• Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

Ya estamos a mitad de semana. Y podemos decir que el tiempo está permitiendo que podamos admirar al completo y sin faltas nuestra Semana Santa. Ojalá todo siga así, como se prevé, para tener una Semana Mayor plena, como hacía muchos años que no ocurría.

El Miércoles Santo abría sus puertas con la elegante hermandad del Perdón, que posee un bello misterio en el que Jesús se halla ante Anás. El estreno que incluyen este año en el paso es el respiradero frontal, realizado por el taller de bordado de la propia cofradía. Que fue fundada en 1995 y que posee una talla mariana bajo la advocación de María Santísima del Rocío, realizada por Francisco Romero Zafra, en 1990.

Muy lejos de allí, la hermandad de la Piedad, llena de fuerza, se dispone a volver a demostrar lo que son casi doce horas en la calle. Media jornada, que se dice pronto. Esta hermandad destina gran parte de su esfuerzo y ocupación a trabajar para el beneficio social del barrio donde procede, Las Palmeras.

Hoy, podíamos ver cómo San Lorenzo volvía a vestirse de gala para enseñarnos otra de sus hermandades, el Calvario. Con una historia de arraigo, en la que se incluyen personajes de la talla del Obispo Siuri. Su titular porta la cruz; es un nazareno, obra de Fray Juan de la Concepción, en el siglo XVIII, llamando la atención su pequeño rostro de suaves rasgos. Y no podemos dejar atrás a Nuestra Señora del Mayor Dolor, con su mirada vuelta al cielo para rogarle a Dios por su Hijo.

Mientras, en el Alcázar Viejo, el Señor de Pasión con su cruz arbórea nos deja entrever sus grandes manos soportándola, así como su paso caoba que guía a María Santísima del Amor con su tez sonrojada y llena de dolor. Es la estampa de esta cofradía por las calles de San Basilio. El blanco de la cal hace que desprendan una luz diferente que llena al cortejo de la hermandad para poder soportar el difícil empedrado del suelo; es algo digno de ver y admirar. El estreno de este año es un estandarte corporativo realizado por Julio Ferreira y Jesús Rosado

Ya sólo quedan dos cofradias, Misericordia, hermandad que posee una fuerte vinculación con los Santos Mártires de Córdoba, está en camino, entre malva y dorado. Nos sorprende con su caminar discreto, llegando a la Plaza de la Almagra donde desembocará hacía La Corredera. Nos adelantamos un poco, y buscando un rincón especial, vemos al Señor de finales de siglo XVI, pasando por el Arco del Compás de San Francisco: Un momento de los que son únicos y permanecen en la retina de la memoria.

Y cómo no, terminar un miércoles de Semana Santa en los jardines de Colón para disfrutar de la hermandad de la Paz, y ver cómo el misterio, con su imponente caballo, llamado Pacífico, se revive con el movimiento del paso. La espera será larga, pero merecerá la pena, para ver a la Paz, entre algodones blancos, dolorosa, realizada por Martínez Cerrillo. Este año estrenan un nuevo llamador realizado por Emilio León.

Un día más ha pasado y vamos a por el broche para los tres últimos días que nos quedan de esta Semana Santa de 2017 tan histórica.

TEXTO: MARÍA JOSÉ ESCRIBANO.