miércoles 05.10.2022
Cordoba Hoy

SUCESOS LA PASADA MADRUGADA

Noche de pirómanos con tres contenedores y una motocicleta ardiendo entre las zonas Sur y Noroeste

Los cuatro fuegos se produjeron entre las 02.50 y las 04.07 horas
Actuación de los bomberos con un contenedor ardiendo FOTO CORDOBAFIRE
Actuación de los bomberos con un contenedor ardiendo FOTO CORDOBAFIRE
Noche de pirómanos con tres contenedores y una motocicleta ardiendo entre las zonas Sur y Noroeste

Nada peor que un pirómano con mala leche. Y me van a entender cuando explique lo ocurrido la pasada madrugada entre el Campo de la Verdad y la proximidades de Las Moreras de la capital cordobesa. A las 02.50 horas entra una llamada con el aviso de un contenedor ardiendo en la calle Ciudad de Carmona. Es que esto va por temporadas, como los fuegos de pastos, que hace unos días que comenzaron. En cuanto sube un poco el calor al pirómano de turno le empieza a arder por dentro el cuerpo y necesita soltarlo viendo bailar las llamas en el exterior.

Cuando terminan de actuar allí los bomberos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) y se marchan, apenas 34 minutos más tarde una nueva llamada avisa de un incendio de motocicleta (seguramente el medio de transporte habitual de alguien y no un mero lujo) en la calle Marqués de Guadalcázar. Vuelven a desplazarse hasta allí efectivos de los bomberos y cuando acaban con el servicio y se marchan entra un nuevo aviso al parque, en esta ocasión a las 03.35 horas, con once minutos de diferencia, para avisar de un incendio de contenedor en esa misma calle.

Esto hace pensar a los funcionarios que el autor, autora, autores o autoras estaba observando la actuación y optó por seguir haciendo de las suyas sin apenas solución de continuidad.

Cuando acaba ese servicio, a las 04.07 horas, "al menos nos dieron tiempo de recargar las bombas", señalan las fuentes de bomberos con ironía, vuelve a producirse un aviso de llamas en un tercer contenedor, pero de nuevo en la zona Sur. Concretamente, en la calle Motril en la esquina con la calle Torremolinos, donde está la parroquia de San Martín de Porres. Y ahí finaliza el periplo del fuego esa noche.

Una de dos, o son un único equipo que se desplaza rápido en vehículo de un lado al otro del río a una distancia de unos cinco kilómetros un punto del otro, con incursión desde su lugar de origen (Sur) a otra zona de la ciudad antes de regresar de nuevo para la última actuación, o bien son dos equipos diferentes que están practicando una partida de tenis de mesa a base de mecheros entre barriadas (dos en Noroeste y otros dos en el Sector Sur).

Por las horas en que se produjeron más parece cobrar forma la primera hipótesis por el tiempo en que tardan en desplazarse (34 minutos desde la primera hasta la segunda llamada y otros 32 minutos entre la tercera y la última llamada; entre medias se quedaron en la misma calle próxima a Las Moreras provocando dos incendios muy seguidos uno del otro).

Comentarios