TURISMO Y ECONOMÍA

La Junta tiene inscritas ya 423 viviendas turísticas cordobesas desde mayo de 2016

La Delegación de Turismo y Deporte trata de aportar su grano de arena a la calidad turística en la provincia mediante controles de Inspección que hasta el 1 de agosto sumaron 415 actuaciones

Apartamentos turísticos en la calle Alfaros de Córdoba
Apartamentos turísticos en la calle Alfaros de Córdoba

El alcalde en funciones de Barcelona, Jaume Collboni, comentó recientemente en una cadena de televisión de ámbito nacional que una de las cuestiones que se iban a poner en marcha en la ciudad condal para combatir la ola de 'turismofobia' es tratar de sacar a la luz las viviendas turísticas ilegales, que ponen su importante granito de arena a la hora de masificar las visitas y las pernoctaciones.

Frente a eso, en la provincia de Córdoba la Junta de Andalucía ya lleva camino andado, puesto que desde mayo de 2016 se inició el proceso para regularizar las viviendas turísticas cordobesas y hasta el pasado 1 de agosto había inscritas 423, prácticamente el doble de lo que anunció el entonces consejero de Turismo y Deporte, Francisco Javier Fernández, en junio del pasado año y que por entonces llegaban a las 216 cumplimentadas. Son datos de la Delegación de Turismo y Deportes en Córdoba, que está realizando una intensa labor de control de la oferta turística que se hace.

Las mismas fuentes han indicado que resulta necesario acabar con todos los alojamientos turísticos clandestinos que haya en Córdoba "para redundar y abundar en la calidad que oferta la comunidad autónoma en materia de turismo", y en este sentido, la calidad del destino tiene que estar basada también en el control de la oferta que se hace, ya sea hotelera o particular. Por eso, a través de la Inspección, se llevan a cabo controles para buscar y redundar en esos parámetros de calidad.

Una cuestión que también se puede medir. Concretamente, en los siete primeros meses del año se han llevado a cabo 415 actuaciones inspectoras realizadas en materia de infraestructura turística, de las que 366 fueron para solicitar documentación y otras 40 fueron visitas por inicio de actividad. En total se abrieron cuatro denuncias por viviendas turísticas clandestinas.

En cuanto a las 423 viviendas inscritas este año, ahora tendrán que pasar a la Inspección para el control material, ya que se les pide documentación que acredite aspectos concretos o bien se las visita directamente si la documentación está completa. Las mismas fuentes indican que hubo 17 viviendas turísticas con un acta favorable tras la inspección.

Malestar en el Casco Histórico

Hay que puntualizar que en Córdoba no se ha dado ese movimiento contra la presencia descontrolada de turistas como sí se ha producido en otros puntos del país, tales como Ibiza, Barcelona y Palma de Mallorca, pero bien es verdad que colectivos de vecinos del Centro Histórico, así como el Consejo de Distrito de esa misma zona o el Consejo del Movimiento Ciudadano y la Federación vecinal Al-Zahara, han levantado en numerosas ocasiones la voz contra el hecho de tratar de convertir el Casco Histórico en un parque temático pensado más para los turistas que para sus habitantes.

De igual modo, algunos grupos municipales, como es el caso de Ganemos Córdoba e IU, también han incidido en la necesidad de buscar la fórmula mágica para que Córdoba asuma un turismo de calidad, inocuo para el patrimonio y, por supuesto, lo más sostenible posible.

Volviendo a la capital catalana, el Ayuntamiento, además, prevé gravar con un IBI específico a los apartamentos turísticos que operan en la capital catalana para que aumenten su tributación teniendo en cuenta que el uso de los inmuebles no es residencial, sino lucrativo.