida en nervios. Le costó sacar el balón jugado, claro que enfrente, los de Diego Martínez, hacían su labor. Demostrando ser un equipo hecho, lejos de lo que aspira ser el equipo califa, con enormes dificultades para crear. Bien en la contención, en no dejar.

Tuvieron los de Merino el balón. Llegaron a combinar y a fallar en la finalización. Por momentos, encontraron la forma de someter a los navarros a base de tocar con sentido. Hacer daño cayendo por bandas, sin grandes ocasiones; en la iniciativa y el intento. Ante una cuesta arriba. Lo que le cuesta. Crear peligro, rematar, ser constantes en la ejecución ofensiva de un ataque sin orden y cinco centrocampistas. Nada nuevo en la nula evolución.

Osasuna llevó el partido a su confort

Xisco, pidió perdón nada más empezar la segunda. Remató un centro medido a su talla, elaborado con mimo. La dejó imposible a la estirada de Kieszek, si bien Josema falló en la marca. Pero es que Quique tuvo el segundo justo después. El polaco, con las piernas, libró de la sentencia. El Córdoba CF, noqueado, se deshizo. Un resoplo. Una mirada abajo y al crono. Edu Ramos se vio solo, con todo para marcar, para empatar y la tiró al muñeco. El rechace lo tiró a la Rivera. Gestos innegables de la ansiedad del equipo. Aunque la de Edu Ramos y un disparo en seco de Guardiola, lo hicieran levantar.

CFF- osasuna

Asedió la banda de Lillo, ataque de Galán, en donde caía Guardiola, por donde no había manera. El Córdoba CF se armó de paciencia y de rabia antes de que lo tumbara la impotencia. Que lo tumbó. Merino metió a Markovic por Caballero; pero Roberto Torres la mandó fuera por milímetros. Pudo ser el segundo, otra vez; Álex Vallejo se la dejó en bandeja dentro del área. El CA Osasuna con buen aposento. Dejando venir el noventa. Y haciendo mucho daño cada vez que rondaba a Kieszek con facilidad. Templó. Cómplice de la incapacidad blanquiverde y la armada rojilla infranqueable. Más cerca el segundo que el empate. 

Merino descompuso la línea de tres centrales. Sacó a Joao e incluyó a Jaime Romero. Quedaban quince minutos. Todo o nada. Otro paso adelante y el CA Osasuna sin inmutarse. Sacó al otro central, Josema, por Alfaro. Sin apenas defensas. Sin Javi Lara. Sin saber qué hacer con la protección de Diego Martínez. Quique la cruzó demasiado. Pudo haber sentenciado. Parecía que el Córdoba CF se lo decía, desesperado. Un caos doloroso, querer y no poder y no saber qué hacer.

CFF. 11 nov

DATOS DEL PARTIDO

CÓRDOBA CF: Kieszek; Fernández, Josema (min. 83, Alfaro), Joao (min. 75, Jaime Romero); Álex Vallejo, Edu Ramos, Javi Galán, Aguza, Caballero; (min. 66, Markovic) Jona y Sergi Guardiola. 

CA OSASUNA: Herrera; Lillo, Aridane, Oier, Clerc, Sebas Coris (min. 57, Mateo García), Lucas Torró, Fausto Tienza (min. 69, Arzura), Roberto Torres (min. 86, Unai García), Quique y Xisco.

ÁRBITRO:  Arcediano Monescillo. Colegio Manchego. Amonestó por el equipo local a Joao, Sergi Guardiola, Aguza y Javi Galán. Y por parte del equipo visitante a Fausto Tienza, Roberto Torres y Lillo.

GOLES: 0-1 (min. 48) Xisco. 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada 14 del Campeonato Nacional de Liga 1|2|3 disputado en el Estadio de `El Arcángel´ ante 7.510 espectadores. 

 

CFF 4cff 5Córdoba-osasuna