martes 19.01.2021

EL MINISTRO DE INTERIOR PRESENTA EN CÓRDOBA A SU SEGUNDO, EL EXALCALDE JOSÉ ANTONIO NIETO

Zoido: "Me he llevado al mejor secretario de Estado de España"

El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, presentó ayer en Córdoba, durante la junta directiva provincial del PP, a su nuevo secretario de Estado de Seguridad, el ex alcalde de Córdoba José Antonio Nieto. Varias docenas de militantes y cargos populares arroparon a los nuevos cargos gubernamentales y al presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla

José Antono Nieto, Juan Manuel Moreno y Juan Ignacio Zoido en Córdoba
José Antono Nieto, Juan Manuel Moreno y Juan Ignacio Zoido en Córdoba
Zoido: "Me he llevado al mejor secretario de Estado de España"

Al PP se le nota el aire triunfalista. Tras un largo y complicado proceso por el que finalmente ha accedido a la presidencia del Gobierno, ahora es el momento de celebrarlo y, por qué no, de escenificarlo. Así lo hizo anoche en Córdoba, durante una visita relámpago del nuevo ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido; el flamante secretario de Estado de Seguridad, el exalcalde de Córdoba José Antonio Nieto; y el ya veterano presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla. Todos ellos estuvieron en la junta directiva provincial del PP de Córdoba.

Los líderes populares compartieron tiempo y espacio con dirigentes locales y autonómicos, militantes y afines, en un clima de euforia parecido al de una victoria en unos comicios. Fueron más de 35 minutos de abrazos, besos, fotos, empujones y aplausos para festejar que Nieto es ahora el máximo responsable de la seguridad pública en España, un cargo en absoluto fácil de llevar y que obligará al exalcalde cordobés a negociar con los demás partidos cuestiones clave para el país.

Sin referencias al diálogo

Sin embargo, no hubo ni la más mínima referencia al diálogo, pese a que ésa parece ser la consigna de Rajoy. No era el momento. Zoido y Nieto han venido de Madrid para recibir el calor "de los nuestros" (como se refiriró Bonilla al PP en varias ocasiones). Y vaya si lo recibieron; tanto que es extraño que los dirigentes del PP no se sonrojaran, siquiera un poco, ante un evidente exceso en el tono hagiográfico de los discursos.

Comenzó Zoido, que tenía prisa por viajar a Granada ya como ministro de Interior: "Me he llevado al mejor secretario de Estado de España", declaró para referirse a Nieto, del que valoró su sacrificio para "cambiar la comodidad por el compromiso". También tuvo palabras para Moreno Bonilla, ya que "si hay un PP que pueda estar orgulloso por la trascendencia que le ha dado Rajoy es el PP de Andalucía". Con ello el ministro se refería a las cuatro carteras de 13 ocupadas por andaluces en el nuevo Gobierno de Rajoy, además de las dos secretarías de Estado. En ello abundaron también, en sus respectivos turnos, Nieto y Bonilla. Lo que no mencionó ninguno de los tres es que en el Gobierno de Rajoy hay 25 secretarías, de modo que el peso regional de Andalucía se diluye como un azucarillo en el segundo escalón de mando de los ministerios.

Repaso de Trayectoria

Nieto, por su  parte, hizo un breve repaso por su trayectoria política y narró cómo estuvo a punto de abandonar la política al no lograr la Alcaldía de Córdoba en las pasadas Elecciones Municipales. "Pero una persona me dijo que así haría feliz a quienes me odian. Seguir en la política me ha brindado una oportunidad única", se sinceró.

PP 2

El exalcalde de Córdoba habló sobre el anterior Gobierno de Rajoy, al que calificó de "heroico" por haber respetado "los derechos a la huelga y a la libre expresión". Fue uno de los pocos guiños de Nieto a su área de trabajo en el Ministerio de Interior, donde tendrá que bregar con la oposición a cuenta de la polémica Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como "Ley Mordaza", aprobada en solitario por el PP el año pasado y que cuenta con el rechazo de todos los demás partidos.

También se refirió Nieto a Moreno Bonilla y al PP de Andalucía, que "está cansado de ser oposición, de que Andalucía pierda oportunidades y se tenga que sacrificar". El dirigente regional, encargado de cerrar el acto, le replicó aludiendo al PSOE: "No hay una puerta abierta al diálogo y se abre una nueva era de confrontación", sin dar más explicaciones. Entre otras cosas, porque no hubo turno de preguntas para los periodistas. Tampoco era el momento.

PP