viernes 15.10.2021
Cordoba Hoy

ASOCIACIÓN UNIFICADA DE GUARDIAS CIVILES

La AUGC denuncia serpientes y ratas en las instalaciones de la Guardia Civil en la Prisión

Llevan más de un mes esperando a que la dirección del centro penitenciario de Córdoba adopte medidas para atajar el problema

Culebra bastarda localizada en dependencias de la Guardia Civil de la Prisión
Culebra bastarda localizada en dependencias de la Guardia Civil de la Prisión
La AUGC denuncia serpientes y ratas en las instalaciones de la Guardia Civil en la Prisión

La AUGC ha denunciado que se han detectado en varias ocasiones la presencia de serpientes (probablemente culebras bastardas venenosas) y ratas en el interior de las instalaciones donde trabajan los guardias civiles destinados en la Sección de Seguridad del Centro Penitenciario de Córdoba, lo cual se comunicó hace más de un mes a la dirección de la prisión, sin que hasta el momento se hayan adoptado medidas al respecto.

Ante las reiteradas negativas a reunirse con AUGC por parte de la directora del centro penitenciario, Yolanda González, esta asociación profesional le reclama públicamente que de modo inmediato adopte las medidas necesarias para atajar el problema.

Culebra bastarda localizada en dependencias de la Guardia Civil de la Prisión

Pero es que además llueve sobre mojado, porque ya en años anteriores los guardias civiles de esa unidad han sufrido plagas de ratas y de cucarachas, situaciones que incluso llegaron al Congreso y al Senado, donde el Gobierno pretextó que el centro penitenciario de Córdoba está ubicado en una “zona de campo, rodeado de vegetación y cultivos”.

Por otro lado, AUGC va a pedir la intervención del Servicio de Prevención de la Guardia Civil, ante la situación de riesgo existente para quienes trabajan en esas instalaciones. No debe olvidarse que, según los expertos, las ratas son los animales que más enfermedades transmiten directa e indirectamente a seres humanos y otros animales (hantavirus, peste bubónica, leptospirosis, salmonelosis, etc.), pero es que además pueden contaminar el agua, los alimentos y mercancías, así como son capaces de causar graves daños en paredes, tuberías, cableados eléctricos, etc.

Comentarios