Miércoles 20.11.2019

CINE

La nominada a 3 Goyas "Requisitos para ser una persona normal" se ha presentado en la Filmoteca con la presencia de sus actores

La actriz, guionista y directora Leticia Dolera y el actor Manuel Burque han presentado en la Filmoteca de Andalucía "Requisitos para ser una persona normal", nominada a los Goyas a la mejor dirección novel, al mejor actor revelación y al mejor montaje

Manuel Burque y Leticia Dolera en la Filmoteca de Andalucía en Córdoba
Manuel Burque y Leticia Dolera en la Filmoteca de Andalucía en Córdoba
La nominada a 3 Goyas "Requisitos para ser una persona normal" se ha presentado en la Filmoteca con la presencia de sus actores

Trabajo, casa, pareja, vida social, aficiones, vida familiar y ser feliz. Estos son los "Requisitos para ser una persona normal" que sirven de hilo conductor para la comedia romántica dirigida y protagonizada por Leticia Dolera. Esta película, que ha obtenido tres nominaciones a los Goya (mejor dirección novel para Leticia Dolera, actor revelación para Manuel Burque y mejor montaje) ha contado con la presencia de sus protagonistas en la Filmoteca de Andalucía en Córdoba durante la tarde-noche de este sábado.

Leticia Dolera hace un triple papel en la película. Directora, actriz y guionista. Con respecto a esta situación ha declarado que  «Hay una ventaja, dice Woody Allen en plan chiste, que si interpretas un papel en la peli que diriges, tienes a una persona menos en el set a la que explicar lo que tiene que hacer». Además ha reconocido que «ha sido también muy bonito dirigir a los actores desde dentro de la escena, no sólo estar detrás de las cámaras sino improvisar o cambiar el tono de la secuencia dentro de la propia secuencia»

La actriz, conocida por sus papeles en "Rec 3. Génesis", "Actrices" o "De tu ventana a la mía", narra una clásica historia de amor entre dos treintañeros, realizando un retrato generacional donde surgen los asuntos de los trabajos precarios, la inmigración o la integración (uno de los actores secundarios es una persona con síndrome de Down y homosexual). La protagonista cree que ella no es una persona normal y trata de conseguir los requisitos que cree debe tener una, para concluir, como ha indicado en Córdoba, que «no hay que buscar requisitos que te impongan desde fuera, sino encontrar los tuyos». La película ha obtenido una muy buena acogida, por su desparpajo y por ese término tan manido que sin embargo hay que utilizar con justicia en este caso, por su frescura.

Una de las características de "Requisitos para ser una persona normal" es que su protagonista masculino emplea su acento gallego, en un país como España donde los acentos de los actores suelen someterse al español estándard. Se puede decir que los acentos están proscritos y sólo desde hace poco se pueden escuchar, por ejemplo, acentos andaluces donde el personaje no es alguien marginal o la sirvienta. Con respecto a este asunto, Dolera ha explicado: «al principio escribí el personaje de Borja pensando en un amigo que es de Bilbao, y las pequeñas coñas que había referentes a eso eran con respecto a los vascos. Cuando encontré a Manuel Burque cambiamos esas bromas a los gallegos». En ese momento comienza a hablar Manuel y Dolera le indica de broma que lo exagere. Burque explica que «hablar con mi acento permite estar libre y jugar mucho sin control técnico, que era una cosa que yo hacía con los actores todo el rato, me siento más orgánico, más yo, soy capaz de probar muchas más cosas y arriesgarme sin tener miedo a equivocarme»

Una de las cuestiones más peculiares de la película es que Manuel Burque tuvo que engordar 25 kilos. O al menos intentarlo. No le dio tiempo y fueron 18. «Yo no había hecho ninguna película como actor, y empezar con un Robert de Niro...», bromea el gallego, que además explica cómo ese proceso de engordar fue saludable, es decir, contó con el concurso de la dietista Ángela Quintas que, por ejemplo, hizo engordar a los actores de la película "Gordos". ¿En qué consiste el engorde saludable? «Yo ya tenía el colesterol alto, así era un poco peligroso, a ver si me iba a dar un infarto en el rodaje, y me tuvieron que bajar el colesterol antes de subir de peso, o sea, tuve que perder primero varios kilos antes de coger los 18». Para ello, añade el actor, comía siete veces al día, entre esas comidas dos cenas. «Recenaba. Fijaos en la palabra. Cada día era una boda para mí, estuve dos meses y medio de boda».

Burque es además guionista, ¿tuvo la tentación de corregir los textos de la también guionista Leticia Dolera? «El primer día, siempre que estoy de actor, juzgo, no lo puedo evitar, pero ella me desmontó en seguida, me relajé y me puse a sus órdenes en plan soldado».

La proyección de la película ha contado con una presentación previa a cargo de Carmen Castillo. Se ha emitido dentro del ciclo "Discapacine", organizado por el Foro Andaluz de Bienestar Mental en colaboración con la Comisión de Discapacidad del Colegio de Abogados de Córdoba con motivo del Día Internacional de la Discapacidad. 

Comentarios