sábado 21.05.2022

LEY DE DEFENSA Y PROTECCIÓN DE LOS CONSUMIDORES Y USUARIOS DE ANDALUCÍA

Consumo detectó en 2015 incumplimientos en casi el 50% de locales hosteleros

S ha programado la próxima visita a 90 establecimientos de restauración de la provincia en la provincia para ver si cumplen las normas de protección al consumidor

Veladores 2
Se anuncian nuevas inspecciones en establecimientos de hostelería de la provincia
Consumo detectó en 2015 incumplimientos en casi el 50% de locales hosteleros

El Servicio Provincial de Consumo de la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía en Córdoba ha programado la próxima visita a 90 establecimientos de restauración de la provincia para ver si cumplen las normas de protección al consumidor. Según han informado a Europa Press fuentes de la Delegación, se trata de una campaña de inspección en establecimientos de restauración que "velará, entre otros aspectos, por la exactitud en el peso y medida de los bienes y la correcta prestación de los servicios, así como por la legalidad, transparencia y accesibilidad de los precios".

Se dará cumplimiento, así, a la Ley de Defensa y Protección de los Consumidores y Usuarios de Andalucía, en este caso por parte de la Dirección General de Consumo y de los servicios provinciales de Consumo de la Consejería de la Salud de la Junta, en este caso el de Córdoba, y que en el conjunto de Andalucía supondrá la inspección de 780 establecimientos.

Campañas como ésta se hacen necesarias, según han argumentado las mismas fuentes, dado que "en Córdoba, durante la pasada campaña, se constató que el 47,6% de los 91 establecimientos donde se realizaron 166 actuaciones, incumplía algún tipo de norma sobre los derechos de los usuarios". Por tipos de establecimientos, los servicios de Consumo provinciales visitaron en 2015 en toda Andalucía 753 establecimientos de restauración, un 40% de bares, un 18% de cafeterías y un 42% de restaurantes.

El 38% de los establecimientos infringieron en 2015 la norma de venta por unidades de peso

Las principales infracciones se dieron por no cumplir con la obligación de venta por unidades de peso cuando se ofertan al público productos de charcutería, queso u otros productos susceptibles de ser cortados de una pieza principal en los establecimientos inspeccionados. En este caso infringieron la norma un 38% de los establecimientos. Otro motivo de incumplimiento es que en el 18% de los establecimientos inspeccionados no se encuentran expuestos los precios de comidas y bebidas, así como los servicios ofertados en el establecimiento, mediante cartas de comidas y bebidas y listas de precios.

Por eso, durante la campaña de 2016 se vigilará especialmente una serie de cuestiones en las que se siguen detectando continuos incumplimientos, como que los productos de charcutería, queso, o moluscos o crustáceos se oferten por unidades de peso, o por unidades, según el caso.

Control de balanzas o aceiteras

También se comprobará que las balanzas estén verificadas, que se cumpla la prohibición expresa de que en las cartas listas de precios o cualquier otro medio de publicidad se refleje la expresión 'precio según mercado' o similares, y que cuando se requiera factura reglamentaria o ticket, en función de la categoría del establecimiento, su importe coincida con lo reflejado en la carta de precios y que no se carguen conceptos no reflejados en la lista de precios. Se mantendrá también el control de productos de pesca no autorizados y de las aceiteras rellenables.

Consejos prácticos: los precios han de ser finales, conocer diferencias entre mesa y barra o evitar expresiones como 'precio según mercado' o 'S.M.'

En relación con los servicios que prestan este tipo de establecimientos, la Dirección General de Consumo recomienda a los usuarios que se aseguren de que los precios sean finales y completos, incluyendo el IVA, así como que recuerden que el cubierto, la carta, la reserva de plaza o cualquier otro concepto similar no pueden ser cobrados, ya que se entienden que van incluidos en el precio y son elementos necesarios para la prestación del servicio.

Se aconseja también a los consumidores que verifiquen si existe alguna indicación de la existencia de diferencias en función de si el consumo se realiza en la mesa o en la barra, así como sobre si existen restricciones en las ofertas, como, por ejemplo, que en las mesas sólo se sirvan raciones, algo que el establecimiento puede hacer siempre que informe de ello al usuario a través de los mecanismos habilitados al efecto.

Los clientes deben tener en cuenta además que el precio de los productos de charcutería que se corten de una pieza principal debe darse por peso, y el de los mariscos debe precisarse por peso o por número de unidades, no estando permitidas expresiones del tipo 'Precio según mercado', 'S.M.' o similares.

Comentarios