jueves 25.02.2021
Cordoba Hoy

Memoria de 2019

El presidente de la Audiencia señala que la pandemia evidencia las deficiencias de la Justicia

Se suspendieron en la provincia de Córdoba unos 2.000 juicios
Francisco de Paula, president de la Audiencia Provincial
Francisco de Paula, president de la Audiencia Provincial
El presidente de la Audiencia señala que la pandemia evidencia las deficiencias de la Justicia
El presidente de la Audiencia Provincial de Córdoba, Francisco de Paula Sánchez Zamorano, ha señalado este martes que la pandemia del coronavirus Covid-19 ha evidenciado "las deficiencias" que presenta la Administración de Justicia en la provincia en los ámbitos competenciales de la Junta de Andalucía, del Ministerio de Justicia y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), por la "falta de coordinación".

En este sentido y en rueda de prensa para presentar la Memoria Anual de Actividades y Funcionamiento del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en relación con la provincia durante 2019, Sánchez Zamorano ha explicado que "la pandemia ha supuesto un parón muy importante, muy grande", durante tres meses, aclarando que eso "no quiere decir que la pandemia haya estropeado mucho lo estropeada que ya estaba la Administración de Justicia, pero sí que es verdad que se suspendieron en la provincia de Córdoba unos 2.000 juicios".

Ello no ha evitado, según ha indicado, que "la Audiencia Provincial de Córdoba siguiera funcionando", pues, aunque se suspendieron vistas orales, "los recursos siguieron funcionando, de tal manera que la Audiencia Provincial, en sus secciones penales, dictó aproximadamente 400 resoluciones, y la Sección Civil dictó unas 600 resoluciones", mientras que el resto de juzgados solo "han funcionado para los servicios mínimos y esenciales", de forma que, "fuera de ello, la actividad judicial ha estado prácticamente paralizada".

Para Sánchez Zamorano, "lo más evidente" es que, durante el estado de alarma decretado por la pandemia, "se ha puesto de manifiesto las deficiencias de esas tres patas en las que se sostiene la Administración de Justicia", que son "la Administración prestacional", en este caso la Junta de Andalucía, junto al Ministerio de Justicia y el CGPJ.

A este respecto, el presidente de la Audiencia ha recordado que los jueces dependen del CGPJ, los médicos forenses y letrados de la Administración de Justicia dependen del Ministerio de Justicia, y los funcionarios, junto con la prestación de la dotación económica, dependen de la Junta de Andalucía.

Pues bien, según ha asegurado Sánchez Zamorano, "esas carencias, esas disfunciones, esa falta de coordinación entre las tres administraciones se ha puesto de manifiesto de una forma muy aguda, muy palpable por todos durante la gestión de la pandemia".

Así, los jueces se han visto, "a veces, en situaciones" en las que les "han faltado los funcionarios", porque su distribución y "la regulación de la entrada o de la reincorporación al trabajo ha dependido de la Administración prestacional", la Junta de Andalucía, si bien, según ha precisado, eso ha ocurrido también en otras comunidades autónomas que tienen las competencias en materia de Justicia transferidas.

En cuanto a la Memoria Anual de 2019 del TSJA, el presidente de la Audiencia ha destacado, tal y como recoge dicha memoria, que "la parálisis legislativa nos aboca un año más a un panorama sin novedades organizativas", que han sido "demandadas ininterrumpidamente durante una década", de modo que "seguimos a la espera del imprescindible y significativo cambio del sistema organizativo judicial, junto a la necesaria reforma del proceso penal".

Según recoge la memoria y comparte Sánchez Zamorano, "se requiere compromiso y voluntad de afrontar esa necesaria reforma, y no podemos asistir impasibles tantos años sin alcanzar el consenso político que se precisa", ya que "la Justicia lo necesita".

La "entelequia" del trabajo

De hecho, se ha puesto de manifiesto que "hablar de teletrabajo es una entelequia en la Administración de Justicia", pues, según ha argumentado el presidente de al Audiencia, "si hubiese habido un sistema para poder trabajar 'on line', desde la distancia", se podría haber hecho mucho más, pues, a pesar de que los jueces cuentan desde hace tiempo con ordenadores que les facilitó la Junta de Andalucía "para trabajar desde fuera", lo cierto es que "el expediente digital no está funcionando todavía".

Es más, según ha precisado Sánchez Zamorano, "en el ámbito civil funciona razonablemente bien", pero "en el ámbito penal todavía no ha entrado en funcionamiento el expediente digital y, por tanto, el trabajo a distancia en la Administración de Justicia, si hubiera estado reconocido y establecido aquí, pues hubiéramos funcionado durante este parón que ha provocado el estado de alarma, como consecuencia de la pandemia".

Además y también respecto a la memoria de 2019, el presidente de la Audiencia ha señalado que "un nuevo modelo judicial no se acaba de acometer" y "la Oficina Judicial no se acaba de implantar definitivamente", ya que "hay avances", pero lo cierto es que "no se ha implantado y el modelo judicial es totalmente obsoleto y decimonónico".

A este respecto, para Sánchez Zamorano "no tiene sentido" que haya "dos juzgados en Cabra dos, tres juzgados en Lucena o un juzgado en Priego", opinando que en la Primera Instancia "hace falta concentración de jueces y concentración de recursos humanos, para que se optimicen esos mismos recursos", de forma que "un conjunto de jueces que tengan a su servicio una gran cantidad de funcionarios, a eso es a lo que hay que tender, y no a la dispersión que hay actualmente".

Sin embargo, según ha lamentado, "no se termina de acometer esa reforma", añadiendo Sánchez Zamorano que "hacen falta muchos jueces", pero "hace falta primero ver qué organización territorial queremos", pues "la que tenemos ya no sirve", de la misma forma que, para rebajar los índices de ligitiosidad, hay que incrementar "la mediación intrajudicial", que el propio presidente de la Audiencia puso en marcha mediante un protocolo en 2016 y cuyos "resultados invitan a la esperanza, pero todavía son muy pobres".

A este respecto, Sánchez Zamorano ha resaltado que "hace falta cambiar la mentalidad de todos los que operan en el ámbito de la Administración de Justicia, empezando por los propios jueces, porque hay jugados que derivan poco hacia la mediación", y "los letrados tienen que cambiar también de mentalidad", al igual que "los justiciables".

Comentarios