URBANISMO EN LA CAPITAL

Al-Zahara rechaza subir la altura de edificios por ineficaz y por existir otras urgencias en vivienda

La Federación cree que la medida no abaratará los pisos ni la calidad de vida del vecindario, mientras que se relegan cuestiones como la rehabilitación y las VPO 
Torre del Agua en la capital cordobesa
photo_camera Torre del Agua en la capital cordobesa

La Junta directiva de la Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara, que preside Antonio Toledano, se ha opuesto, a través de un comunicado público, a la propuesta planteada por los constructores para que se aumente en los barrios en expansión la altura de los edificios residenciales a más de las seis plantas recogidas en el actual PGOU, una medida que a buen seguro "no conseguirá abaratar la vivienda", como argumenta la patronal de la construcción, y que no responde a los problemas de fondo de la sociedad cordobesa en esa materia.

Concretamente, con una juventud muy castigada por el paro que no puede acceder a este derecho constitucional, mientras falta por desarrollar el anunciado plan municipal de vivienda y se relega la rehabilitación en los barrios consolidados y la creación de VPO.

Toledano ha hecho estas manifestaciones después de que el alcalde, José María Bellido (PP), propusiera el lunes abrir un debate ciudadano sobre una reciente propuesta de la asociación Construcor para permitir que en los nuevos barrios se pueda construir edificios de viviendas de ocho plantas o más, en contra de la limitación de 6 plantas que configura la tipología en Córdoba en todo el municipio salvo casos puntuales.

Toledano recuerda que una juventud castigada por el paro no puede acceder a una vivienda "ni con 6, 8 o 28 plantas" en los bloques, en un mercado de compra y alquileres de récord 

Al respecto, ya se ha pronunciado el Consejo del Movimiento Ciudadano (CMC), máximo órgano de participación reconocido por el Ayuntamiento, recordando que las excepciones para edificar con más altura ya son numerosas y que la experiencia demuestra que los precios no se abaratan (casos de la Torre del Agua o Chinales) dando al final un rendimiento mayor a los suelos, pero "sin que haya ninguna contrapartida" medioambiental o de espacios y equipamientos.

Desde un punto de vista aún más social, el presidente de Al-Zahara no solo coincide con el CMC en la ineficacia de la medida, que solo aumentarían los beneficios de los constructores, y que no soluciona los problemas de fondo como el imposible acceso a la vivienda a una gran parte de la población.

Antonio Toledano también muestra su preocupación por cómo se desarrollará y si dará respuesta a la situación el anunciado Plan Municipal de Vivienda 2024-29, mientras que el debate sobre el número de plantas en barrios de expansión relega cuestiones realmente urgentes como la necesidad de Vivienda de Protección Oficial (VPO), viviendas de tipo social, y la necesidad de la rehabilitación de edificios en los numerosos barrios consolidados de nuestra ciudad o con la reciente polémica por la nueva ley estatal de seguridad en ascensores que obligará en ocasiones a fuertes gastos para el vecindario.

Y todo ello, mientras el precio de la vivienda nueva supera la cota de la 'burbuja del ladrillo' 2008 y los alquileres alcanzan récords históricos de la mano de las más rentables viviendas para uso turístico, para la que falta una regulación mayor. Así, el responsable de Al-Zahara insiste en que el debate sobre el aumento de plantas en los bloques de viviendas, "no será eficaz para reducir el precio", además de parecer ineficaz viene a eclipsar "muchas otras necesidades habitacionales de la sociedad cordobesa, que en la práctica se ve cada vez más privada de ese derecho constitucional de acceso a una vivienda digna".