martes 25.01.2022
Opinión
Elena Vega
15:59
24/11/20

Por una sociedad libre de violencias machistas

Por una sociedad libre de violencias machistas

Todos los años llega el mes de Noviembre. Y dentro de este mes, un día concreto: El 25 de Noviembre. Y todas las ciudades comienzan a teñirse de morado. Banderas colgadas contra las violencias machistas. Alumnado al que les trasmitimos que niños y niñas son iguales en derechos y que tienen la libertad de hacer lo que quieran, sean niños o niñas, pero... luego llega el momento de la socialización y el día a día...

Los niños se dan cuenta de que tienen unos privilegios y las niñas de que su tarea es ser bellas y delicadas tal como lo ven en la tele, en las revistas, en los cines...Y sigue el día a día... y las mujeres jóvenes van observando cómo su cuerpo se va sexualizando y que los medios de comunicación que veía de pequeña ahora utilizan sus cuerpos como modelos, con miles de presiones estéticas y siendo cuestionadas cuando la cultura de la violación las usa como víctimas de manada y los poderes judiciales, que supuestamente tienen que impartir justicia, no las creen, mientras que los hombres jóvenes se dan cuenta de que su educación basada en privilegios les permite hacer filas en los pasillos de los institutos mirando los cuerpos sexualizados de las compañeras con un análisis de arriba hacia abajo detallando la estética o la ropa que lleva elegida con total libertad.

Y sigue el día a día...Y te encuentras en la tesitura de que si no estás con pareja a una cierta edad eres mojigata y si no has seguido lo que se denomina como "ley del agrado" (replicando a Amelia Valcárcel) es que... "¡así de difícil serás!" (porque todos nuestros actos, por lo visto, siempre están mirando hacia los demás y no hacía una misma). Pero es que si tienes pareja y sigues aquello que se denomina, de nuevo, esa "ley de agrado" te encuentras que eso de la coorganización de las tareas del hogar tiene esa letra pequeña que siempre te recomiendan leer pero la oferta es tan buena que ni te paraste y al final no era lo que esperabas...

Y sigue el día a día, y hay mujeres que puede que llegue el día donde tengan que acudir a uno de esos lugares donde se les tiene que proteger por huir de una situación de violencia y se dé cuenta que los que gobiernan no la creen, o que piensan que eso del feminismo y la lucha por la igualdad es algo de moda y la política es muy seria, y donde la destinación de los recursos para destinarlo en todo lo que aún queda por hacer en la lucha contra las violencias machistas se esconde en el cajón de a saber en qué empresa.

Y cuando nos encontramos con panoramas así, suceden convocatorias de Juntas de Distrito convocadas un 25N de manera alterna a actividades organizadas por la plataforma cordobesa contra la violencia a las mujeres. Así, suceden campañas que cuando señalan al agresor nos quedamos mirando el dedo en vez de a la luna. Y así sucede que instituciones cuyo objetivo central es "promover las condiciones para que la igualdad entre mujeres y hombres sea real y efectiva", tal como reza su página web, haya decidido dejar de coordinarse y colaborar con la citada plataforma que había llevado hasta ahora un trabajo enorme de conexión entre aquello que se "masca" en el terreno y la institución.

Así sucede que se aprueben PNL para suprimir del lenguaje de la Junta de Andalucía el innecesario llamado lenguaje inclusivo (recordad, parece que esto es una moda y ello están para cosas más serias). Total, si las mujeres han estado invisibilizadas toda una historia por qué no unos cuantos años más... Estos pasos hacia atrás en igualdad camufladas entre sonrisas, fotos, focos y reuniones tienen que ser la llamada que encienda el inicio de un camino donde tenemos claro que, aunque se nos presenten dificultades, vamos a seguir hacia delante, porque tenemos cada vez más claro quién es el enemigo, y este saber es lo que nos tiene que unir.

Y es que cuando hablamos de desigualdad, opresión, capitalismo y patriarcado y de lo que genera en nuestras vidas, no hablamos de algo abstracto en sí, hablamos de que todo ello son hilos que están manejados por un sistema en el que operan personas, y esas personas son las responsables de asegurarlo en todo ámbito de actuación: La vecindad, en su barrio y comunidad; las familias, en los hogares; las responsables políticas en las instituciones y en sus políticas que dirigen hacia lo social, lo sanitario, lo educativo...TODOS Y TODAS somos responsables.

No podemos vivir en la mentira y no podemos vivir en la imagen más que en la acción. La paciencia se agota y hay mejillas que hay que poner coloradas. Las violencias machistas son un problema urgente que tienen que terminar para que se alcance verdaderamente la liberación de las mujeres.

El 25 de Noviembre son todos los días del año. Porque para llegar a un 25 de noviembre real, consciente, lleno de compromiso y poder salir a la calle y recordar lo que este día significa verdaderamente para nuestro día a día, se necesita mucho trabajo previo para ir creando conciencia, pedagogía, argumentos mientras que vamos a la contra de ese gran sistema que persiste en pie, a pesar de que lo podemos dejar KO de un golpe simplemente echando la mirada años atrás y conocer las atrocidades que han llevado a cabo los que a día de hoy se atreven incluso a llamarse feministas enarbolando la bandera del odio, la discriminación, el maltrato y la desigualdad.

La marea violeta, sigue dejando investir sus olas contra todo aquello que intente frenar la lucha por la liberación de las mujeres, va creciendo y seguirá imparable, unidas y organizadas. ¡Seguimos y seguiremos hacia el 25N por una sociedad libre de violencias machistas!

Comentarios