domingo 02.10.2022

MEDIO AMBIENTE Y ECONOMÍA

Olivos cordobeses para calles europeas

La moda de los olivos centenarios y milenarios en Europa comenzó hace dos décadas, pero aún salen fuera muchos de estos árboles donde los aprecian por su capacidad ornamental en calles, plazas o fincas particulares. Los cordobeses son muy apreciados

OLIVO 2
Un olivo centenario de la empresa Olivosmontemayor.com
Olivos cordobeses para calles europeas

La película 'El olivo', de Icíar Bollaín, que consiguió un Goya, el de Mejor Actriz Revelación para Ana Castillo, habla de una joven que quiere recuperar un olivo milenario de su abuelo que está en algún lugar de Alemania tras venderlo su familia doce años atrás. Efectivamente, a principios de este siglo, en Europa se inició una auténtica fiebre por adquirir olivos como planta ornamental, a ser posibles centenarios o milenarios, que tuvo su 'boom' entre los años 2005 y 2007, y que ahora, aunque ha bajado algo el nivel del negocio, quedan todavía bastante clientes (particulares, organizaciones o administraciones) que buscan en este árbol un excelente elemento decorativo para sus casas de campo, las avenidas de las ciudades o las ferias que se organizan.

Francisco Sánchez es un cordobés que con su camión lleva ya la friolera de 17 años repartiendo olivos por numerosos puntos de Europa. Desde París a Montpellier, pasando por Burdeos, Lille o Toulouse, hay olivos centenarios y milenarios procedentes de varios puntos de España, especialmente de la provincia de Córdoba (aunque milenarios ya no quedan) y del Norte del país.

"Seguramente, si vas por la capital de Francia y te encuentras un olivo centenario plantado en una avenida, plaza o calle es cordobés", señala este viajante que forma parte de una cooperativa de transporte, Solavance, para trasladar todo tipo de productos allá donde un camión pueda llegar. Porque también ha dejado su carga de olivar en Amsterdam, Bruselas, Amberes, Inglaterra, Escocia o Milán y Verona, en Italia.

carga de olivos

"En todos esos sitios son muy valorados y en Amsterdam hay un vivero que suele comprar muchos de estos árboles", afirma el transportista. En esa misma ciudad, a modo de anecdotario, en el restaurante De Kas, del chef Gert Jan Hageman, con una Estrella Michelín, un gran olivo preside el comedor instalado en un antiguo vivero municipal. Es sólo un ejemplo de dónde pueden acabar estas joyas naturales. Otros de sus clientes, Viveros Vitec, de Tarragona abastece de olivos a todos los centros comerciales Carrefour de Francia.

También en la provincia de Córdoba

Aunque también se pueden ver en la provincia de Córdoba, como por ejemplo, en la rotonda de la Autovía del Olivar, en Lucena, o en la nueva estación de autobuses de Peñarroya-Pueblonuevo, y en los jardines del Palacio de La Merced, sede de la Diputación de Córdoba, donde hay un ejemplar plantado con motivo de la presidencia cordobesa de la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO) en 2003, pero que ahora está condenado a desaparecer debido a una enfermedad transmitida por el suelo en el que se encuentra enclavado.

olivo de la Diputación

El transporte de estos gigantes de la naturaleza no es ningún juego de niños. "Los olivos centenarios pueden llegar a pesar entre 3.000 y 4.000 kilos y a eso se suman los 2.000 kilos de tierra de la peana de un metro de altura que llevan consigo", apunta Sánchez.

Eso implica tener que cargarlos y descargarlos con una grúa por el techo abierto del camión, utilizando para ello una cinta tipo braga que amarra el tronco en una operación que tienen que llevar a cabo especialistas para no dañar en exceso las ramas.

De hecho, cuando se cargan olivos de edades avanzadas y grandes cuerpos retorcidos, apenas caben cinco o seis en el trailer, mientras que si son jóvenes, con mocetones de unos 70 centímetros de diámetro, pueden caber algo más de 200 ejemplares.

olivo centenario Montemayor tronco

Es tal el gusto que profesan más allá de los Pirineos a este árbol, "que he llegado a ver pagar hasta 1.000 euros por un ejemplar", afirma el transportista cordobés. No obstante, en portales de Internet, como Milanuncios.com, los precios por olivos centenarios oscilan entre los 150 y los 350 euros (portes aparte), con algunas excepciones, como el caso de los 1.200 euros que se piden por olivos ibicencos con varios siglos de vida.

Los comerciantes

Francisco Sánchez trabaja para varias empresas que se dedican a la venta de ejemplares singulares o sencillamente olivos de cualquier tamaño y forma. Varias de ellas están en la provincia de Córdoba, en Montemayor o en La Carlota, pero también tiene clientes en Écija, Tarragona o en Crevillente (Alicante). "Ellos tienen a sus propios comerciales moviéndose por Europa, y a nosotros nos dicen el punto exacto donde quieren que los llevemos".

En palabras del transportista, los olivos cordobeses "son especiales por su tamaño y su belleza", pero cada vez van quedando menos, por la renovación del olivar para producir aceite. En la vecina provincia de Jaén, la principal productora del mundo, hay auténticos mares de olivares que bien pueden servir de ejemplo para conseguir la catalogación por parte de la Unesco de Patrimonio Mundial para el Pasaje del Olivar Andaluz, pero son de una variedad que no resultan atractivos para su venta en el exterior.

olivo centenario tronco

"El marteño picual que tienen allí envejece muy mal y los troncos están llenos de huecos, por lo que no sirven para adorno", explica José Galán, de Olivosmontemayor.com, uno de los clientes de Francisco Sánchez. "En olivos centenarios los de Córdoba somos el número uno de Andalucía, con una gran calidad, y por eso los enviamos en cantidad a Bélgica, Francia, Italia, Suiza o Inglaterra, y también en España", explica, para recordar que el interés por estos árboles se inició hace ya unos 15 años.

"Pero que nadie se eche las manos a la cabeza, porque esto no es un expolio del patrimonio andaluz", aclara, por su parte, Bernardo Blanco, de la firma Olivos Ornamentales, afincada en Écija, y que se dedica a recopilar olivos ya milenarios.

En su opinión, nadie puede lamentarse si estos bellos ejemplares salen del país por varias razones: "Nosotros les estamos dando una segunda oportunidad para seguir viviendo, porque muchos de ellos son los que se desechan en agricultura cuando se renuevan y hasta no hace mucho tiempo acababan hechos leña".

Pero también es verdad que los españoles tienen las mismas oportunidades de comprarlos que el resto de europeos, e incluso algunos países más lejanos como son en su caso, estados Unidos, Japón, India o China, "pero quienes los prefieren y pagan bien por ellos son los de fuera".

transporte olivos

En la actualidad, esta empresa tiene recopilados unos 200 ejemplares de miles de años de edad, muchos de ellos recogidos en Portugal o en el norte de España, "que se encontraban totalmente abandonados por sus dueños o perdidos en el campo, comidos de ramones y de vegetación; nosotros le damos otra oportunidad a la planta", explica el responsable del vivero sevillano.

Una oportunidad que, según ha llegado a considerar el transportista cordobés Francisco Sánchez, es "oro puro para quienes sepan aguantarlos, porque cuanto más edad tengan, mejor se venden y la gente se da guantadas por conseguirlos".

olivos centenarios

Comentarios