lunes 26.09.2022

Congreso de la Sabiduría y el Conocimiento efe la Cadena SER

Zapatero pide acabar con el mito de las bondades de un referéndum para "dividir"

Diálogos en la SER
Segunda jornada del Congreso de la Sabiduría y el Conocimiento en Córdoba FOTOS: TWITTER DE RADIO CÓRDOBA (SER)
Zapatero pide acabar con el mito de las bondades de un referéndum para "dividir"

El expresidente del Gobierno por el PSOE José Luis Rodríguez Zapatero ha pedido este domingo "acabar con el mito de las bondades" de un referéndum que busca "dividir", en alusión al que promueve la Generalitat catalana para el día 1 de octubre. Ha señalado que "si vivimos juntos, decidimos juntos", porque, a su juicio, "en el momento que perdamos ese gran principio, solo será un camino de ruptura y negación de grandes principios democráticos".

Durante su participación en la III edición del Congreso de la Sabiduría y el Conocimiento, organizado por la Cadena Ser en Córdoba, Rodríguez Zapatero ha defendido que "querer vivir juntos es un buen principio democrático y también moral", al tiempo que ha subrayado que "la invocación a la democracia de los independentistas y el gobierno de Cataluña, cuando no se han respetado con la Ley de referéndum y de transitoriedad fundamentos democráticos, carece de credibilidad".

Según ha admitido, "es una situación seria", pero está "convencido de la fortaleza de la democracia y su capacidad para administrar las situaciones más difíciles", a la vez que ha señalado que "hay hechos incontestables, como que ninguna democracia ha conocido ni ha permitido una segregación territorial, precisamente por ser un sistema democrático con vocación de convivencia e integración".

Cultura democrática

"No veo ningún hecho democrático en no respetar la legalidad, ni ninguna cultura democrática", ha aseverado el expresidente, para agregar que, "más allá de la legalidad, es importante hacer una reflexión política de fondo".

Y es que, "el independentismo podría tener fundamento conforme a la doctrina clásica" en los supuestos de que "se hable de un pueblo que no estuviera reconocido, en su lengua y sus derechos", pero es una situación que "no es el caso para nada en absoluto, porque hay un reconocimiento constitucional y de todas las leyes en lo que significa la expresión de la identidad de Cataluña, su historia y lengua, que es la ordinaria y vehicular en la comunidad", ha declarado.

Y la segunda hipótesis a la que apunta y que "podría tener un fundamento para la independencia" es que "si hubiera una mayoría amplia que quiera tener un proyecto de convivencia política radicalmente distinto a lo que supone la España y Europa democrática", donde "se utiliza el euro como moneda, están en Europa como están, y serían solidarios, si saliera la hipótesis absolutamente impensable de entrar en Europa", para el expresidente "resulta todavía más incomprensible".

No en vano, ha añadido, "uno de los argumentos que sustentan los independentistas es que aportan mucho dinero a España", de manera que "si quisieran ser europeos y les dejaran entrar, aportarían más dinero a Europa", lo cual considera que "se convierte esto en un auténtico enigma, al estar dispuestos a ser solidarios con Europa más que con el conjunto de la convivencia en la que estamos, para que luego esa solidaridad europea llegara a España también", ha apostillado.

Asimismo, ha apuntado que si uno coge la ley de transitoriedad dice que "Cataluña sea un estado social y democrático de derecho, que es lo que dice la Constitución Española, con el mismo orden de convivencia, los mismos valores de derechos y libertades", por lo que se ha preguntado "cuál es la alternativa y la razón, si no quieren el mismo modelo de convivencia". En su opinión, "ciertamente el fundamento es de interés político partidista, motivado por elementos emocionales, pero el orden de convivencia de los países se hace por elementos racionales".

Debate 'intelectual'

En palabras de Rodríguez Zapatero, "una vez más éste debe ser un debate que se debe producir en el terreno de las ideas, la razón, la cultura, la educación y no de las pasiones". De hecho, ha enfatizado que "la política es el acuerdo, porque no hay convivencia sin acuerdo", de modo que "romper un acuerdo de convivencia es muy serio y grave".

José Luis Rodríguez Zapatero en Córdoba

Al hilo de ello, ha animado a los independentistas a hacer "una reflexión con sosiego y calma, porque la van a necesitar", puesto que "la democracia y los valores democráticos que ha impregnado el régimen de 1978 son mucho más fuerte intelectual y moralmente que los que defienden algunos líderes de la CUP".

Además, ha proclamado que "España está entre los países con más libertades, más derechos democráticos y más derechos sociales, a la educación y a la salud". Por tanto, ha asegurado que "el estado de democrático español va a superar esta prueba" y seguramente a partir de ahí "se pueda hacer un diálogo", pues considera que "hay que hacer un debate intelectual en estos términos con los independentistas para ver si sostienen el debate, que no va a ser fácil que lo sostengan", ha aventurado.

No en vano, Rodríguez Zapatero ha afirmado que "las dos condiciones más claras de reconocimiento y autogobierno en ningún estado democrático se dan como en algunas comunidades en este país", a lo que ha agregado que "en política la solución no es 'sí o no' o blanco y negro".

En definitiva, el expresidente del Ejecutivo ha recomendado "hacer de la convivencia de identidades un ser de España, la España democrática", así como "de querer vivir juntos, un valor democrático y moral".

Por otra parte, Rodríguez Zapatero ha manifestado que para Europa y España la mirada mediterránea es "incompleta en este momento decisivo" ante lo que sucede en Oriente Medio, África y el mundo árabe, de modo que ha aconsejado que "debería haber un liderazgo europeo más intenso".

Así lo ha expuesto Rodríguez Zapatero durante su participación en la III edición del Congreso de la Sabiduría y el Conocimiento, organizado por la Cadena Ser en Córdoba, con el debate sobre 'Fronteras líquidas: nuevas estrategias de seguridad en el espacio clave del Mediterráneo', junto al político y diplomático Bernardino León Gross, el político y jurista Antonio Garrigues Walker y la investigadora y diplomática Aziza Bennani, y con la presencia también del expresidente de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y el presidente del Parlamento andaluz, Juan Pablo Durán.

En este sentido, quien fue jefe del Ejecutivo español entre 2004 y 2011 ha expresado que "es verdad que hay razones que explican porqué la vocación natural de relación política en todos los ámbitos de Europa que debería ser hacia el Mediterráneo no lo ha sido", de manera que Europa tiene "una crisis clara de crecimiento", ha opinado, citando el periodo posterior a la caída del muro de Berlín y la integración de la Europa del Este.

Ante ello, cree que "quedan un par de décadas de recuperación de la visión estratégica como gran proyecto de unión de países", pero ha lamentado que "dejó a un lado el Mediterráneo". Además, ha asegurado que un factor "decisivo" de todo lo que se vive en estos momentos fue la no entrada de Turquía en la Unión Europea, porque "se decidió si Europa era abierta", pero "se lanzó un mensaje muy preocupante al mundo musulmán", porque "en muchos países, entre ellos Turquía, se interpretó que cerrar la puerta era por su carácter de país musulmán".

En palabras del expresidente, "cuando se recupere de la crisis, Europa debe colocar más la mirada hacia el Mediterráneo, el norte de África y el mundo árabe", donde hay dos países "para apoyarse" como son Marruecos y Túnez, de cara a "concertar procesos de apoyo y estabilidad a cambios democráticos".

Además, ha indicado que "Oriente Medio sigue después de décadas en situación de grave inestabilidad", dado que "se han vivido diversos procesos bélicos, como en Afganistán, Irak y Siria", que han creado "más problemas, objetivamente", ha apostillado Rodríguez Zapatero, quien cree que "las grandes potencias tendrán que aprender de esta lección" y de "las intervenciones militares".

Para él, hay que partir de una idea como es que "mientras no haya solución al conflicto de Palestina-Israel, no se verá un horizonte de estabilidad, pacificación y una nueva relación en Oriente Medio y buena parte del mundo árabe y musulmán".

Por tanto, "mientras no se vaya al tumor primario, que es el que alienta y ha alentado todo el radicalismo, será muy difícil encontrar una solución", ha argumentado, para remarcar que "hay que confiar en que en algún momento la comunidad geopolítica internacional tome conciencia de que hay que abordar el conflicto palestino-israelí".

El terrorismo yihadista

Mientras, el expresidente del Gobierno ha comentado que en este momento "hay un fenómeno de recrudecimiento de la violencia en forma de terrorismo yihadista", aunque, según ha resaltado, "no supone, como a lo largo de la evolución de la civilización, que la violencia política se vea incrementada", pero ha advertido del "incremento del terrorismo en Europa".

No obstante, ha afirmado que "es el momento de la historia de la humanidad con menos miseria o menos pobreza extrema y menos violencia, a pesar de lo que se vive", a lo que ha agregado que "el terrorismo es un problema de evolución y proceso, pero ha desaparecido en Europa en cuanto a grupos europeos o con móviles políticos", ante lo cual ha citado a ETA, así como las FARC en relación a Latinoamérica, entre otros grupos.

Sin embargo, Rodríguez Zapatero ha admitido que "Europa sufre otro tipo de terrorismo, con el yihadismo", y frente a ello considera que "hay que protegerse y defenderse con la policía, la seguridad y la cooperación internacional", pero "no se ganará la causa de la no violencia y el fin del terrorismo, si no es con una acción ideológica y cultural", ha recomendado.

Así, ha puntualizado que España es "un país que puede presentar una hoja de servicios de integración bastante decente y digna", pero es "un fenómeno difícil". "El hecho de provenir de una cultura, de una religión y un país con un desarrollo determinado es absolutamente condicionante para que los jóvenes --en alusión a los terroristas del atentado de Barcelona-- lamentablemente abracen algo tan brutal, como es matar para morir y morir para matar", ha reflexionado.

Entretanto, ha señalado que "España es uno de los países que ha acogido a más inmigrantes en menos tiempo" y con una respuesta de integración "razonablemente positiva", después de que "no se ha visto prácticamente ningún atisbo de reacción 'antiislam' y antimusulmanes, aunque alguno ha habido". Si bien, "a diferencia de otros países, en España no habido fuerzas políticas xenófobas o de extrema derecha", algo que supone "un gran activo de la sociedad española", ha sostenido.

Como ejemplo, ha apuntado que "es muy curiosa la sociología de los países --en alusión a Alemania--, porque no surgió con las ayudas a Grecia un partido de extrema derecha", sino "con los refugiados", algo en donde la respuesta es "la cultura y la educación", ha defendido.

Alemania y el 'Brexit'

Al respecto, Rodríguez Zapatero ha apuntado que este domingo hay elecciones "importantes" en Alemania, que "parece recuperar un poco la estabilidad". Y sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea, ha dicho que "allá ellos, se equivocan; pero hay que mirar hacia adelante y volver la mirada hacia el Mediterráneo", ha insistido.

Asimismo, ha declarado ante los movimientos migratorios que "Europa no puede asumir el papel histórico de la tendencia del rico decadente", cuando es "el continente del bienestar, aún con las dificultades de la crisis y sus consecuencias y que para tantos jóvenes representa un paraíso de derechos, libertades y prestaciones sociales".

Sobre la inmigración y los refugiados, ha dicho que no será él "quien eche un capote al Gobierno del PP", pero "para la gran mayoría de los refugiados su objetivo es centro Europa", aunque ve a España como "un país proclive a acoger refugiados".

A tal efecto, ha resaltado que "la política de inmigración debe ser competencia europea", dado que "las políticas que se han comunitarizado son las que mejor resultado han dado, como el mercado común", pero "donde todavía los estados se resisten a ceder competencias son las políticas que más dificultades tienen", ha explicado, para apostillar que "la amenaza definitiva es el cambio climático".

No en vano, ha remarcado que "el gran reto para todos va a ser la lucha contra el cambio climático". En este punto, ha dicho que "el 80 por ciento de las guerras y los conflictos que se producen en el mundo es en tierras en procesos de desertificación o desertificadas", lo que pone "la mirada en todo el cambio climático y el modelo energético".

De todos modos, Rodríguez Zapatero ha admitido que "Europa sigue siendo la zona de más bienestar del mundo y se han conseguido 70 años de paz en un continente que desde el Imperio Romano hasta la Unión Europea hubo guerras", a la vez que ha afirmado que "la primavera árabe, los populismos renacientes, el 'Brexit' y Trump son consecuencia de la crisis financiera", pero ha mantenido que "los países con sólidas democracias, entre ellos España, son capaces de soportar todas las turbulencias".

Comentarios