Viernes 14.12.2018
CULTURA

La Romería de Santo Domingo proyecta la primavera cordobesa

El cielo acabó respetando la celebración. Comenzó el día con un manto tristón y gris y algunas gotas de lluvias que amenazaban con descolorar la Romería de Santo Domingo (que no anularla), Pero finalmente la comitiva de la primavera no ha perdido la ilusión y sus 13 carrozas (para la ocasión la mala suerte sobra), coches de caballos y la masa de peregrinos a pie y (especialmente) a caballo tomó el camino del santuario, en plena Sierra (verde por las últimas lluvias) para que la alquimia tan puramente cordobesa de fusionar en un extraordinario uno la fiesta con la pasión religiosa cobrara forma un año más en el arranque de la primavera.

Del temor a las precipitaciones se ha pasado en un 'santiamén' a empezar a notar ese calor tan propio que te obliga a quitarte la ropa sobrante y a formar a las gargantas a cantar mientras corre el buen vino de la tierra. Una sed milenaria que se apaga en compañía de sonrisas, canciones y una buena charla amena en la que no se llega al 'senequismo', por pudor, pero casi. No es h¡jornada para profundidades, sino para la alegría y la buena compañía.

Los chupinazos a segunda hora de la mañana anunciaban el inicio de una jornada a la que se han querido unir Carmen González, como máxima representante municipal de las festividades locales, ademas de Emilio Aumente, concejal de Seguridad, así como Alfonso Morales, en representación de las Peñas Cordobesas, que son el alma mater de estas tradicinones, así como Julián Hurtado, cronista dela ciudad. No hay que restarle méritos al PP municipal, aunque siempre ha acompañado a estas manifestaciones de primavera, ya fuera en el gobierno o en la oposición, en esta ocasión con su alcaldable al frente, José María Bellido, y la anterior responsable de las festividades locales cuando gobernaba su partido, Amelia Caracuel.

El color de las decoradas carrozas, el sol brillante, la hermosura de una Sierra que todavía resplandece en todo su espíenos antes de angostarse con el duro verano cordobés, han sido las notas gratificantes de un día festivo donde los haya, donde la  la Agrupación del Cristo del Amor ha aportado el tono musical, porque la música es fundamental en este tipo de eventos.

Y si al alguien le gusta los símiles, se podría decir que el cielo acompañó con sus lágrimas una triste, aunque emotiva, conmemoración a anual a cargo de la Estrella a lados agentes de Policía Local, María Ángeles García y Soledad Muñoz, que fallecieron en 1996 por los disparos cobardes de una banda de atracadores sin respeto alguno por la vida, y que es el mejor ejemplo de que esta ciudad no olvida, ni quiere, a sus 'héroes en zapatillas'; sus héroes personales y ocultos, como son ellas dos.

Amigos de San Lorenzo se ha llevado el premio especial de las Carrozas, aunque el primero de la categoría normal fue parala de Santiago. Una vez en el Santuario, más o menos al mediodía, se celebró la tradicional misa parvada paso a la infesta de huevos duros a modo de aperitivo para la comida en el campo (el perol, que se dice) y pasar la jornada en familia antes de que un lunes más marque el ritmo natural laboral, aunque en Córdoba es algo más especial con el fervor que en esta tierra se profesa a la estación de las primaveras, el buen tiempo y la convivencia en la calle con amigos y familia.

La Romería de Santo Domingo proyecta la primavera cordobesa