viernes 12.08.2022

XXXV Cata del Vino Montilla-Moriles

La gran acogida de la Cata hace inevitables las colas

dentro del recinto había unas 3.500 personas que habían adquirido la entrada on-line. En el exterior dos inmensas colas agrupaban a otras 3.000 personas a ambos lados de la puerta a la espera de una oportunidad para entrar

Colas en la Cata
Imagen de la cola a uno de los lados de la entrada de la Cata
La gran acogida de la Cata hace inevitables las colas

La organización lo ha intentado, pero las colas para la Cata del Vino Montilla-Moriles siguen formándose para determinadas noches. Hoy iba a ser la prueba de fuego para el Consejo Regulador, que había vendido por Internet los tickets para esta noche, dedicada a los estudiantes por el cincuentenario de la escuela de Agrónomos (Etsiam) y había advertido al resto de la gente que la entrada iba a ser más bien difícil. Y para muchos, imposible.

Mientras que en el interior había unos 3.500 usuarios que completaron el aforo del recinto, fuera a ambos lados de la puerta las colas, de hasta cuatro personas de grosor, bordeaban la esquina en Llanos del Pretorio hasta más allá del final del muro perimetral de la Cata y hasta doblar la esquina del final del Palacio de La Merced entrando incluso en Reyes Católicos. Unas 3.000 personas más, a ojo de buen cubero.

Colas para la Cata

Pero en esta ocasión, al contrario de lo que ocurrió la primera vez hace un par de años, no había enfados, porque los de fuera eran conscientes de que habían acudido por su propia cuenta y riesgo, mientras que los que aparecían con el ticket adquirido on-line se les dejaba franca la entrada sin que nadie se sintiera ni ofendido ni enfadado. De hecho, la pareja de policías locales apostados en su coche patrulla a la entrada de la Cata aseguraron a este periódico que no se habían producido altercados de ningún tipo.

"Llevamos aquí dos horas, desde las ocho de la tarde, y sólo hemos avanzado unos 20 metros", señalaban dos chicas, animadas a pesar de las circunstancias. Habían acudido a la Cata por si acaso podían entrar, pero en la cola "nos lo estamos pasando bien cantando, tomando algo y charlando entre los amigos". Era el ánimo generalizado entre los que estaban en el exterior, "pero es que es lo único que hay ahora en Córdoba", se justificaban.

Es el primer día en el que se esperaba algo de dificultad. Mañana, viernes, no sólo comienza el fin de semana, sino que la noche temática es de fiesta Retro con un grupo tocando en directo. Que vuelva a repetirse lo de esta noche dependerá del buen juicio de los asistentes, porque la entrada es también por venta anticipada y quien no la tenga, es más que probable que tenga que experimentar algo similar a lo de hoy.

colas en la Cata 2

Comentarios