Viernes 18.10.2019
Cordoba Hoy

GASTRONOMÍA EN LOS LOCALES DE LA CAPITAL

La Sastrería, tiempo suspendido entre sabores que alaban el paladar

El profesor de la UCO Ricardo Hernández Rojas elabora su propia opinión: "Consigue que disfrutemos sabores que no siempre están a nuestro alcance, pero lo mejor es que consiguen una experiencia completa realmente deliciosa". Los duelos son los padres del Estrella Michelin de Palma de Mallorca Álvaro Salazar
Interior de La Sastrería
Interior de La Sastrería
La Sastrería, tiempo suspendido entre sabores que alaban el paladar
El restaurante La Sastrería se ubica en el Centro de Córdoba. En concreto, muy cerca de la Plaza de Colón, en la denominada Plaza del Rincón, justo en frente donde se ubicaba un cine denominado 'Isabel la Católica', y que ahora muestra serias trazas de abandono, muy lejos del lustre de otras épocas. Este restaurante, abierto desde hace dos años,  bien merece una visita, con una capacidad en sala alrededor de 25 comensales sentados, junto a mesas de pie, más informales, para 9 o 12 comensales en total.

Entrar en el restaurante La Sastrería es ir a un local de contrastes, donde extraña contemplar mesas de pie, en un local no demasiado amplio, pero decorado con un gusto excepcional. Se busca, desde la perspectiva del cliente, un cierto desenfado, donde las mesas no presentan mantelería completa y donde la decoración recuerda al origen de los propietarios. Marina Almansa y su marido son dueños de una boutique en Córdoba, y son padres de Álvaro Salazar, Estrella Michelin en Palma de Mallorca, con lo cual se empieza a entender la razón de la decoración y el diseño de la carta de este restaurante.

Quien acuda a este establecimiento ha de tener claro que es para disfrutar sin prisas. Parece que el tiempo se detenga nada más cruzar el umbral. El servicio en sala, y la buena armonía en general del ambiente, son elementos destacables. La experiencia bien merece la pena.

La cocina de La Sastrería está a la vista

La cocina está a la vista donde el jefe de cocina, Sergio Romero, atiende las dudas y sugerencias de los parroquianos. Prueba de ello es la opción 'déjate llevar', que es, en realidad, degustar la gastronomía que el jefe de cocina piensa en ese momento que es lo mejor para el comensal, pero adaptada de forma individual al cliente.  Es muy recomendable esta experiencia gastronómica. Es una cocina de contrastes, donde se juega con los diferentes sabores y texturas, junto a una vajilla adecuada a los platos. Por tanto, éste es un restaurante donde la sorpresa y el disfrute van unidos. La gastronomía está salpicada continuamente con salsas y toques de países como Japón o México, pero sin olvidar el lugar y productos donde se encuentra. Y prueba de ello es el cochinillo o alguna elaboración que presenta rabo de toro.

Con respecto a la sala, hay que destacar la presencia de Felipe Menezes. Está muy pendiente de todos los comensales y es de agradecer el conocimiento de los platos del local, -algo obvio pero que no suele ocurrir, porque en esas explicaciones entiendes los sabores y origen de los jugos y condimentos que se prueban-, hasta en sus detalles mas mínimos. Con respecto a la carta no es excesivamente larga, y no siempre tienen toda la oferta disponible, pero sí destacan platos como 'Nuestro Servicio de Cocido', que se presenta en tres pasos, uno de ellos es un hummus o el garbanzo llevado a crema. 

El restaurante no tiene reservados, es informal, prueba de ello es el apartado 'Con lo dedos', donde se puede pedir un taco Ibérico Pibil o una Bao Burguer de Vaca Gallega. Sin embargo, los platos están muy bien elaborados. El lector comienza a entender por qué inicié este texto denominándolo de contrastes. Los nombres de los platos ya indican un mestizaje de técnicas de cocina no españolas, salsas con adaptaciones a nuestros paladares junto a unas materias primas de calidad. La mezcla, los contrastes y el resultado final es muy de agradecer. Todo un acierto en general.

Un 'Cítrico La Sastrería' para el postre

Con respecto al pan, está basado en la telera cordobesa, correcto y es gratificante, aunque su presentación se debe mejorar mucho para estar acorde a la cocina. En cuanto al café, está realmente muy bien realizado y merece la pena pedirlo. Para los postres, el denominado 'Cítrico La Sastrería', presentado en varias texturas y sabores como la líma o el mango es realmente excepcional. El restaurante consigue que disfrutemos sabores que no siempre están a nuestro alcance y eso se agradece, pero lo mejor es que consiguen una experiencia completa realmente deliciosa.

La experiencia gastronómica en La Sastrería es innovadora, contundente y con unos contrastes en sabores únicos. Esto, unido a un servicio muy amable y cordial, hacen que sea un sitio donde realmente merece la pena ir... Aunque en fines de semana, mejor reservar.