domingo 24.10.2021
Cordoba Hoy

OCURRIDA EL PASADO VIERNES

Personal sanitario rechaza con una concentración la última agresión en el centro de salud Santa Rosa

De enero a agosto de 2021 se han producido en la provincia de Córdoba 78 agresiones, de las que 10 han sido físicas y 68 verbales
Centro de salud
Concentración del personal sanitario a las puertas del centro de Salud de Santa Rosa
Personal sanitario rechaza con una concentración la última agresión en el centro de salud Santa Rosa

Trabajadores del Distrito Sanitario Córdoba y Guadalquivir se han concentrado esta mañana en la puerta del centro de salud Santa Rosa para mostrar su rechazo y repulsa a todo tipo de agresión, como el ocurrido el pasado viernes en el centro de la zona Norte, y poner de manifiesto la tolerancia cero con este tipo de comportamientos. Un acto que ha estado apoyado también por la delegada de Salud, María Jesús Botella (PP), y por director gerente del distrito, Javier Fonseca. 

La agresión sufrida por ese trabajador se produjo a media mañana del pasado viernes, 1 de octubre, motivado, según ha comentado la directora del centro sanitario, Maricruz Linares, "por el mal entendimiento o falta de comunicación entre agresor y agredido, pero no se puede permitir llegar a los insultos o a la agresión física". 

Por su parte, Botella ha señalado que las agresiones, ya sean físicas o verbales, son "intolerables" y es necesaria "una labor de concienciación, sensibilización y condena ante ellas", a la vez que ha añadido que cuando una persona va a un centro de salud se encuentra "con angustia, pero no se puede olvidar que el personal de los centros de salud son la solución y nunca el problema, y hay que protegerlo y mimarlo". 

Sanitarios 2

En este sentido, Botella ha recordado que en los últimos años se ha avanzado mucho en cuanto a poner en marcha medidas de protección para evitar las agresiones. Así, se han instalado 689 cámaras de seguridad, 206 más en ambulancias, 134 interfonos, 349 salidas alternativa, 1.557 software antipánico, 959 teléfonos, 206 timbres en ambulancias y 479 en consultas, al igual que 17 alarmas individuales y 44 tarjetas magnéticas. 

La víctima de la agresión ha puesto la pertinente denuncia y ha recibido apoyo psicológico y jurídico por parte de la Delegación de Salud y Familias de la Junta de Andalucía. 

Aún así, hay un dato positivo. El número de agresiones han bajado respecto al año pasado. Así, de enero a agosto de 2021 hubo 78 agresiones, de las que 10 han sido físicas y 68 verbales, mientras que en el mismo periodo de 2020 hubo 90 agresiones, de las que 23 fueron físicas y 67 verbales en toda la provincia. 

Por su parte, CSIF expresa su más firme condena y repulsa a la agresión sufrida por un celador-conductor hace unos días en el Centro de Salud de Santa Rosa por parte de dos usuarios. Por este motivo, delegados del sindicato han participado hoy en la concentración que ha tenido lugar en el citado recinto sanitario por parte de sus trabajadores para mostrar su rechazo a este episodio y su solidaridad con el profesional atacado.

La responsable del Sector de Sanidad de CSIF Córdoba, María Maestre, reitera todo el apoyo de la central sindical al trabajador agredido y espera que la Administración actúe con contundencia en los tribunales para que este tipo de actos violentos no queden impunes. Asimismo reclama a la Delegación Territorial de Salud y Familias que incremente las medidas de seguridad en los recintos sanitarios ante el preocupante incremento de los ataques, tanto físicos como verbales, a los profesionales que se está registrando en los últimos meses.

Sanitarios 1

Del mismo modo, CSIF solicita al SAS que tome medidas para evitar que esta situación vuelva a producirse, como la dotación de personal y medios en los centros sanitarios de la provincia para evitar colapsos de los servicios, que es un “caldo de cultivo” de las situaciones de tensión. Maestre alerta de este problema puede agravarse con plan puesto en marcha por el SAS para vuelta a la atención presencial en la atención primaria, “un programa de actuación que ha sido aprobado sin que los sindicatos hayamos sido informados”, resalta la representante sindical.

El sindicato recuerda que hace más de un año dirigió una petición a la Consejería de Salud y Familias para introducir una serie de modificaciones de la Ley 16/2011, de 23 de diciembre, de Salud Pública de Andalucía, con el objetivo de adecuar el régimen sancionador establecido ante casos de agresiones a los empleados públicos que trabajan en centros del Sistema Sanitario Público de Andalucía a la realidad actual, de manera que sirva de medida disuasoria frente a conductas de este tipo. Esta iniciativa, que aún no ha recibido respuesta de la Junta, pretende que “todas las infracciones sean explícitamente expresadas”, de forma que no existan márgenes de interpretación para que ninguna de las conductas de este tipo se quede sin sancionar, según el documento registrado en su día por el Sector de Sanidad del sindicato.  

CSIF Sanidad Córdoba tiene en marcha la campaña “Ante una agresión verbal, HABLA” para animar a los profesionales del sistema sanitario público cordobés a comunicar todos los ataques que puedan sufrir y cuya declaración se redujo considerablemente durante el año 2020, marcado por la pandemia de la Covid-19, aunque eso no ha supuesto que no hayan ocurrido. El año pasado se registraron en la provincia un total de 114 ataques a profesionales, de los que físicos fueron 24 y verbales, 90.

Sanitarios 34

El Hospital Universitario Reina Sofía fue el que registró más casos con un total de 60 agresiones (16 físicas y 44 verbales), quedando por detrás el Distrito Sanitario Córdoba, con 20 (2 físicas y 18 verbales), el Distrito Sanitario Guadalquivir, con 16 (1 físicas y 15 verbales), el Distrito Sanitario Sur (en el que se incluye al Hospital Comarcal Infanta Margarita de Cabra, con 13 (3 físicas y 10 verbales), y el Distrito Sanitario Norte, incluyendo al Hospital Comarcal del Valle de Los Pedroches, con 5 episodios (2 físicos y 3 verbales).

Igualmente, el Colegio Oficial de Enfermería (COE) de Córdoba ha querido mostrar su repulsa y condena ante la nueva agresión registrada en días pasados a un profesional sanitario, en concreto a un celador conductor del centro de salud de Santa Rosa de Córdoba. Este profesional fue agredido verbal y físicamente por parte de usuarios de este centro.

A raíz de este nuevo caso, el Colegio respalda la concentración de protesta contra las agresiones a los profesionales sanitarios convocada este martes por el Distrito Sanitario Córdoba-Guadalquivir a las puertas del citado centro de salud, donde, desgraciadamente, no es la primera vez que se registran hechos de este tipo.

Desde el Colegio cordobés se anima a los profesionales a denunciar cualquier tipo de agresión, sea física o verbal, ya que cualquier tipo de coacción, amenaza o ataque, aunque no sea físico, también es una agresión intolerable.

El Colegio resalta la importancia de denunciar, y recuerda que dispone de una asesoría jurídica a disposición de todas las enfermeras y enfermeros cordobeses que lo necesiten ante casos de este tipo, sin ningún coste.

Comentarios