• Jueves, 19 de Enero de 2017

MEDIO AMBIENTE

La Plataforma por un Río Vivo alertará en el Guadalquivir contra las toallitas WC

El colectivo ha convocado a los cordobeses a las 11.00 horas de hoy en el Embarcadero del Club Piragüismo del Balcón Guadalquivir para concienciarse de este problema

Puente Romano sobre el río Guadalquivir en Córdoba
Puente Romano sobre el río Guadalquivir en Córdoba

Mañana, a las 11.00 horas, la Plataforma por un Rio Vivo ha convocado a la población cordobesa, en el Embarcadero del Club Piragüismo del Balcón Guadalquivir, a una acción simbólica para tomar conciencia de los problemas que acarrean las toallitas arrojadas al váter y para que las administraciones actúen ante este asunto, según un comunido del colectivo firmado por el portavoz de este colectivo, Diego Peinazo Amo.

"En nuestra sociedades las leyes siempre van detrás de los problemas, a veces muy detrás, y con frecuencia ni siquiera llegan a frenar tanto desmán; así se genera un producto con gran éxito comercial, barato para el consumidor, pero que luego acabamos pagándolo entre todos", advierte la nota.

Un ejemplo claro son las toallitas húmedas, ya que por poco dinero podemos limpiar un pómulo, un mueble o un trasero de bebé. "Si ya su producción, como todo producto de usar y tirar, genera problemas cuando las arrojamos al inodoro los costes ambientales y económicos son desmesurados, con atranques en el sistema de alcantarillado y contaminación del entorno", insiste la nota.

Aguas fecales al río

De hecho, en la desembocadura del arroyo Pedroche en el Guadalquivir se pone de manifiesto este problema. Y es que sistemáticamente cada vez que llueve las cloacas entran en carga y las aguas fecales inundan el río por los aliviaderos. Aguas que, además de llevar materia orgánica, arrastran toda la suciedad que no fue recogida en las calles, los residuos sólidos que se arrojan al inodoro, especialmente y, por supuesto, toallitas. "La mayoría de ellas van directamente al río para tapizar su fondo, otras quedan atrapadas en el canal que circula en paralelo al Balcón del Guadalquivir, evidenciando las suciedades que la naturaleza no puede reciclar en un corto periodo de tiempo", añade la Plataforma.

Lo más grave es que para estimular su consumo las diferentes empresas ofertan las 'toallitas WC' que expresamente señalan que pueden tirarse al inodoro y son biodegradables. El problema está en que necesitan varios meses para degradarse, creándose acumulaciones tanto en las cañerías como en los ríos. Hay que recordar el reciente suceso en San Javier (Murcía) en el que las toallitas obstruyeron el colector que llevaba las aguas residuales a la estación depuradora causando el vertido de aguas fecales.

Llamada a Emacsa

Por ello, "sorprende que aún las administraciones no hayan tomado carta en el asunto, obligando a las empresas para que en el etiquetado se señale expresamente que este producto no debe de ser arrojado al váter", abunda. Y las entidades encargadas de la depuración de las aguas como Emacsa "deberían realizar intensas campañas de concienciando para que no no tiren toallitas de ningún tipo al inodoro y evitar atranques y la contaminación del entorno".

La Plataforma por un Río Vivo está integrada por Almocafre Consumo Ecológico, Acción Ecologista Guadalquivir, Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono, Asociación de Educación Ambiental El Bosque Animado, Asociación Vecinal La Axerquía, Asociación Vecinal Guadalquivir, Ceraico, Consejo de Distrito Sur, Club Piragüismo Córdoba, Consejo de la Juventud, Ecologistas en Acción, Plataforma Ciudadana a Desalambrar, SEO Bird Life y WWF