miércoles 01.02.2023

TURISMO ECOLÓGICO

El sueño de un cordobés en el Camino de Santiago

Dos jóvenes planean montar un albergue sostenible en Extremadura financiado exclusivamente con donaciones y aportaciones a través de crowdfunding

El sueño de un cordobés en el Camino de Santiago

En la Vía de la Plata del Camino de Santiago, justo antes de abandonar Extremadura y adentrarse en la meseta castellana, una dura etapa plantea un problema a los peregrinos. Es la ruta que habitualmente siguen quienes hacen el Camino Mozárabe desde Córdoba, que se une a la Vía de la Plata en Mérida. Pero entre Carcaboso y Aldeanueva del Camino, al norte de Badajoz, hay 38 kilómetros de etapa sin más opciones para pernoctar y pocos sitios para abastecerse de agua.

Para hacer más fácil el camino a los peregrinos, Tommy (de Córdoba) y Kris (de Éibar, en el País Vasco) han decidido levantar un albergue alternativo en la etapa, en la localidad de Segura de Toro, un pequeño pueblo de 150 habitantes de origen celta en el Valle del Ambroz. La distancia se reduce así a 31 kilómetros desde Carcaboso, mucho más asequibles. El llamado albergue Ambroxía, tal como explica a Córdoba HOY el joven Tommy, funcionará únicamente con donativos, al estilo de los refugios que gestionan las asociaciones de amigos del Camino, que ofrecen cobijo y comida a cambio sólo de la voluntad, sin más preguntas. "Nos encanta compartir y creemos que al exigir un precio por el descanso del peregrino seríamos contrarios a la verdadera filosofía del Camino", sostienen.

Pero para poder lleva a cabo su iniciativa, Tommy y Kris requieren de una pequeña financiación para levantar las principales estructuras, y han puesto en marcha una campaña de crowdfunding a través de la web crowdants. "Ambroxía pronto será una realidad; estamos trabajando duro en ello pero falta un último empujón", aseguran estos jóvenes, que ya disponen de los terrenos. Necesitan un mínimo de 5.500 euros que se destinarían íntegramente a la compra de una yurta -la típica tienda de los mongoles nómadas- para alojar a los peregrinos, hasta nueve a la vez, y el mobiliario.

La financiación óptima que piden Tommy y Kris es de 8.000 euros. Si se alcanza la cifra, además de la yurta se pondrían en marcha una instalación solar y un termo también solar, una depuradora de aguas, la gestión de los residuos y la habilitación de los accesos a la finca. Todo para hacer un albergue no sólo solidario, sino también respetuoso con el medio ambiente. En la web destinada a recaudar los fondos, Kris y Tommy dan todos los detalles de la financiación.

Las aportaciones van desde cualquier cantidad, por pequeña que sea, hasta los 200 euros, y todos recibirán un obsequio o detalle a cambio. En el caso de las aportaciones más elevadas los jóvenes de Ambroxía incluyen varias noches de alojamiento con pensión completa y rutas guiadas por la comarca, además de los regalos.

yurta albergue peregrinos

Así es la finca

La yurta, el tipo de vivienda de las tribus nómadas de Mongolia, estará construida con materiales naturales, utilizando madera para la estructura y lana como aislante para crear un ambiente acogedor. La finca en Segura de Toro, de media hectárea, está dividida en tres zonas. Hay un olivar que "poquito a poco estamos transformando para que el día de mañana llegue a ser un bosque comestible", declaran, así como un prado con una casa de piedra en rehabilitación y un huerto y un futuro gallinero e invernadero.

Por último, hay otro pequeño prado para instalar el albergue en sí, la zona de duchas y una pequeña piscina natural.
Si los jóvenes consiguen la financiación, esperan tener abierto el albergue para el próximo otoño con todas las comodidades para los peregrinos.

Las aportaciones pueden realizarse pinchando en este enlace o contactando con los propios promotores en el teléfono 628 154 707 o en el correo [email protected] Por el momento han conseguido poco más de 1.200 euros y las donaciones pra la campaña de crowdfunding se admiten hasta el 27 de mayo.

Comentarios