viernes 09.12.2022
Opinión

Combersasionê con Siserón VIII: La ora del adiôh

Combersasionê con Siserón VIII: La ora del adiôh

Siempre yega, pa bien o pa mâh, esa mardita ora siempre yega. Êh la ora del adiôh, ese momento en er que te deha un sêh querío, el 18 de Hunio de 2021 nô dehó mi Padre y el 15 de Ôttubre de êtte mîmmo año, como si quisiera irse con el, como si ya no quisiera bibîh ni êttâh con nosotrô, nô dehó mi Madre.

Paco y Rosario, o Er Tigre y Xari, que era como lô conosían tôh. No boy a êccribîh êtta carta con pena, ni muxo menô, mî padrê eran dôh personahê difísilê de yebâh, pero ar mîmmo tiempo entrañablê. No miento si ô digo que lô quería tó er mundo. Su forma de bibîh era pura anarquía, mi Padre era de esâ personâ a lâ que le benía un problema y ni siquiera se arteraba, lo paraba con er pexo y lo lansaba pa atrâh.

Como guen cordobêh le gûttaban lâ xâl-lâ de tabênna y si podía sêh con un baso de bino en la mano, mehôh. Muxâ besê yegaba tarde a la ora de comêh y mi Madre se enfadaba y le desía que no eran orâ, pero ér siempre contêttaba lo mîmmo, " que guapa êttâh cuando te enfâh " y êh curioso, se le quitaba el enfao al îttante. Con êtte pequeño detaye solo quiero desirô que se querían, siempre êttubieron enamoráô, âtta er finâh de sû bidâ.

Mi Madre era mâh complicá, aunque yebaba la alegría y la copla por bandera, siempre le dolía tó, recuerdo una frase mu suya cuándo se quehaba de sû dolorê, " tengo dôh perrô enganxáô a la êpparda ", yegó un momento en er que siempre le preguntamô, Mamá, ¿cómo êttán oy lo perrô?, y eya se reía.

Lo que aprendimô de eyô fue por sû exô, no por sû consehô, nô enseñaron a querêh sin êpperâh ná a cambio, a dâl-lo tó en cá momento de nuêttrâ bidâ. Tardaría una etênnidá en contâh tôh lô recuerdô que se me bienen a la memoria, sû Santô, lâ nabidadê, lô inorbidablê díâ de reyê en lô que mi Madre preparaba una borsa con caramelô y bombonê pa cá uno de sû ihô y nietô, tó lo combertían en una fiêtta.

Oy querío Siserón me limito a contarte una pequeña parte de mi bida, y quiero darte lâ grasiâ por aberme êccuxao como lo asê siempre, por mirarme con esô ohô pequeñô, pero yenô de comprensión, ar menô a mi me lo parese. Cuando mî Padrê leían nuêttrâ xâl-lâ se reían de la frase que usaba ar finâh pa dêppedînnô, por eso y por su recuerdo pa la próssima yo pongo lâ pipâ y tú er Berdeho.

Câl-lô Aranda Sarmorâh.

Comentarios