lunes 17.01.2022
Cordoba Hoy

INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA

El año de lo peor de la pandemia, 2020, registró unos 500 fallecidos más que en años anteriores

Los nacimientos siguen cayendo en picado desde 2008 y habrá que esperar a los datos de 2021 para saber los efectos que tenido la pandemia en las fecundaciones
Vehículos de TdCO en el Reina Sofía
Vehículos de TdCO en el Hospital Reina Sofía
El año de lo peor de la pandemia, 2020, registró unos 500 fallecidos más que en años anteriores

Las defunciones en la provincia de Córdoba alcanzaron el pasado año, coincidiendo con lo peor de la pandemia por la Covid-19, a 8.299 personas. Eso supone 550 muertos más que en 2019, cuando se registraron 7.749 defunciones, según los datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Podría ser una casualidad, pero no tiene pinta de ello. Las comparaciones con otros dos años más, 2018 y 2017, arrojan de nuevo importantes diferencias con respecto a 2020. En concreto, 477 y 426 muertes más, respectivamente.

Y eso puede hacer pensar que esas entre 500 y 600 muertes más podrían estar directamente relacionadas con la pandemia mundial de Coronavirus.

Por meses, curiosamente, el pero de ellos fue enero, con 808 muertes. Por entonces, el problema de la Covid se veía como algo lejano, del extremo oriental del mundo, porque hasta el 10 de marzo no se registró el primer caso oficial del Coronavirus, en la capital cordobesa, y que resultó ser un italiano. A toro pasado, como se suele decir, hay personas que ya en febrero mostraron extraños síntomas, como la pérdida de olfato y 'gripes' muy fuertes, que podrían coincidir con posibles casos positivos, pero por entonces estábamos en pañales con respecto a esta 'nueva' enfermedad.

Se podría tratar de buscar una relación entre las distintas 'olas' de la pandemia y las muertes en esos meses, pero resulta complicado culpar a la Covid de todo. Así por ejemplo, en marzo la cifra es extremadamente similar a la de abril, que es cuando se calcula entró la primera, con 729 y 733 defunciones, respectivamente. ¿Quiere eso decir que quizá esa ola fuera anterior a lo que se piensa? Quizá. Con análisis más profundos podría llegarse a esa conclusión. Otros meses llamativos fueron mayo, con 608 muertes; julio, con 652; noviembre, con 774, y diciembre, con 737.

En cuanto a la capital, el total de fallecidos el pasado año fueron de 3.067, empezando con un enero fuerte, de 289, y terminando con un diciembre también pésimo, con 283. Entre medias, marzo se llevó a 274 almas; octubre, a 289 (el peor mes) y noviembre, afectó a 272 personas.

En cuanto a nacimientos, todo lo contrario a lo anterior, en la provincia se registraron 5.632 en todo 2020. Eso supone 366 menos que en 2019 cuando hubo 5.998 nacimientos. Pero es que la tendencia es claramente a la baja desde 2007, cuando hubo 8.312, se produjo un último pico en 2008, con 8.679, y a partir de ahí cayó en picado, coincidiendo con una profunda crisis económica que coleto hasta bien entrado 2011.

Para conocer de qué modo ha afectado esta otra crisis sanitaria, social y económica habrá que esperar a ver los datos de 2021, que es cuando se dará a luz a los frutos del pasado 2020.

Comentarios