Martes 31.03.2020
Cordoba Hoy

QUINCE ANIVERSARIO DE CRASH CÓMIC

Dos mujeres, dos estilos, dos comics con Córdoba como elemento común

La tienda celebra el marzo de la mujer con jornadas de autoras que se dan a conocer por su obra y sus palabras. Aquí puedes conocer algo más de SenShiru y de Irene Olmo 
SenShiru e Irene Olmo con sus respectivas obras en la tienda de Crash Cómic
SenShiru e Irene Olmo con sus respectivas obras en la tienda de Crash Cómic
Dos mujeres, dos estilos, dos comics con Córdoba como elemento común

Dos mujeres. Dos estilos. Dos novelas gráficas y una misma ciudad: Córdoba.

La tienda de Crash Cómic, dentro de sus 15 años de existencia, y por un mes de marzo cada vez más femenino ha querido poner en macha unas jornadas con las mujeres como protagonistas que se inició el pasado día cinco con la artista SenShiru (Silvia Estepa) firmando libros de su obra 'Wing' (Planeta Manga), continuará el día 13, viernes, con la firma del primer trabajo en cómic de Irene Olmo, 'No quiero ser mamá', y que a lo lo largo del resto de marzo terminará con la presencia de Ana Morales Pérez, de Villa del Río, y Carmen Cantero Díaz, ambas del colectivo (Viaje a) Xambala.

Senshiru es un auténtico 'mix' catalana-cordobés. Nació en Sabadell (Barna), pero ha vivido en Córdoba 13 años, tiene familia de Montalbán y también tiene un porcentaje de sangre de Guadahortuna (Granada), pero ahora ha vuelto a tierras catalanas, para continuar su formación en la Escola Joso, donde no hay profesor que edite, dibuje y publique su propia obra de novela gráfica.

Sesión de firmas de Senshiru en Crash Comics

"La historia va de una chica, que se llama Eriko, que se debate entre si seguir su sueño o o que sus padres quieren que haga, mientras conoce a un chico que le ayudará en esa decisión". Y hasta ahí puede leer par no destripar su obra. Comenzó en el Manga , como muchos otros, viendo series en televisión, como Detective Conan, Sakura cazadora de Cartas o Sailor Moon, y también leyendo mucho, "lo que provoca que una quiera dibujar como los dibujos que veía".

Pero no siempre quiso ser artista del Manga. "La verdad es que hasta los 16 años quería ser forense, pero me tenía que enfrentar a una década de estudio, seis de medicina y cuatro de especialidad, y opté por el lápiz". En su caso, no estudió Bellas Artes, pero sí estudió Bachillerato Artístico en el instituto Góngora y luego se quedó en el Mateo Inurria estudiando Ilustración. "Tenía un profesor en el Góngora, llamado Andrés, que publica cómic y que me recomendó la Escola Joso de Barcelona y me fui para allá".

En su opinión, actividades como la que ha puesto en marcha Crash Cómic, son "fantásticas, porque hay que darle visibilidad a la mujer". Y es que el del cómic-novela gráfica-tebeo es un mundo en el que la mujer empieza a meter cabeza," pero aún cuesta hacerse conocer y darnos nombre". Al menos, el Manga está rompiendo esos esquemas. "La mujer está entrando como un stunami en el mundo del cómic de la mano del Manga, y eso es algo que te dicen en la escuela donde estoy, donde casi todos los profesores publican cómic y están muy metidos en el mundo". El ejemplo es que la escuela barcelonesa hace una década no tenía mujeres y hoy las aulas están llenas de féminas que dibujan sus personajes con los ojos enormes.

Firma de Planeta Manga en Crash Cómic

El caso de Irene Olmo es diferente. En su primera novela gráfica se ha atrevido con una temática un tanto polémica, que en sus círculos próximos puede levantar ampollas. Nacida en 1978 en el barrio de la Fuensanta, luego saltó a Santa Rosa y después viajó fuera hasta regresar de nuevo a la capital califal donde ahora reside.

'No quiero ser mamá' es su trabajo y estará en Crash Cómic el próximo día 13 firmando su flamante y primera obra. Pero no es ninguna novata en el arte de dar forma y volumen con un lápiz. Estudió Bellas Artes en Sevilla, y desde que terminó su formación en la Facultad de Bellas Artes de Valencia se ha dedicado a trabajar como ilustradora en el estudio de ilustración Azulamarillo para libros de texto o infantiles (Anaya, Santillana y Oxford University Press entre otras). Cuando por fin afianzó una clientela decidió regresar a su ciudad natal. 

Ha participado en diversas exposiciones, fanzines y concursos, y llegó a ganar el Iº Concurso de cómic Madinat Al-Zahara y fue segundo premio en el 'V Concurso de Ilustración Ciudad de Albacete'. También ha realizado diferentes cursos y talleres con los ilustradores Pablo Auladell, Javier Sáez Castán, Javier Zabala e Isidro Ferrer.

Firma de Planeta Manga en Crash Cómic

Finalmente, "conseguí un hueco entre encargo y encargo, encajé mi idea de hacer un cómic como pude y me dedique a ello durante un año aproximadamente". Y no es para menos. El dibujo, el guión y hasta el entintado es suyo. "Tiene muchísimo trabajo con meses de mezcla y atendiendo pedidos", recuerda. Finalmente, lo presentó a la editorial Bang , que le gustó y salió a la liz el pasado día 3; calentado, calentado.

"Elegí Bang, porque lo va a publicar también en Francia ('Je ne veux pas être maman') y si me gustaba esa idea es porque el tema es un poco polémico o complicado, y quizá en Francia puede tener mejor salida que aquí". Y sabe de lo que habla. De hecho, puede haber cierta polémica en el tema tratado, que, ojo, es autobiográfico, porque no todo el mundo entiende que haya mujeres que elijan de forma voluntaria no ser madres.

Firma de Planeta Manga en Crash Cómic

"He tratado siempre que fuera desde el respeto, pero también desde el respeto a las mujeres que no queremos ser madres por elección propia; hay que entender las decisión que hemos tenido muchísimas mujeres en España, porque casi el 10% decide no ser madres y es algo que está muy tapado", señala. Por contra sobre la maternidad y sobre cómo ser madre hay mucho escrito y dibujado, "pero creo que era importante que alguien también dijera que también estamos las que no queremos hijos y no pasa nada, estamos felices y estamos muy bien".

La sinopsis en esta caso es clara: Una mujer que decide no ser madre y la sucesión de experiencias y problemas que se va encontrando con familiares, amigos y sociedad en general, así como esa presión casi sin voluntariedad que siente externamente, para tener descendencia y procrear y llegar a una especie de estatus familiar y social que es generalizado.

Firma de Planeta Manga en Crash Cómic

¿Y dónde está enmarcada? "En la sociedad cordobesa y se puede reconocer, aunque sobre todo es la sevillana". Eso significa que hay detalles de Córdoba pero sobre todo de la ciudad donde cursó sus estudios, y se trata de "una familia cordobesa y tradicional y buena, por supuesto, pero con esa situación creada".

Por el momento su familia, a los que ha representado sin cambiar el nombre no han opinado porque desconocen la obra hasta este viernes y ahí se verá lo que dicen. "Algunos se reconocerán y no les gustará, a los que no son de la familia les he cambiado el nombre para que nadie se sienta molesto". Pero lo que no se puede negar es que para su primera obra ha sido verdaderamente valiente.

Firma de Planeta Manga en Crash Cómic

Comentarios