martes 09.03.2021

ECONOMÍA

El fin de las campañas agrarias hacen subir el paro en 503 personas en marzo pasado

La contratación sigue siendo claramente temporal, con un  97,74% del total de los 151.880 que se han firmado desde que comenzó 2017

Olivar
Trabajadores vareando olivos
El fin de las campañas agrarias hacen subir el paro en 503 personas en marzo pasado

Quinientas tres personas más se unieron el pasado mes de marzo a los demandantes de empleo en la provincia de Córdoba, es decir una nueva subida del 0,63 por ciento. Malas cifras que tienen su explicación en el final de las campañas agrícolas en la provincia, especialmente la de la aceituna y la de los cítricos en la Vega del Guadalquivir. Ahora bien, las comparativas dejan de ser tan negativas si se contempla la evolución del paro en los últimos 12 meses. Así en marzo pasado hubo 14.046 personas menos en las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) que en el mismo mes de 2016, y eso supone un descenso significativo del 12,07%, según indica hoy el Ministerio de Empleo en su página web. Por cierto, por sexo, hay de nuevo más mujeres paradas que hombres, 45.270 frente a 35.282 varones.

En cuanto a los sectores, la agricultura, por las razones antes avanzadas, es el único que muestra incrementos del paro en comparación con febrero. Así, del total de los 9.844 registrados 1.083 son nuevos de marzo. El resto, salvo la parte de sin empleo anterior donde hubo una persona más parada, ha tenido bajadas: la industria (con 7.463 registrados en total), tuvo 69 parados menos; los servicios (el de mayor registro, con 47.393 parados), tuvo 470 menos y la construcción (con 7.149 demandantes de empleo), tuvo 42 personas que pudieron encontrar un empleo en ese denostado sector.

Las contrataciones

Las contrataciones son otro elemento que marca el pulso y la salud económica de una provincia. En este caso, Córdoba registró en marzo 47.362 contratos, lo que supone una subida comparativa de 2.979 (un 6,71%) respecto de febrero. De igual modo, es un 25,23% más que hace un año, que en cifras reales son 9.543 contratos más. Pero ahí terminan las buenas noticias, porque los indefinidos siguen siendo claramente inferiores a la contratación temporal, de mucho peor calidad.

Así, los indefinidos fueron 1.319 (un 2,26% del total), es decir 341 más que en febrero (un incremento en este sentido del 34,87%) y 192 más que hace doce meses, con un incremento del 17,04%, lo que no deja de ser una buena señal de recuperación. Los temporales son, por su parte, 46-043 (el 97,74% del total), 2.638 más que en febrero (una subida del 6,08%) y 9.351 más que en marzo de 2016 (un incremento muy alto del 25,49%). Con los de marzo, en la provincia hay ya firmados desde que comenzó el año 151.880 contratos, de los que indefinidos son 3.427 y todos los demás, de carácter temporal.

Valoración sindicatos

El secretario de Empleo de CCOO de Córdoba, Manuel Merino, ha señalado tras conocer los datos del paro en Córdoba que “Córdoba no puede seguir dependiendo del sector servicios y del sector agrícola si queremos alcanzar una estabilidad del mercado laboral que garantice cifras de empleo suficientes para las familias”.

Merino afirmó que el mercado laboral depende en exceso de las distintas campañas agrícolas y del sector servicios, que acumula más de la mitad de las 80.552 personas desempleadas cordobesas, con 47.393 personas registradas en las listas del paro.

Además, recordó el responsable sindical, el sector servicios está muy feminizado, de ahí que la mujer siga sufriendo mayores tasas de paro. El 56,2% de las personas en desempleo son mujeres, lo que indica que “el mercado laboral castiga a las mujeres, que no sólo sufren más desempleo, sino que también cuentan con menos prestaciones y de menor cuantía, al cotizar menos que los hombres”.

A todo lo anterior se une la precarización del poco empleo que se crea. Sólo hay que echar un vistazo a los datos: En marzo, creció la contratación en casi 3.000 contratos y, sin embargo, se incrementó el desempleo, de lo que se deduce que “hay una mayor rotación de contratos, que los contratos tienen menor duración y son más precarios”, remarcó Merino que de nuevo volvió a reclamar iniciativas que impulsen actividades con un mayor valor añadido, con empleo más estable y de mayor calidad, como las industriales, las energías renovables, la biomedicina, etc., así como apoyo para avanzar en el desarrollo de sectores ya afianzados.

Por su parte, UGT ha valorado negativamente las cifras de marzo, porque a pesar del que el desempleo se mantiene en todos los sectores menos el agroalimentario, la excesiva dependencia de éste sector así como del sector servicios hace que las cifras no consigan el despegue deseado.

Así, Córdoba sigue siendo la segunda provincia de Andalucía en la que crece más el paro detrás de Jaén, donde el desempleo baja un 0,69%. Con una tasa de temporalidad tan sumamente alta en los contratos "es imposible que la clase trabajadora de la provincia pueda remontar el vuelo, y al no tener estabilidad en el empleo, el consumo interno se resiente", ha señalado el secretario de Formación y Empleo de UGT de Córdoba, Manuel Torralba.

Para Torraba es urgente derogar de una vez las Reformas Laborales que tanto daño hacen a los derechos de las personas, y hacer políticas expansivas que sean para la gente y no para las grandes corporaciones, con el objetivo de que tan cacareada salida de la crisis llegue de una vez a las clases más desfavorecidas.

Comentarios