sábado 13.08.2022
Cordoba Hoy

SUCESOS

La Federación de Protectoras de Animales se presentará como acusación popular en el caso de la perra muerta por un disparo

Los datos de la necropsia solicitada por la propietaria de Tai indican que tras el disparo en el tórax agonizó y murió desangrada
Tai, la perra abatida, en la playa
Tai, la perra abatida, en la playa
La Federación de Protectoras de Animales se presentará como acusación popular en el caso de la perra muerta por un disparo

Cristina Ríos, la propietaria de Tai, perra abatida por la policía, y la Federación de Asociaciones Protectoras de Animales de Córdoba se presentarán respectivamente como acusación particular y popular en la primera quincena de septiembre, una vez que la abogada de la asociación, y también de la dueña del perro, Dulce Nombre Aguilera, recabe la suficiente información para dar forma concreta a la denuncia. De momento hay abiertas diligencias en el juzgado de instrucción nº5 tras el atestado que presentó la policía.

La propietaria encargó una necropsia tras el sucesos. Dicho informe indica que la perra recibió un tiro en el tórax y murió desangrada. Tanto Aguilera como Ríos han recalcado que tardó en morir y agonizó un tiempo.

Los hechos se remontan al pasado miércoles 21 de agosto. Cuatro perros irrumpieron repentinamente en una parcela del Camino Viejo de Almodóvar. Las primeras informaciones de fuentes policiales publicadas en diversos medios indicaban que se trataba de cuatro perros peligrosos. Realmente eran una hembra de, en teoría, bull terrier, y tres cachorros de cinco meses que son un cruce con pastor belga. Decimos en teoría bull terrier porque la perra, que fue acogida meses atrás tras deambular por la carretera tras ser golpeada por un coche, fue clasificada así por algunos veterinarios, aunque su aspecto dista bastante del estándard de esa raza. En cualquier caso la legislación vigente, en este caso el decreto 42/2008 de la Junta de Andalucía, no incluye al bull terrier entre las razas potencialmente peligrosas. 

Tras  la irrupción de los cuatro perros, las personas que se encontraban en la parcela se alarmaron y se metieron en la casa. Se trataba de una persona invidente y el jardinero que le acompañaba. Avisaron a la Empresa Municipal de Saneamientos, Sadeco. A su vez Sadeco avisó a la policía local. Se personaron dos agentes pero no personal de Sadeco.

El policía que disparó declaró que tuvo que hacerlo porque el animal le atacó dos veces y previamente mostró una actitud amenazante.

La propietaria sin embargo tras hablar con las personas que se refugiaron en casa pone en tela de juicio esta versión al considerar que la perra tenía un carácter extremadamente tímido y asustadizo, además de considerar que hay que actuar de otra forma en un caso así, por ejemplo con dardos.

Comentarios