jueves 06.05.2021
Cordoba Hoy

El obispo dice que "nos hemos dejado robar la Navidad" por "el consumo y la borrachera"

Asegura que la iturgia de la Iglesia nos invita insistentemente a la alegría verdadera y que esta alegría ha de vivirse en la sobriedad, en la templanza, en la adoración y en el silencio de Belén

 

El Obispo nombra al nuevo vicario judicial
El obispo dice que "nos hemos dejado robar la Navidad" por "el consumo y la borrachera"

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha afirmado que "nos hemos dejado robar la Navidad", pues la que ahora "nos proponen, del consumo, del gasto, de la borrachera y del desenfreno, no tiene nada que ver con Jesucristo y la salvación que él viene a traernos".

Así lo ha destacado en su carta semanal, en la que ha señalado que "en estas fiestas celebramos el nacimiento en la carne del Hijo eterno de Dios, del vientre virginal de María, que viene para hacernos hijos de Dios y herederos del cielo. ¿Cómo no hacer fiesta ante este acontecimiento?", se ha preguntado.

El problema, según ha lamentado Demetrio Fernández, es que "la fiesta se ha comido al acontecimiento, es decir, el ruido, las luces, las comidas, los regalos hacen sombra al misterio de Dios, que se acerca y nos abraza en su Hijo divino hecho hombre. ¡Nos hemos dejado robar la Navidad!".

"Y esta Navidad que nos proponen del consumo, del gasto, de la borrachera, del desenfreno no tiene nada que ver con Jesucristo y la salvación que él viene a traernos. Más bien es todo lo contrario", preguntándose entonces el obispo "hasta dónde somos capaces los humanos de extorsionar el misterio de Dios, para hacerlo a nuestra medida y manipularlo a nuestro antojo.

Por eso, según ha argumentado, "la liturgia de la Iglesia nos invita insistentemente a la alegría verdadera, la que brota de Dios y acogemos en nuestro corazón, la que tiene a Dios como horizonte y la que lo espera todo de Dios. Esta alegría ha de vivirse en la sobriedad, en la templanza, en la adoración y en el silencio de Belén".

En consecuencia, "si estamos atentos a la verdadera Navidad, nos brotará espontáneo salir al encuentro de nuestros hermanos necesitados, hacia los pobres", pues, según ha concluido Demetrio Fernández, "ellos fueron los destinatarios de aquella primera Navidad, ellos son los destinatarios de esta Navidad", ya que "el Hijo de Dios ha venido para compartir nuestra pobreza y para enseñarnos a compartir nuestra vida y nuestra alegría con nuestros hermanos los pobres".

Comentarios