• Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

El sol, casi de verano, ha sonreído plenamente en esta jornada a los romeros de Linares, que desde las nueve de la mañana se lanzaron al camino, atravesando el casco urbano cordobés, para toparse de frente con la belleza de la Sierra, engalanada de primavera y vida, llamando a la alegría y al cante:

"Cordobesa de mi amor, 
hoy se alegran los pinares 
con tu gracia y tu candor 
para llevarle una flor 
a la Virgen de Linares 
y rezarle una oración"

Un total de 16 carrozas, rebosantes de colores salieron, tras recibir la Hermandad de la Purísima Concepción de Linares la pertinente bendición en la Mezquita-Catedral sobre las 08.00 horas, desde República de Argentina con un itinerario inicial muy urbano, ya que transcurrió por el Paseo de La Victoria, Concepción, Gondomar, Plaza de Las Tendillas, Diego de León, Alfonso XIII, San Pablo, San Andrés, Realejo, Santa María de Gracia, San Lorenzo, María Auxiliadora, Plaza del Cristo de Gracia, Ronda del Marrubial, Agrupación Córdoba, la carretera N-432 y, finalmente, la carretera al Santuario de Linares.

Tras la mala experiencia con la lluvia del año pasado, el buen tiempo, cómplice de los centenares de romeros que han acompañado a la comitiva, seguía alentando la generación de coplas típicas de esta jornada:

"Por el Puerto de la Salve, 
cordobesita de rostro hermoso, 
te dije con la mirada, 
cordobesita, que estoy celoso. 
El sol que te está besando, 
cordobesita, lanzó un suspiro. 
Prefiero que esté nublado, 
cordobesita, cuando te miro".

Coincidiendo con la llegada al Puerto de la Salve, sobre las 12.30 horas, los romeros hicieron un alto para rezar el Angelus, y tras la eucaristía, la comida de hermandad con sus correspondientes peroles, confiriendo más cordobesismo si cabe a una de las más profundas tradiciones de esta ciudad.

"Mozo bueno cordobés, 
llévame con tu caballo, 
que a la Virgen quiero ver 
y le tengo que ofrecer, 
con las rosas del rosario, 
los claveles de mi fé".

El delegado territorial de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta, Francisco Alcalde, acudió a visitar la Romería bien entrada la mañana, mientras que despidieron en la ciudad a la comitiva el teniente de alcalde de Presidencia del Ayuntamiento de Córdoba, Emilio Aumente, y la delegada de Promoción de la Ciudad, Carmen González.

"Un romero te pintó 
con vestido de lunares 
y otro de ti se prendó 
la mañana que te vió 
caminito de Linares 
y así te piropeó".

El Santuario de la Virgen de Linares se encuentra a unos ocho kilómetros al noroeste de Córdoba y tiene su origen en la histórica atalaya árabe junto a la cual acampó el rey Fernando III cuando se dispuso a conquistar la ciudad en el año 1236.